Vampire’s Dreams, según Óscar Bustamante Matías

Menos mal que, como dice ella misma, no me pidió escribir esto. De haberlo hecho, habría tenido que esmerarme más. Henar, te deseo todos los éxitos con este gran libro que has escrito.

Pensando en la oscuridad

vampires-dreams-blog

Conocí a Henar aproximadamente un año después de escribir este libro. Fue de rebote, cuando dirigía uno de los blogs más oscuros que hayan sido premiados en un periódico de tirada nacional. Y a pesar de pensar y escribir siempre desde esa perspectiva oscura que la caracteriza, descubrí que se trataba de una persona brillante. Supongo que por eso siempre ha destacado en las tinieblas, y ha conseguido desenvolverse en ellas con soltura.

Me hechizó con sus escritos y desde entonces no me he perdido nada de lo que ha compartido con los demás. Es una hechicera de las letras, y cada vez que rellena un folio en blanco es para hacerlo más interesante que el anterior. A pesar de haber sacado a la luz un libro antes que este, Vampire’s Dream se trata de su verdadera ópera prima. No ya por haberla escrito primero, sino por haber sido la…

Ver la entrada original 457 palabras más

20 cosas sobre mí

20 cosasSon bastantes blogs los existentes en los que he visto una entrada similar. Los seguidores se ponen muy contentos porque así conocen un poco más a la gente que leen, y pueden saber si están leyendo a perturbados, sociópatas, asesinos en potencia, sicarios o traumatizados. Bueno, en realidad no lo saben, porque nunca he visto que den esos detalles tan íntimos. Además, pueden estar mintiendo. Internet es lo que tiene, que nos permite mentir sin ser descubiertos, porque nadie puede ver nuestro lenguaje corporal mientras escribimos. Las cosas que se cuentan en este tipo de entradas suelen ser de lo más corrientes, y prueba de ello es que casi todas las personas que comentan tienen tantas cosas en común con los que escriben que cualquiera de ellos podría haber hecho esa lista.
Desde mi humilde y seguramente equivocado punto de vista, algo así solo tiene sentido si tiene cosas diferente a “me gusta la pasta”, “como mucho chocolate” o “duermo de noche”. Lo que no sé es si coincidiré con la gente que me comente o no. Aquí os dejo mi lista, innovadora.

  1. Me despierto cuando abro los ojos.
  2. Siempre he querido juntar las Bolas de Dragón para poder pedir como deseo “Quiero pedir 10 deseos más” y ver cómo reacciona el dragón.
  3. Cuando subo las escaleras empiezo con el pie derecho.
  4. Si salgo a la calle sin reloj, me miro la muñeca más que si lo llevara, aunque no necesite saber la hora.
  5. Soy incapaz de tirar comida.
  6. Ando pisando las separaciones de los baldosines del suelo.
  7. Cuando voy por la calle miro a todo aquél con el que me cruzo esperando reconocer a alguien.
  8. Como dijo Ángel Martín, soy del grupo de los que no babean cuando se cepillan los dientes.
  9. Me pongo y quito el calzado sin desanudar los cordones.
  10. No me gusta tender los calcetines sueltos.
  11. Siempre he querido tener el superpoder de poder elegir todos los superpoderes.
  12. Cuando veo una serie de televisión pienso en lo que me gustaría ser uno de los protagonistas, siempre he pensado que se lo pasan genial en los rodajes.
  13. Cuando voy a la zona de libros de un centro comercial, me imagino que uno de los míos está en la estantería de los más vendidos.
  14. Reciclo todo lo posible las cosas hasta que no dan más de sí.
  15. Tengo que hacer las cosas un número par de veces, por la teoría compensatoria que me invade.
  16. Me propongo cada día escribir una entrada (obviamente se queda en proposición).
  17. No distingo el sabor del agua, sea embotellada o de grifo.
  18. Soy capaz de comerme algo un poco soso por no levantarme a por la sal.
  19. Tengo un sueño demasiado ligero, lo que me hace despertarme prácticamente todas las noches al menos una vez.
  20. Me gusta que los planes salgan bien.

Espero que os haya gustado mi corta pero intensa lista y que sigáis pensando que soy un tío majo. Esto no me convierte en un ser peligroso, pero nunca se sabe. ¿Y si estoy mintiendo?

Vampire’s Dreams

Un poder ilimitado… Un centro de aprendizaje… Una directora enigmática… Unos aprendices desinhibidos… Un duro entrenamiento… Una mujer capaz de salvar vidas… Una rebelión zombi… Un guerra en ciernes…

¿Qué harías si de repente no eres quien creías ser y no eres lo que pensabas que eres? ¿Cómo afrontarías que te cambien la vida para, en teoría, ayudarte a mejorar?

