Besos mágicos

Todas las personas nacemos con, al menos, un don especial. De hecho, es el mismo para todas las personas. Sin embargo, por diferentes circunstancias de la vida hay quienes nunca llegan a desarrollarlo. Y la verdad es que es una lástima, porque quienes sí lo conseguimos hacer disfrutamos mucho con él. Sin embargo, no es diversión lo que nos produce, sino satisfacción. Me refiero al poder mágico que tienen los padres y las madres para curar cualquier cosa de un hijo con un beso.

Beso curativoSolo quienes tenemos un niño pequeño (y quién sabe si grande), somos conscientes del poder que guardamos en los labios. Yo los llamo besos curativos, y sirven para cualquier cosa: curan igual un mordisco, una caída, un golpe, un choque, una herida o un picotazo. No son pocas las veces que mis hijos se golpean, se arañan o se caen, y vienen llorando, compungidos. Se han hecho daño y necesitan cariño y calmar el dolor que tienen. Una mirada de consuelo mientras se acercan, un estiramiento de brazos para cogerlos y acercarlos a mí, y un puñado de dulces besos es todo lo que necesitan para sentirse en perfectas condiciones en cuestión de segundos. En cuanto sienten el tercer beso el llanto se torna sonrisa y el dolor desaparece. Y da lo mismo si hay un chichón de por medio, un hematoma o una herida con un poco de sangre, ya no les duele.

Yo al principio me hacía varias preguntas. ¿Qué ha ocurrido? ¿Cómo es posible que ya no llore? ¿Qué es lo que he hecho para que se le olvide el dolor? ¿Acaso era cuento? ¿Será lo que le he dicho o cantado para que se calme? Con el tiempo me he ido dado cuenta de que ni siquiera hay que acompañar el consuelo con las frases típicas “ya, cariño, que no es nada” o “ya, mi pequeño, que pronto se te cura“. Simplemente basta con que sientan mis besos. Y es en ese momento cuando soy realmente consciente del poder que tenemos.

La pregunta que me asalta ahora es ¿hasta cuándo mantendré esta capacidad? ¿En qué punto mis besos dejarán de curar el dolor? Con los años los dolores físicos van disminuyendo, a la vez que van aumentando los que no se ven. ¿También seré capaz de curar eso? Con los adultos mi poder no funciona igual, ante un mal momento ofrezco un beso, incluso un abrazo, pero el malestar sigue ahí, es como si fueran inmunes (o quizá es que no se dejan invadir por ellos). Sólo deseo que este poder nunca se me agote, que cada vez que mis pequeños se acerquen a mí tristes o dañados pueda cogerles (o rodearles si son muy mayores) con mis brazos, pueda darles unos cuantos besos y su cara refleje lo mismo que ahora: una sonrisa que indica que están mejor.

¿Y tú, también tienes el don? ¿Tus besos siguen pudiendo curar? ¿Funcionan con niños y adultos? ¿Hay alguno en concreto que cure tu dolor?

Anuncios

76 comentarios en “Besos mágicos

    1. Jeje, gracias Soraya! La verdad es que sí, el hacernos mayores nos inmuniza sobre esos besos. Pero no hay nada como tener un niño al que poder dárselos para hacerte sentir igual de bien… Gracias por estar ahí!

      Le gusta a 1 persona

    1. Por muchos motivos… Porque en el fondo sigues siendo una niña, porque el amor que pone tu marido en los besos te hace olvidarte de todo mal, porque cuando sus labios contactan con tu piel el resto del mundo de desaparece… Gracias por pasarte y comentar!! Besitos, de los que curan.

      Le gusta a 1 persona

    1. ¿Verdad? Es maravilloso que podamos contar con ellos, a mí me da alegría saber que con ellos puedo quitarles cualquier mal que tengan, al menos de momento. Y que vengan a buscarlos me gusta más todavía.

