Saludos cordiales

Hay cosas que, hagas lo que hagas, lo intentes de la forma que lo intentes, no salen. Puedes probarlo de infinidad de maneras: echándolo a suertes, intercambiando opciones, esperando al último momento para elegir… Da lo mismo, en algún sitio está escrito que no va a funcionar y realmente es así. Una de esas cosas es el saludo de cortesía. Cuando encuentras a alguien conocido por la calle y decides pararte a hablar con él porque es un conocido con cierta importancia en tu vida, no pasa nada. Ambos lleváis la misma intención de parar (incluso aunque haya prisa) y hay un saludo inicial, una sonrisa, un intercambio aunque sea escueto de frases… En definitiva, surge una mínima conversación. Pero, ¿qué ocurre si el conocido es más un compromiso que otra cosa?

Hola o adiósEn numerosas ocasiones en la vida te topas con alguien de este grupo, y tu cabeza se empieza a aturullar con dos ideas desde el momento en que te das cuenta de su presencia. Uno es el tipo de saludo a darle en el momento en que te cruces con él. ¿Le digo “Hola”? Quizá suene algo corto. ¿Le digo “Hola, qué tal”? Igual parece que quiero pararme a hablar con él y no me apetece. ¿Le digo “Buenas”? Quizá suena demasiado infantil. ¿Y si le digo “Adiós”? A ver si suena demasiado cortante. ¿Y si le digo “Hasta luego”? Lo mismo con esto se piensa que quiero volver a verle, ¡si me lo cruzo porque sería muy descarado cambiarme de acera a esta distancia! Y tras pensar lo que decir, cuando lo tienes tan cerca que casi te das hombro con hombro, sueltas una frase y la otra persona suelta otra. Y nunca coinciden. Si ella dice “Hola” o “Buenas”, tú dices “Hasta luego” o “Adiós”, o viceversa. El peor caso se da cuando eres la segunda persona que lo dice y encima eliges una opción de despedida. Eso da la sensación de que ella ha intentado interactuar con un saludo y tú has querido evitar relaciones.

La segunda idea surge cuando la persona es conocida pero con un poco más de relevancia para uno. La ves venir, sonríes y empieza el momento “Chiquito de la Calzada. ¿Me paro, debería pararme, se parará él, tendremos que hablar, sigo andando? Haces un par de amagos, cuando tú arrancas la otra persona para, cuando ella arranca el que para eres tú, y por momentos parecéis el inicio de un flashmob de Michael Jackson. Al final, pasáis entre apurados y avergonzados, el uno frente al otro, y con una tímida sonrisa en la que deseáis que todo pase deprisa acabáis teniendo un cruce de frases como la del punto anterior.

Esto nos enseña dos cosas. La primera, a ir pendiente de la gente desde muy lejos, para poder evitarla sin quedar mal llegado el momento. La segunda, si la primera no se puede llevar a cabo, ir con gafas de sol aunque sea invierno y esté granizando, y evitar hacer ningún gesto hasta que la otra persona pase, y dejar que piense que no le has visto porque ibas mirando para otro lado.

¿Y tú, te has encontrado en una situación de saludo incómoda alguna vez? ¿Has bailado el “pasito p’alante y pasito p’atrás” para saludar o no a alguien? ¿Coincides en los saludos cordiales? ¿Eres de los que siempre se paran a charlar sean amigos o conocidos de vista?

Anuncios

80 comentarios en “Saludos cordiales

    1. Es un momento de duda que se torna incómodo en ocasiones… Sobre todo con los compromisos que están entre los dos extremos. Otro truco es hacerte el despistado y si te paran seguir haciéndote el despistado 😉 Un abrazo

      Me gusta

  1. Yo he cambiado mi modus operandi.Antes era como Heidi por la montaņa con su eterna sonrisa, saludando a todo el mundo. Pero eso fue al principio de mudarme a vivir a un pueblo. Ahora tras largas horas de análisis, voy como un rayo, como si apenas viera a nadie. Sólo me paro con alguno pero con cuidado, no vaya a ser que lo que digas pueda ser utilizado en tu contra. 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Ja ja ja ja. Esa es la desventaja de la pueblos, que aunque conozcas a todo el mundo y te pares a hablar con todos, como consigan salir de los temas banales estás perdido. Almacenan y tergiversan la información con extrema facilidad… Besitos

      Me gusta

  2. jajaja… me ha encantado tu entrada!!!! a mi me ha pasado de todo. Decir Hola y que me digan Adiós y pensar “Uy ya me quería despedir”. Pararme a hablar con desconocidos, que llevando a las niñas, las personas mayores les dicen muchas cositas. No soy de gafas de sol 😉

    Le gusta a 1 persona

  3. A mi me tienen llamado borde por no saludar… y el caso es que ni me doy cuenta! Soy una despistada de campeonato! Cuando voy por la calle, estoy tan centrada en lo mío que paso de largo… jejeje. Las pocas veces que reconozco a alguien, les saludo con la mano o digo “Ciao!”, y “arreglao”! Así evito momentos “Chiquito de la Calzada” jejeje