Descubre cómo asume Kate está nueva situación en la que se separa de sus principales apoyos: su madre y Sheila, su mejor amiga. Acompaña a esta irreverente y espontánea chica en la búsqueda de su nuevo yo con más responsabilidad, en un montón de trepidantes y sensuales aventuras.

Descubre los secretos que se esconden tras Vampire’s Dreams haciéndote con un ejemplar en formato digital pinchando en estas letras o en formato papel pinchando en estas otras letras.

Robe, ¡un Vampire’s Dreams por favor!

Yo de mayor quiero ser actor de acción 

Lo tengo claro. Cuando crezca, quiero ser actor de acción. No uno en concreto, en realidad me vale cualquiera. No tengo preferencia por ser calvo, tener una perilla perfectamente definida o unos brazos como si me hubiera tirado andando con las manos desde los tres años. Esas no son las cualidades que me diferencian de un actor de acción. Bueno, sí me diferencian, pero no son las que más me gustan de ellos. Tampoco el dinero o la fama. No tengo, pero no necesito. Bueno, quizá un poco de cada no me vendría mal, aunque puedo seguir como estoy. En realidad lo de ser uno de ellos es porque son capaces de hacer cosas que yo no podría ni en varias vidas que tuviera, estoy convencido.

collage-heroesY es que si fuera un actor de acción, podría tener la capacidad de ir con cara de tener un orzuelo en cada ojo, mirar de forma amenazante a todo el mundo, y conseguir que la (o las) chica más guapa, sexy e inteligente del sitio donde estuviera se acercase a mí y cayese rendida a mi mal humor. Porque a las que se ligan esos señores no les falta de nada, algunas son incluso más listas que ellos. Se acabó el tener que hacerlas reír como cuando era joven, inventando e improvisando humor. Podría ir serio por la vida, enfadado con la gente, y además tener a la mujer más completa.

Además, ya no tendría que preocuparme por las caídas. Yo, que tropiezo con folios en los pasillos y que caerme desde un escalón me supone un esguince de varias semanas, podría lanzarme al vacío desde cualquier altura sabiendo que mi cuerpo se adaptaría a un coche, un camión, una luna, un todo o un montón de cajas sin sufrir ni una herida. Además, podría seguir caminando como si nada porque estaría exento de torceduras, esguinces y fracturas. Como mucho, un hombro dislocado. Y todo el mundo sabe que eso no duele.

Y no duele porque a un hombre de acción no le duelen las heridas. Yo, en cambio, soy un blando. Con un mordisco en la lengua veo las estrellas, y cuando me corto con un folio me escuece hasta con el sudor. Un actor de acción se lleva el recuerdo de un cuchillo bien afilado, puñetazos en la cara, en el pecho, en el abdomen, patadas en la espinilla, con lo que eso duele, y prácticamente nunca se queja. Algunos son unos quejicas y después de un balazo sueltan un “Ay, joder, me han dado”, queriendo demostrar que no se quejan de vicio. Pero luego, si nadie les hace curas de las heridas (eso sí que hace daño, un algodón con betadine), son capaces de cualquier cosa.

También podría olvidar esos fatales episodios en los que por una limpieza perfecta mis dientes o mi frente acababan estampados en un cristal irrompible. Recuerdo que mis padres llenaron las puertas correderas de casa con pegatinas para que los chichones dejaran de adornar nuestra cara, y a menudo era insuficiente. Sin embargo un actor de acción, cuando está en apuros atraviesa el cristal que casualmente tiene al lado (siempre hay uno donde se encuentra en peligro). Y además no necesita ni coger carrerilla. Salta y atraviesa el cristal como si fuera del grosor de un pelo. Por supuesto, sin cortes ni cristales clavados. Mi madre no tendría que preocuparse más por clavarme un cristal de cualquier cosa rota (ventana, vaso, jarra…), ya que la piel de un actor de acción los repele.

Una de las cosas que mejor me vendría es la capacidad innata de evitar obstáculos. A menudo me doy cabezazos con muebles, picos de puertas abiertas, estanterías… Incluso alguna vez tropecé con un árbol. Pero los actores de acción son capaces de evitar a toda la gente en una carrera persecutoria (salvo la que empujan a propósito o ayudan a no caer), e incluso balas procedentes de francotiradores; con lo rápido que van las balas.

Además, nunca me cansaría. Y eso es un punto muy importante, porque yo acabo desfondado cuando voy corriendo de la cocina a mi cuarto. Pero ellos se marcan carreras de cinco minutos a toda velocidad y siempre llevan el mismo ritmo. Ni sudan, ni se despeinan, ni se cansan. Da lo mismo si es una manzana o media ciudad lo que recorren. Ni los maratonianos logran esa gesta. Yo creo que ahorrarían mucho dinero en gasolina si hicieran todos los recorridos corriendo.

