La paciencia es la madre de la ciencia

El día que alguien fabrique paciencia y la comercialice, se hace de oro. La paciencia es algo que deberían vender en todas las tiendas, grandes superficies, e incluso en los chinos, porque aunque fuera de imitación seguro que algo de apaño hacía. En frascos, sobres, al peso… como fuera. Además es algo que nos hace falta a todos, a unos en más cantidad que a otros, y principalmente desde el momento en que nos convertimos en padres. Es una lástima que uno se dé cuenta de la paciencia que le falta con sus hijos cuando ve a otro padre actuar con el suyo, pero la ventaja es que sirve para acordarse posteriormente y poder remediarlo y corregir esta actitud.

Paciencia
Intenta tener la paciencia cargada al 100%

La semana pasada, mientras esperaba para entrar a una sesión de rehabilitación presencié cómo una mujer interactuaba con su hijo de unos seis o siete años como mucho. El niño estaba de rodillas en el suelo con papeles encima de una cómoda silla de hospital, haciendo lo que supongo eran deberes. Parecía que el pobre estaba rezándoles. Por cada operación matemática que realizaba incorrectamente la madre le echaba una pequeña reprimenda no sé si con el fin de motivarle con psicología inversa o porque realmente pensaba que su hijo no lo hacía bien porque no le importaba mucho. El caso es que cuando el niño resolvía bien la operación no le decía nada positivo, con lo cual todos los refuerzos eran negativos. Que si eres un chapucero, que si lo has escrito al revés, que si “¿es que no lo ves?”, que si “¿cómo me preguntas eso, en serio lo dices?”… No escuché ni un solo “¡muy bien cariño!”, “¡así se hace!”, “lo has conseguido tú solito”… no sé, algo; solo un débil y flojo “bien, vale, venga, otro”, más como metiendo prisa al muchacho que dándole aliento. Cada frase tenía siempre y como mínimo un atisbo de menosprecio. Así, ¿qué motivación puede tener el pequeño por querer hacer los deberes? Con esta actitud no podemos sorprendernos luego por que los niños no quieran estudiar, lo dejen a mitad o haya fracaso escolar. Me resulta difícil pensar que esa es la manera más óptima de gestionar el tema ‘deberes’.

¿Por qué la madre no se paró a pensar un poco y ponerse en su lugar? Estaba arrodillado en un pasillo de hospital. ¿Es ese el mejor sitio para hacer los deberes? ¿Puede obtenerse un buen rendimiento así, cuando ni siquiera estaría cómodo el niño? No critico el hecho de que lo hiciera de ese modo, eran motivos ajenos a la voluntad de ambos estar allí y había que adaptarse. Pero por ese motivo pienso que la señora debería haber sido más condescendiente. Cuando hacía las cosas mal, ¿por qué no se molestó ni una sola vez en averiguar el motivo? Quizá el niño de verdad no lo sabía, quizá el ambiente no le permitía concentrarse, quizá las prisas por acabar le hacían calcular mal. Pero en cualquier caso podría haber utilizado la frase “vuélvelo a pensar, sé que sabes hacerlo y vas a hacerlo bien”. Era el menor de dos hermanos, la excusa de que era primeriza no me sirve. Ya tiene, supuestamente, un bagaje detrás para saber en qué se equivocó con la mayor y actuar de otra manera.

¿Por qué tenemos tan poca paciencia con nuestros hijos? ¿Por qué les exigimos un comportamiento de adultos cuando son sólo niños? ¿Por qué nos cuesta tanto pensar como ellos y entenderles? ¿Por qué la paciencia mengua con nuestro círculo cercano, no debería ser al revés? Antes de dejaros os dejo algunas reflexiones… Si la paciencia es la madre de la ciencia, ¿es la única madre que tuvo paciencia con sus hijos? ¿Se trata de la excepción que confirma la regla? Si una regla tiene excepciones, ¿no dejaría de ser regla?

Anuncios

72 comentarios en “La paciencia es la madre de la ciencia

  1. Pue sporque ahora no queda tiempo para dedicar a la educación. Se tienen hijos porque si no el mundo se acabaría, pero en realidad el estilo de vida ha cambiado tanto que ahora nos molesta y nos resulta imposible dedicarles tiempo. El poco que tenemos… pues pasa lo que pasa.