      Le gusta a 1 persona

  1. Besos, besos, ese contacto apenas perceptible, cuando son suaves y tiernos, que calma estados de ánimo, llantos, tristezas, soledades, angustias, desasosiegos, temores y miles de epitetos más. Y apasionados cuando nos invade la pasión, el arrebato, el delirio, el entusiasmo, la vehemencia , el arranque….. amor en definitiva.

    Le gusta a 2 personas

    1. Bueno, supongo que curan de distinta forma. Si me doy con el canto de una puerta, el dolor no me lo curan, venga de quien venga. Sí que relaja mi alma, el amor y cariño que me dan y me transmiten hacen que por momentos todo desaparezca, pero el chichón sigue ahí, jejeje. Pero tienes razón en parte. No sólo depende de quién te los dé, sino del sentimiento que vaya en ellos. Gracias Mara! Besitos, de los que te curan cualquier mal día.

      Le gusta a 1 persona

    1. Pues sí, la verdad es que los abrazos, los besos y las sonrisas siempre serán lo mejor que uno pueda dar y que alguien pueda recibir. Y además no cuestan nada. Gracias por leerme y comentar, Rubén. Un abrazo y una sonrisa, para que tengas un buen día.

      Me gusta

  2. Qué razón tienes!!! Los besos son las tiritas, las vendas y el betadine en una herida…los besos de tu madre cuando tienes un problema parece q le quitan toda la importancia! La verdad es q creo que sin besos el amor no sería amor!! Yo soy súper besucona y me encanta…no quiero arrepentirme nunca de no haberles dado todos los besos que de mayores a lo mejor no quieren que les dé…que vivan los besos y no se acaben nunca…besos para todos!!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues sí, estoy contigo, pero los besos de un padre espero que también sean así, jejeje. Yo también soy muy besucón. Gracias por pasar y comentar Ana María!! Besitos para ti también!!!

      Me gusta

      1. Hombre x supuesto que los besos de un padre también son así…siempre que vayan cargados de ese amor especial y esa magia no importa quien los dé si no como los dé ( mi madre no ha sido nunca besucona pero cuando los daba, eran los mejores del mundo mundial)

        Le gusta a 1 persona

          1. Sabes lo bonito de todo esto? Que igual que nos acordamos de estos besos especiales que nuestros padres y seres queridosnos daban, algún día cuando ellos sean mayores, si han sentido lo mismo, los recordarán con el mismo cariño…

            Le gusta a 1 persona

    1. Yo creo que ahí puede estar la cave, en lo que dices tú. Dar los besos con cariño, ternura y amor y recibirlos como si fueses un niño aunque seas mayor. Seguro que los problemas eran menos para todos. Gracias por pasarte y comentar, mami!

      Le gusta a 1 persona

  3. Yo por suerte tengo ese don para repartirlo entre 20 pequeños todos los días durante 10 meses. Es una de las mejores cosas que tiene mi trabajo, ver lo felices que pueden ser los niños con un beso o un abrazo de alguien a quién quieren “tanto, tantísimo” como me decía uno de ellos. Nuestros besos les curan por una sencilla razón: ellos quieren de forma incondicional y su amor es el más puro y el más inmenso que hay.
    Tus besos seguirán curando a tus hijos por muy mayores que sean, a mi los de mi madre me siguen curando y los de mi padre también aunque ya se les añade los de mi marido-novio que siempre están ahí en los momentos clave.

    Le gusta a 1 persona

    1. Es una maravilla que puedas utilizar ese don no sólo con tus peques sino con tus niños. Y que puedas hacerlo año tras año. Tienes que ser muy cariñosa. Todas las profes de niños pequeños lo son. Y es un gustazo. Que nunca te falten esos besos de tus padres ni de tu pareja. Gracias por pasarte, por leerme y por comentar. Besitos

      Le gusta a 1 persona

    1. Claro que te pasará, que no te quepa duda! Y más a ti que eres mamá! Tradicionalmente los besos de las madres suelen ser el doble de efectivos. Gracias por pasarte y comentar! Besitos curativos de muestra.