Como colofón a todas estas ventajas, no sufriría durante varios minutos un molesto pitido en el interior de mi cabeza cada vez que explota un petardo cerca. Ellos tienen el tímpano a prueba de bombas. No conozco a ningún actor de acción que haya quedado sordo después de estar a escasos metros de inmensas explosiones. Lo mismo da que sea un coche, una gasolinera o una nave industrial. O tienen aislante en lugar orejas, o unos tapones auditivos la mar de eficientes.

Con esto creo que tengo argumentos suficientes para responder actor de acción la próxima vez que me pregunten “Y tú, ¿qué quieres ser de mayor?”.

Regalo de Reyes

wp-1483720790275.pngAunque llegaron un día por adelantado, estos Reyes han sido los que más ha disfrutado mi pequeño. Y no porque haya tenido más regalos que otros años, sino porque este año le han traído una tablet. Y es SU tablet. Él puede decidir qué poner o quitar de ella y quién y cuándo la usa (más o menos). Es posible que fuera el único niño de su clase que no tenía, así que la ilusión ha sido enorme. Y lo mejor es que fue un regalo por parte de muchos reyes, así que con esta entrada rompo el mito de que los reyes magos son tres. Son cerca de 200.

wp-1483713678204.pngOs dejo una instantánea del disfrute de la ymisma, y aunque no lo veáis, la cara de ilusión con la sonrisa de oreja a oreja es lo que más luz le da a la foto.

Hoy la tablet comparte un sitio con el resto de cosas que ha tenido de los Reyes Magos ‘tradicionales’.

Feliz fin de semana de Reyes.

160 gracias

He escrito, con esta, cuatro entradas en la última semana, y tres han sido para dar las gracias. Me estoy acostumbrando a pedir y que me lo deis. Eso quiere decir dos cosas: que estoy rodeado de un montón de gente increíble, y que tenéis que empezar a pedirme cosas vosotros a mí. Por la teoría compensatoria y tal.

El martes me dediqué por activa y por pasiva a pedir ayuda para un dibujo que había hecho mi pequeño para un concurso en Belenísimo. Y, aunque no dudaba ni un ápice de todos vosotros, tengo que reconocer que me sorprendió que en apenas 48 horas se movilizara tanta gente para echarnos una mano.

ganadores
Ganadores de la Tablet

Y ya no solo hablo de vosotros, sino de la vuestros. Al final del sorteo el dibujo del peque había conseguido ganar con la increíble cifra de 160 votos. Fuimos paso a paso, consiguiendo votos de manera escalonada, y las últimas horas fueron una “lucha” de votos frenética contra la segunda, rival que nos lo puso muy difícil. La diferencia entre ambos fue de diez votos escasos, lo que da una idea de lo reñido que estuvo. Por eso, quiero agradecer no solo a los 160 que con su voto hicieron posible la victoria, sino a todos los que participaron en ella compartiendo la publicación y el dibujo, ayudando, publicando y pidiendo el voto a sus amigos para nosotros. Si queréis, podéis hacerles llegar también a todos ellos esta entrada de agradecimiento.

Mención aparte se merecen la madre y los abuelos de la criatura, compartiendo la expectación por el resultado en vivo y por la red, Martes y Ser mami y otras locuras y esas fantásticas comunidades que tienen detrás, mis contactos y grupos de WhatsApp (Navidad cañera, Cada mochuelo en su olivo, FIESTA COMUNIDAD, 1° A, Compis Núñez) que respondieron rápidamente y fenomenal, mi Familia, que votó, compartió y solicitó a diestro y siniestro un voto para mi peque, y todos los que, aun sin conocernos, fueron difundiendo el mensaje.

Además, hay dos personas a las que quiero hacer una mención especial: mi cuñada, que se pasó 2 horas contactando con gente para conseguir un voto para su sobrino y que se ha dejado la paga extra en termos de café para sus conocidos, y la señora Jumbo, que desde el minuto uno estuvo apoyándome, ayudándome, indicándome y aconsejándome acerca de cómo debía afrontar la participación en el concurso, compartiendo conmigo su experiencia previa en este tipo de concursos, y que siguió minuto a minuto las votaciones conmigo durante las últimas horas, movilizando a toda su agenda de móvil y de Facebook. Además, fue gracias a ella que decidí participar en el sorteo cuando lo puso en esta entrada.