    Yo creo que no soy así, aunque hablo en plural porque el que no haya perdidoi la paciencia con su hijo que tire la primer apiedra, pero es una pena….

    Le gusta a 2 personas

    1. Creo que perder la paciencia con los niños es algo que a todos les pasa. Sobre todo cuando hacen cosas que no deben, tú ser lo dices montones de veces y acaban rompiendo algo (por ejemplo). Pero este caso yo, particularmente, lo veo distinto. Tú eres un amor aun sin paciencia. Besitos

      Me gusta

  2. Generalmente tenemos más paciencia con los ajenos que con los propios y a nuestros hijos les exigimos mucho y les damos poco. Motivación si señor. Eso decía yo en entrada de hace unas semanas. Pero es más fácil ver la paja en el ojo ajeno que en el nuestro. Besitos de lunes!!

    Le gusta a 2 personas

  3. Qué razón tienes.. Se presencian escenas así demasiado a menudo. En el hospital, en los supermercados, en el parque.. Es habitual ver padres regañando a sus hijos por comportarse como lo que son, niños, que precisan unas pautas y una educación. Parece que nos hayamos olvidado que todo requiere un proceso de aprendizaje, y que nosotros también fuimos niños. Unos niños a quienes sólo se les dice que lo hacen todo mal sin reforzarles positivamente lo que hacen bien, son niños con muchas frustraciones y sin ninguna motivación ¿Para qué hacerlo bien si nadie lo tiene en cuenta? Muy buena reflexión este post. Feliz lunes!

    Le gusta a 2 personas

    1. Bueno, yo entiendo que hay que reñirles cuando su comportamiento no es adecuado el algunos sitios, pero esto era otra cosa, era motivarle o no con una asignatura como matemáticas (supongo), que se atraganta mucho a los niños, y entender que los deberes no pueden hacerse en cualquier lado de forma óptima. Muy de acuerdo con tu última parte. Besitos

      Le gusta a 1 persona

      1. Releyendo mi comentario parece que diga que regañar a los niños es malo… No me refería a eso eh! Sino a que parece que los pobres lo hagan todo mal y sólo reciben estímulos negativos, y que cuando algo lo hacen bien no reciben ninguno positivo. Ya veremos cuándo me llegue el momento a mi cómo lo gestionaré, la verdad es que desde fuera todo es mucho más sencillo.

        Le gusta a 1 persona

        1. Je je, vale, no hay palabra mal dicha sino mal interpretada… Es fácil reñirles, lo reconozco, porque nosotros distinguimos muy fácil lo que está bien de lo que no (bueno, reconozco que hay muchos padres gorilas que no tienen ni idea), pero también es sencillo decirles lo bien que hacen las cosas cuando es así. Y nosotros por suerte de momento creo que no lo hacemos mal del todo… Besitos

          Me gusta

  4. Ay que respirar hondo y pensar que el niño no tiene la culpa, son el reflejo de los errores de los padres. No cuesta nada explicar algo con cariño y paciencia, lo entenderá mil veces mejor que con reproches y malas caras.

    Le gusta a 1 persona

    1. Por supuesto, Valeria. Ya no sólo lo de explicar con cariño, sino que el niño no tiene la culpa. Siempre lo digo. La mayoría de veces (casi la totalidad) la culpa de lo que hacen los niños es de los padres… Besitos

      Le gusta a 1 persona

  5. Quizá porque se entierran en los pequeños las propias carencias y se espera que ellos sean lo que nonosotros no hemos sido capaces de hacer. Tantas veces hemos sido testigos de broncas increíbles a niños por no hacer algo que sus propios padres hacen peor (fútbol, baile, gimanasia, lectura, sumas…) o, directamente no saben ni hacer… Cuando alguien conoce la dificultad que entraña hacer una cosa, porque antes ya lo has hecho, tienes más paciencia al ver lo que les cuesta a los demás, pero si no tienes ni idea, es muy fácil criticar y presionar para que los otros lo hagan “rapidito y bien”. Conclusión: esa madre no sabe hacer la “o” con un canuto 😀 😀 😀