      Le gusta a 1 persona

    1. Sí! Aunque como han dicho en los comentarios, el problema posiblemente es que uno se vuelve menos receptivo cuando crece… Aprovecha porque tú estás en total disposición con tu peque para empezar a usarlo. Y que no se te acabe nunca

      Le gusta a 1 persona

    1. Algunos de nuestros problemas de adultos podrían ser así de fáciles de solucionar, el problema es que las corazas que nos ponemos dificultan mucho el trabajo de los besos y el cariño que recibimos… Gracias por pasarte y comentar!!

      Le gusta a 1 persona

            1. En la feria del libro había dos personas con un cartel que ponía eso, Abrazos gratis, y con una camiseta como promocionando algo, y estuve a punto de darle un abrazo a cada uno. No lo hice por si acaso me grababan o algo. Pero me quedé con las ganas. Y no porque lo necesitara, sino porque me parecía un gesto bonito, regalar abrazos, regalar cariño.

              Le gusta a 1 persona

  4. Qué entrada tan bonitaa! Es algo que siempre me ha llamado poderosamente la atención. Recuerdo estar jugando con mis sobrinos de risas y fiestas y de repente llegar esa caída que comentas, y no había consuelo posible, sólo el beso de ese padre o madre lograba calmarles, y he de reconocer que hasta me daba cierta envidia ver ese don curativo en los padres, pues me parece de lo más bonito que puede haber…

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias!! Ya sabes que a ti te queda muy poquito para que pronto puedas sentir esa sensación de curar cualquier cosa sólo con el roce tus labios… Es una sensación maravillosa, sí.

      Me gusta

  5. Cuando uno cree que lo ha visto todo en la blogosfera, llega la sorpresa. Te he conocido a través de `El poder de querer ser madre´ y lo único que lamento es no haberlo hecho muchísimo antes. Me encanta tu blog, la sensibilidad que despliegas para ver el envés de las cosas, tienes un blog-beso, un blog curativo, un blog-medicamento 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias. Me siento halagado. Me dejas sin palabras. Espero que el resto de blog si lo investigas te guste, y lo que está por venir. Un placer tenerte por aquí y que comentes estas cosas. Un abrazo. Me pasaré por tu blog, seguro que también es genial

      Me gusta

  6. Bendita inocencia de los niños! A mi me funciona mucho en la guarde, besos mágicos para curarlo todo, qué mejor que eso? Lástima que esa inocencia se pierda conforme vamos creciendo, pero aunque esos besos ya no nos curan, siempre ayudan un poquito a pasar el mal trago…

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí, seguro que tú lo tienes que disfrutar con ellos, porque deben de darte mucho resultado. Seguro que eres un talismán para ellos, qué gusto! De mayores es cierto que se pierden, y es una pena, pero como dices tú ayudan. Así que te mando un montón de besos mágicos para mañana.

      Me gusta

  7. Ese don especial de curar con besos no se acaba nunca, afortunadamente.
    Y los abrazos, pues qué quieres, te recuerdo que alguna vez me abrazaste con la misma intención, curar el dolor, y lo conseguías. A ver, curar del todo y para siempre no, porque eso es imposible, pero en ese momento sí que alivia, cura, sana. Y a mí no se me ha olvidado. Gracias de corazón.
    También te diré que ya de mayor, muy mayor y con mis hijos grandes, cuando estábamos con mis padres, yo no me podía ir a dormir sin su beso de buenas noches, el de todos. Mis hijos se reían de mí. Me da igual, me hacía falta y sin pretenderlo fue ejemplo. Ellos también me los daban a mi.

    Y un beso se quedó grabado a fuego.

    Ni te lo plantees, reparte besos y abrazos, y coge los que te den. Indica mucho de la persona.