A todos, gracias. Mi peque luce una sonrisa de oreja a oreja como la que luciría yo si los niños de San Ildefonso cantaran como ‘el Gordo’ el número que llevo en Navidad junto con mis padres, mis suegros, mis tíos y mi hermano. Y gracias también a Belenísimo por haber realizado el concurso, por permitirnos participar y disfrutar con él, y por haber triplicado el tercer premio en ese triple empate. Enhorabuena al resto de ganadores.

La mejor manera de celebrar la entrada 400 es comunicando la victoria de un sorteo y la alegría de tu hijo.

Esta Navidad haz feliz a un niño

En concreto al mío. Estas fechas son para regalar, para dar felicidad, para ver la ilusión de los niños con los regalos de Reyes… Y todos vosotros podéis conseguir hacer esto con un simple gesto: Votar el dibujo de mi pequeño en el concurso de Belenísimo tras haber iniciado sesión en Facebook y marcar el cuadro “No soy un robot”. Podéis acceder a la página de votación pinchando sobre estas letras. Con esto conseguirá ser que más “Me gusta” de Facebook obtenga y podrá llevarse un premio.

belenisimo-marcos
Así ve mi peque la Navidad

Vaya por delante que nunca nos llevamos nada, no sé si porque no somos afortunados o porque nuestras creaciones no valen en exceso; el caso es que siempre nos quedamos a las puertas. Pero mi intención es que esto comience a cambiar de cara al próximo año (este es un buen comienzo). Mi peque participa en el concurso de la Navidad con belenísimo y necesita que le déis un “Me gusta”, que lo compartáis y que consigáis que vuestros contactos y amigos también lo hagan. Sé que esto no premia al dibujo más original, ni al más bonito, sino al que más amigos con 1 minuto libre tiene (cronometrado), y posiblemente haga que alguno vote por compromiso sin gustarle el dibujo. Pero si el dibujo de mi hijo no te gusta, piensa en lo feliz que se pondrá si le toca algún premio (en concreto el primero), y en la sonrisa que tendrá GRACIAS A TI. Seguro que eso te anima a emplear un corto minuto de tu larga vida en echarle una mano y conseguir que sea un poquito más feliz por ganar algo. De hecho, el pobre pasó varios días pensando qué dibujo hacer “para que le guste al jurado que elige al ganador”.

Yo sé que muchos de los que me siguen tienen una gran influencia en las redes sociales, y que han conseguido quedar líderes de votaciones una y otra vez en todos los concursos a los que se han presentado. Margui, Henar o Martes dan buena fe de ello, las dos últimas con sendos premios en los Premios 20 Blogs, a los que espero que se presenten el año que viene de nuevo para llevarse el premio gordo.

Así que sí, es triste pedir pero más triste es robar. Además, estamos en Navidad y es por la ilusión de un niño. Muchas gracias por votarle. Si gana, le diré que fue “gracias a todos los amiguitos del blog de papá, que son un jurado estupendo”.

Feliz Navidad

Tenía pensado publicar una entrada la semana pasada, pero me ha faltado un pelín de tiempo. Cómo no…

Pero quisiera desearos a todos unas felices fiestas. Espero que esta noche la paséis estupendamente junto a la gente a la que queréis, y que Papá Nöel os traiga todo lo que habéis pedido. O al menos, los que tenéis hij@s/sobrin@s, que a ellos se lo traigan y que disfrutéis con las caras de felicidad que pongan.

Volveré por aquí pronto con esa entrada pendiente, y con otra que tengo preparada.

99 instantes

La escritora de la gran obra “La bolsa de lana azul”, ha tenido a bien hacerme un hueco en su librería, La librería de Chelo. Os recomiendo encarecidamente que os deis un paseo por el blog porque realmente merece la pena.

La librería de Chelo

99 instantes99 INSTANTES

Óscar Bustamante

Edit. Autoedición, 2016

Si tuvieras que resumir toda tu vida en tan sólo 99 momentos, ¿cuáles de ellos elegirías? ¿El de tu graduación? ¿El del día en que te independizaste? ¿Quizás el de tu primer trabajo? ¿O aquél en el que conociste a tu mejor amigo? Entre tus manos se encuentra un compendio de 99 eventos vitales, 99 situaciones que describen toda una vida, con sus alegrías y sus sinsabores, sus buenos y malos recuerdos, relatadas con 99 palabras cada una de ellas.

Nos encontramos ante un librito que se lee en un rato o algo más. Como dice el título se trata de un repaso, que hace Óscar Bustamante, de los 99 momentos más significativos de la vida de una mujer, desde su nacimiento hasta la vejez. Esos instantes pasan por delante de la vista del lector como si fueran los fotogramas de una…

Ver la entrada original 33 palabras más