    Me gusta

    1. Es muy probable que por no querer que tu hijo sea un zote como tú me metas prisa y presión para hacer las cosas. Pero no es el primer caso del estilo que he visto. Cosas básicas como sumar y restar las tienen que hacer los niños bien a la primera porque es lo único que saben, pero con las fracciones (no te digo ya las derivadas) no meten tanta prisa… Besitos corazón

      Le gusta a 1 persona

  6. Bufff… pobre chavalín! Por dios!! Yo no soy capaz de hacer eso con el Nano! De hecho, cada cosa que consigue hacer él solito (dibujo, números, letras, palabras complicadas que aprende… ) lo celebro como si fuera lo más! Si le cuesta, le ayudo con paciencia. Bueno… en mi caso, estoy “entrenada” para tener toneladas de paciencia: 15 años de docencia a todo tipo de alumnado… ya son años, no? Siempre les animo cuando no les sale algo, en plan, “bah! Te va a salir, porque tú sabes! Ya verás!”, “ánimo! que te está saliendo fenomenal!” etc. Y luego, los logros los celebro a lo grande. No hay cosa mejor para los alumnos (o hijos), celebrar cualquier tipo de avance, por más chorra que parezca! Les motiva un montón! Lástima que esta madre sea así… pobre criatura… 😦
    Besazos!

    Le gusta a 1 persona

    1. Tienes más años de docencia que yo de vida estudiante, y a mí ser me hizo un mundo de largo, ja ja ja. En serio, lo normal es tener mucha más paciencia con los niños de otros que con la propios, eso es así. Pero sigue por ese camino, el peque te lo agradecerá. Besitos

      Le gusta a 1 persona

    1. Totalmente cierto, Héléne (perdona mi no acento abierto, estoy desde el móvil). Se les pide como si fueran adultos olvidando que no lo son, y sin recordar que a nosotros no se nos exigió así (falta de medios de nuestros padres quizá) y no hemos salido tan mal… Muchas gracias por comentar! Besitos

      Le gusta a 1 persona

  7. Difícil tenemos aplicarnos el cuento, quiero pensar que esa madre ni se está dando cuenta de las consecuencias que tienen sus actos, todos tenemos un mal día… igual os cruzasteis en el, igual mañana le recompensa, igual pasado recapacita. Ya sabes, intento ver en positivo
    un beso

    Le gusta a 2 personas

    1. Muchas gracias Margui. Necesito comentarios como el tuyo, porque es totalmente cierto lo que dices. Mis entradas de basan en instantes (como el libro), en los que yo vivo, y quizá no sean la tónica habitual. Pero algo en mi interior me dice que suele ser así… Besitos cariño

      Le gusta a 1 persona

  8. Quizá los padres reflejan sus frustraciones en los hijos. No sé! Quizá puede pasar, como decía Margui, que ese día la madre tuviera un muy mal día. Respecto a la paciencia, creo que se puede llegar a desarrollarla. Eso si, con un pelín de esfuerzo 😉 😉
    Besetes, corazón, y buen lunes lluvioso por lo menos por esta parte del mediterráneo.

    Le gusta a 2 personas

    1. Creo que lluvioso en todo el país, je je je. Me inclino más por lo primero que por lo segundo. Yo soy mucho de mirar siempre lo positivo en las cosas, pero también es cierto que lo que vi me cuesta asimilarlo como algo puntual. No sé, quizá influyera que la mujer estaba allí sin querer estar y en el fondo es un amor de madre paciente con su hijo. Besitos corazón

      Le gusta a 1 persona

  9. Nos cuesta pensar desde luego que alguna vez nosotros fuimos niños. No soporto estas actitudes y algunas veces, por reprenderías, me he metido donde no debía. Entiendo que los padres de hoy están muy ocupados, pero es lo que tu dices, un poco de paciencia no vendría mal. Los malos resultados de esta actitud se reflejarán sin duda en un futuro, sin duda, y lo sufrirán …los impacientes. Buen lunes aunque fresco y lluvioso.