    Ahora, te doy un abrazo, pero de dos vueltas por lo menos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias Hilaria. A mí lo del beso de buenas noches también me lo dieron hasta muy mayor. De hecho, cada vez que me iba o volvía de casa daba un beso a todo el mundo. Y cuando mis padres se iban igual, aunque fuera a por pan. Quizá por eso salí tan besucón. A mis hijos también le doy uno todas las noches, y si madre otro. Otro abrazo y un besazo enorme para ti

      Me gusta

  8. Va a parecer una soez pero allá voy: Yo tengo tetas mágicas jaja. Mi hijo se cae, se enfada, se asusta, llora por cualquier motivo, le doy teta y milagrosamente se le pasa. En casa nos reímos mucho por el tema, y cada vez que el niño llora, su padre dice: Ale hijo, a por la tetarnidol!
    ojalá pudiera evitarle todos sus males futuros tan facilmente jeje.

    Le gusta a 1 persona

    1. Tetarnidol, ja ja ja. Es normal. A nosotros (su padre y a mí) aún nos ocurre. Una dosis de esa medicina cada ocho horas nos cura todos los males (cada uno en su farmacia, vaya). Siento decirte que en el futuro le pasará, pero la medicina se la dará otra que no eres tú. Ahora en serio, no es soez. Es algo normal. El pecho le calma, así que es incluso más efectivo que un beso porque además le alimenta. No eres la primera que veo que le ocurre. Aprovecha mientras puedas!

      Me gusta

  9. Curar no curan, ni solucionan problemas. Pero el poder de un beso y de un abrazo es mucho mayor. Y para los adultas, pues más de lo mismo. Los resultados de un análisis pues no los transforma un abrazo…..pero lo que reconforta………

    Le gusta a 1 persona

    1. Eso es totalmente cierto, Natalia. No curan ni cambian resultados de análisis que no son los que nos gustaría. Pero alegran el corazón, inundan el alma de cariño, sacan una sonrisa y hacen que la vida, en ese corto instante de tiempo, sea mucho mejor. Porque por un ratito te hacen feliz. Espero que siempre estés llena de esos ratitos.

      Le gusta a 1 persona

  10. Oscar de mi alma, tus besos ya no curan a los mayores, no porque hayas perdido capacidad curativa, sino porque ellos ya no los acogen con la inocencia de un niño. Pero yo estoy segura de que curan los besos y los abrazos también y sobre todo curan las heridas mas duras, las del alma.
    Besos mil para ti

    Le gusta a 1 persona

  11. Waw que entrada!!

    ¡Quizás tus besos no curan a los mayores, pero si lo hacen tus palabras! ¡Lo que compartes por aquí, ayuda, alegra, agrada! Hace un año que tengo el privilegio de ejercer de madre de acogida de una niña adolescente y solo puedo dar las gracias, tal y como expresé en mi entrada “Gracias”, y aún que ella no me cura con besos, me agranda el alma cada día con sus palabras.

    Felicidades por el escrito y quizás pases a leer el mío y te atrevas a “Soñar conmigo”

    ¡Sigue besando y sigue escribiendo para sanar y ayudar a pequeños y grandes!

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias! Me alegro de que te haya gustado. Voy a pasarme a buscar esas gracias. Y me apunto a soñar contigo, claro que sí. Seguro que es genial, con la dulzura que emanas. Te recomiendo la carta de un niño a sus padres. Gracias por seguirme, por leerme y comentar. Besitos

      Le gusta a 1 persona

  12. Los besos, los abrazos, lo curan todo… o casi.
    Es cierto que los adultos tenemos heridas interiores de esas que no se ven y mucho más complejas de aliviar….pero eso no significa que no lleguen los besos. Son el mejor remedio para casi todo.

    que lindo escribes!

    Gracias por el post… me siento mejor.

    Besos. 🙂

    Le gusta a 1 persona

¡Cuéntame lo que quieras!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s