Nanorreflexión idiomática

Entiendo que un extranjero diga que el español es un idioma complicado si escucha una conversación como esta:

—Te voy a dar la del pulpo.

—No porque te haré la 13 14.

—Vas listo. Te voy a dar para el pelo y luego me iré a planchar la oreja en cero coma.

—No me taladres. Lo que me digas, a mí plín.

—Y a mí lo que ladres tú, me resbala.

—Y a mí me la pela.