    Le gusta a 1 persona

    1. La gente de normal (ni yo mismo muchas veces) no se acuerda de lo que fue, de lo que hizo, de lo que tuvo… Y no se para a comparar la situación con la de ahora. Yo he aprendido a no reprender si no afecta negativamente a mis hijos precisamente por lo que dices, porque encima tienes tú la culpa… El hecho de que los dos progenitores lleven vidas estresantes creo que también influye muy negativamente. Besitos corazón

      Le gusta a 1 persona

  10. En mi caso Óscar, mi mujer y yo solemos tener mucha paciencia con nuestro peque, desde que falleció mi princesa. Aunque a veces me saca de mi casilla y a su madre, le lleva por la calle de la amargura, lo consentimos mucho y no queremos perder la paciencia.

    Le gusta a 1 persona

    1. Supongo que es normal a veces perder la paciencia, son muy trastos y hacen muchas travesuras a menudo sin hacemos caso porque eso sería más aburrido. Pero hay situaciones que creo que requieren un poco más de cordura por nuestra parte, y esta es una de ellas. Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

  11. Poca paciencia los adultos, poca tolerancia a la frustración los niños…me niego.Y encima no reforzamos ni les decimos nada cuando las cosas las hace bien!toca seguir aprendiendo. Por cierto,espero que estés bien y vayas al hospital a ponerte mejor.Besotes

    Le gusta a 1 persona

    1. Es cierto que los niños tienen muy poca tolerancia a la frustración. No recuerdo la que tenía yo, pero yo intento ayudar al mío a sobreponerse a ella cuando las cosas no le salen como quieren. Intento que aprenda que a mí también me cuestan muchas cosas que luego acabo consiguiendo con paciencia y tesón, pero a menudo resulta complicado. Fui porque tenía rehabilitación para la espalda, que la tengo regular. A ver si con pilates se me arregla un poco. Gracias rubilla. Besitos

      Le gusta a 1 persona

  12. Creo que a veces los padres están tan desbordados con su día a día que descargan su estrés o su mal humor con sus hijos. Por suerte también se da todo lo contrario. Lo que está claro es que así al niño no le van a gustar nunca las mates.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muy cierto Eva. Y es que es posible que eso y el escribir sin faltas ortográficas graves sean las cosas que los padres enseñan con menos paciencia y luego influya para que los niños no quieran ninguna de las dos en ningún sitio… Espero poder encontrarme con un ejemplo del “todo lo contrario” que comentas y escribir la contraentrada. Besitos

      Me gusta

  13. No pretendo justificar esta escena para nada. Nunca. Porque soy de las que pràctica la educación con amor y toneladas de paciencia…aunque mi pequeña me hace de vez en cuando contar hasta 1000 y decir una palabra cubana. Jjj. Pero ustedes han pensado Si esa antesala del hospital es más confortable que su casa? O que hacía esa señora allí con su hijo y sus deberes? En fin, a veces presenciamos escenas de vida pero no sabemos su trasfondo. Quizás el catalizador para eso podría haber sido en parte una pequeña ayuda extra otra visión. Pero no, aquí nadie se mete a arreglar problemas. Extraño tanto mi sociedad cubana por eso: solidaridad. Oh creo que me he pasado pero me mucho dolor esas cosas…..

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Yannis! No sé si con “meterme a arreglar problemas” te refieres a interceder para intentar ayudar a mejorar la situación. Aquí no se hace. Y no se hace porque cada padre siempre hace lo mejor, lo correcto, nunca se equivoca y decir otra cosa es “buscar bronca”. Por eso he optado por dejar que cada uno haga lo que considere, máxime si no les conozco de nada… El fin de semana un niño empujó al mío en un parque golpeándole contra un columpio, me lo dijo, le pedí que le dijera que no se hacía y que no se lo volviera a hacer. Lo hizo delante de los padres, el niño admitió que lo hizo y ¿qué crees que hicieron? Nada. No le exigieron siquiera que pidiera perdón. Me cabreé tanto que no les dije nada porque iba a insultarles y no quería hacerlo delante del niño… En fin… Gracias por leerme y comentar! Besitos

      Le gusta a 1 persona

      1. Que horror Oscar!!!..Pero te entiendo. Aquí tampoco se hace. No se ayuda a nadie, no le exigen nada a sus pequeños mal educados. Yo paso mucho tiempo en los parques con mi hija y veo cada padres que la verdad me dan ganas de …Ya sabes, pero he aprendido eso, a no meterme , y ser totalmente indiferente, luego mi dolor e ira la descargo contra las teclas de mi computador…Gracias a ti por responderme!!!..Un gran abrazo, y un gusto leerte!!!. feliz semana!!!

        Le gusta a 1 persona

        1. Con los parques se podría hacer una tesis doctoral. Yo he hecho varias entradas de esas, si te apetece puedes dar un paseo por el blog y buscarlas. Seguro que te sientes identificada. Gracias a ti!! Besitos

          Le gusta a 1 persona

  14. Buff yo me estoy dando cuenta que en general la sociedad hace adultos a los niños…se les compara desde bebés a ver quien hace esto u otro antes, incluso aveces se les sobre estimula para que hagan cosas un poco antes de lo que les toca.Hay padres que no refuerzan en positivo porque creen que es el deber del niño hacerlo bien…que horror!!yo opino igual que tu…besitos

    Le gusta a 1 persona

    1. Eso es una verdad como un templo. Los padres de hoy no dejan / dejamos a los niños ser niños y les obligamos a crecer. Lo de compararles para ver quién hace antes algo como si eso les hiciera mejores me da tanta pena y me hace tanta gracia a la vez… Hay algunos padres que se llevarían el premio al estúpido del año. Besitos

      Me gusta

  15. Desgraciadamente en alguna ocasión la maldita paciencia nos ataca como padres aunque no lo deseemos, yo creo que tengo a rebosar pero por que en cierto modo soy como una niña, también al tenerlos joven y ahora tener unas edades adultas me es más fácil ponerme en su lugar. Muy buena entrada Óscar que invita a meditar sobre como nos comportamos. Besos enormes.

    Le gusta a 1 persona

  16. Bueno pues aunque estoy de acuerdo con todos y cada uno de los argumentos que he leído ahora voy a portarme mal y voy a despacharme a gusto con los padres que tienen tantíiisisiiiima paciencia que acaban con la mía y espero querido amigo que no seas de éstos…..
    Voy con la versión madre

    -Pablito ven

    Pablito sigue jugando al lado del charco

    -Pablito no me oyes?

    Tic tac tic tac…
    -¡¡Verás como me levante!!!

    Pablito se sabe de pe a pa como va ésta historia, así que ni se inmuta

    -Por favor cariño que te vas a manchar el uniforme y mañana ¿con que vas a ir al cole??

    El niño ni mira…sigue acercándose más si cabe al agua embarrada

    -Oye ¡¡ya está bien!! como vaya ahí te vas a enterar, me estoy enfadando
    (¿enfadando?? yo si que estoy ya que bufo coñe levántate de una vez que la estás dando sonora)

    -Cuando llegue papá se lo voy a contar!!
    (Aquí yo ya estoy con los ojos en blanco al punto exacto del desparrame) y es que el niño sigue jugando y estoy segura que por dentro se está partiendo las tripillas a reir

    -Mira Pablito que te estás portando faltal ¿eh? no volvemos al parque, venga que nos vamos!!!!!!

    Pablito ni se inmuta

    -Desde luego que cabezota eres hijo, ¡¡como te manches vas a ver eh??

    Y vueeeeeeeeeeelta a empezar hasta que ¡¡zasca! un tizonazo de barro se estampa en el pantalón de Pablito, ahí justo la mamá se levanta le agarra de la mano levantándolo casi en volandas y al fin dice….¡¡nos vamos pa´casa mira que pintas de marrano!!

    Otro día te cuento la versión padre….si es que me dejas entrar después de la que te he soltado ajjajjajjaja

    Besos con alas vuelan…..

    Le gusta a 1 persona

    1. Varias cosas: 1. Esa actitud maternal me sobrepasa. Son casos distintos. Al tercer ‘Pablo’ sabe que o viene o le traigo de una oreja. Y si le digo que si no viene nos vamos del parque y sigue por ahí, nos vamos. Esa actitud, que la hay, me desespera. Pero son casos distintos. Escribí una entrada al respecto hace un tiempo algo similar: https://historiastrastudni.wordpress.com/2015/03/06/paciencia-infinita/. 2. No hace falta esperar a otro día, puedes hacerlo hoy mismo si quieres. 3. Tienes entrada ilimitada en este sitio. No importa que no estés de acuerdo con lo que escribo (en ocasiones hasta se agradece), siempre se puede aprender de todas las opiniones. 4. Me gusta que estés por aquí. 5. Besitos corazón

      Me gusta

    1. Muchas gracias Mel. La verdad es que en muchas ocasiones tolerancia y paciencia van unidas, y con los nuestros es más difícil tenerlas. Tenemos mucho que mejorar en ese aspecto. Tú también eres una gran madre, estoy seguro. Besitos

      Me gusta

  17. En eso tienes razón, cuanta más confianza tengamos con alguien menos paciencia tenemos con él, no se porqué. Y respecto a lo de ser más pacientes con los hijos, será que se ve muy lejos cuando estábamos en la misma situación y actuamos como hacían con nosotros.

    Le gusta a 1 persona

    1. Supongo que es algo que deberían estudiar cuando realizan investigaciones del cerebro. Por qué cuanto más cercano es alguien menor es la paciencia con él. Seguro que algún día alguien lo hará y nos sorprenderemos. De todas formas creo que es complicado mantener un buen equilibrio. Ahora hago cosas con la segunda que con el primero no ser me ocurría ni de lejos. Creo que a todos nos pasa. Besitos

      Le gusta a 1 persona

  18. Suelo tener muy poca de esa y cuando se me agota por Dios que nadie se me acerque por su propio bien, pero desde hace 2 años que me convertí en madre descubrí que tengo más paciencia de la que creía y esto para mi es muy satisfactorio porque era algo que me daba miedo, he trabajado en ello y la verdad es que con los demás no pero con mi niña tengo mucha y cuando veo que se me esta agotando le doy la vuelta a la tortilla aveces es dificil pero se puede….la verdad es que da mucha pena ,rabia e impotencia ver ese tipo de cosas,por desgracia se ve muy a menudo…..PACIENCIA una palabra fácil de pronunciar pero dificil de conseguir en estos tiempos…..muy buen post como todos y por ello eres uno de mis nominados, ya puedes pasar a recogerlo jejejejej ….saluditos

    Me gusta

  19. No entiendo esa situación. Es fácil perder la paciencia, tanto con hijos como en general. Yo misma, la paciencia la tengo al nivel 1% constantemente, creo. Pero una cosa es no tenerla y otra no tener educación, consideración, cariño, refuerzo positivo…

    Le gusta a 1 persona

  20. Se tiene poca paciencia porque se espera que se comporten como adultos cuando son solo niños. Esto, tan obvio, se olvida…y como bien apuntas, cuanto más cercano es el vinculo, más. Es como si el roce hiciera que los vieramos como pequeños hombrecitos y mujeres. ¡Aún no lo son! aun tienen tiempo… Hay que dejarles ser en cada etapa, en cada proceso, en cada obstaculo, que se equivoquen y puedan aprender por sí mismos, la exigencia muchas veces termina ahogandolos.
    La paciencia es eso que hoy en día escasea tanto, a nivel escolar, muchas veces tiene que ver con la competencia… con que primen más los contenidos(las miles de actividades con las que los saturamos) que el aprendizaje a través de la diversión, que en realidad es el más adaptado para ellos porque esta en consonancia con su motivación y nivel de desarrollo.
    Bueno, ya te dejo, que me salgo y me voy al tema curricular…jijiji.

    Muchos besos

    Le gusta a 1 persona

    1. Jajaja, en absoluto, me gusta contar con opiniones de expertos, como es tu caso. Sé que tú en este campo eres de las mejores, así que tu opinión vale el doble. Pero es cierto que se les intenta hacer crecer demasiado deprisa, máxime teniendo en cuenta que nosotros deseamos no seguir haciéndolo. Qué paradoja, ¿verdad? Que disfruten ahora que pueden, y ya les corregiremos según lo vayamos viendo, pero sin agobiarles. Besitos

      Me gusta

¡Cuéntame lo que quieras!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s