    Le gusta a 1 persona

    1. Si es que vamos como locos por la calle, je je je. Pero lo de saludar con la mano antes de que llegue es una buena táctica… Si te funciona. Con ella a mí se me ha llegado a parar gente a hablar y yo es que no soy de cortarles y decirles “tengo prisa” aunque sea cierto. No me sale… Besitos

      Le gusta a 1 persona

  4. A mi ha veces me ha pasado y después me lo han recriminado diciendo “el otro día me viste y no me saludaste” (en realidad puede que lo haya visto o no, como vaya pensando en mis cosas no veo a nadie), y siempre contesto ¿y si me viste a mi por qué no me saludaste tú? y siempre se quedan cortados.

    Saludos cordiales y ojo al dato 😉

    Le gusta a 1 persona

  5. Yo suelo ir a lo mío por la calle…cuando me entero digo hola!! Desde qvivo en un pueblo es un lio!!!siempre ye encuentras con gente!! Digo Hola y si se paran me paro si tengo prisa lo digo y si no…como suelo ir con mi peke y este no para quieto tampoco me deja pararme mucho jijiji mi gran alido!

    Le gusta a 1 persona

    1. Los niños nos salvan de los compromisos. Pero cuando quieres entretenerte no son de demasiada ayuda… El pueblo lo que tiene es serie como todos se conocen, a menos que haya roces el saludo es obligatorio e implícito en el encuentro, je je je. Lo malo es que puedes tardar una hora en comprar el pan 😉 Besitos

      Le gusta a 1 persona

  6. Jajaja que maremagnum! Ocurre así tal cúal lo has descrito, pero en esta ocasión no coincido con ello, Oscar. Yo si soy de los que saluda, e incito al saludo estirando un brazo. Ya si la otra persona me ‘obvia’, o cambia de acera, allá ella. Es muy difícil que yo sea el que cambie de paso. Soy como el ‘3 en 1’, tengo soluciones (saludos) para todo 🙂 . Un abrazo!

    Le gusta a 2 personas

    1. Así da gusto cruzarse con gente. Si incitas siempre al saludo la respuesta es fácil… Corresponder! Luego ya puedo tener prisa por no en función de como me caigas… Ojalá todos optarán por lo mismo, habría menos momentos incómodos. Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

  7. Pues mi receta es hacer lo que me sale del alma en ese momento. Que tengo poco trato? Pues un simple hasta luego. Que me cae bien y me alegro? Hola con su nombre y sonrisa. Que tengo gran afinidad? Abrazo largo y me pierdo hablando. En Asturias usamos mucho el “talueguin” que es un “hasta luego” muy cariñosin, para cuando tienes poco trato pero te cae bien y no quieres quedar de frio y soso.

    Le gusta a 2 personas

    1. Hola Ana! Eso es lo mejor, dejarse llevar. Hay cosas que cuanto más las piensas peor salen, la verdad. Tengo la sensación, por tu forma e escribir, de que tú disfrutas más los abrazos que con los “hasta luego”. Me apunto el “talueguin” como modo intermedio entre el hasta luego y el saludo con sonrisa. 🙂 Un placer tenerte por aquí de nuevo. Besitos

      Le gusta a 1 persona

  8. Que complicadas son las relaciones humanas o los formalismos, no sé. A mi sí me ha pasado muchas veces. Soy miope, pero de las que por coquetería no le gustaba usar las gafas en la calle. Con lo que he dispensado cálidas sonrisas a auténticos desconocidos en plena calle a los que confundía con miembros de mi familia. Afortunadamente ya no me pasa, mi marido me recuerda que coja las dichosas gafas cada vez que salimos, no para que evite esas incómodas confusiones si no para evitarme caídas incluso con roturas en los pantalones. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. En realidad creo que los que complican las relaciones somos nosotros mismos. Si todo fuera normalizado, no nos daría vergüenza mirar a alguien son saludarle porque no sabemos si le conocemos o no. Simplemente saludaríamos a la gente sin más, y con una sonrisa en la boca. Creo que seríamos bastante más felices…

      Le gusta a 1 persona

  9. Yo soy super antisocial, así que soy casi una experta en evitar esos encuentros jajaja estoy siempre atenta, siempre escuchando música, siempre en el celular, siempre con gafas jaja Y si lograron saludarme, tengo siempre algo importante que hacer para lo que voy atrasada jajaja En serio, experta xD Cariños!

    Le gusta a 1 persona

  10. Llevas toda la razón y ya el colmo es cuando no sabes si preguntarle por el cónyuge ( el o ella da igual) porque pueden haber “mutado” en otros distintos, así que yo siempre los omito y sólo pregunto por los niños….si conozco que existen, siempre serán los mismos. Buen observador Óscar. Buena tarde de lunes.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias. Preguntar por la pareja es un arma de doble filo, porque no hacerlo igual denota falta de interés y hacerlo puede suponer enterarte de que tras la última vez ha tenido cinco parejas más… 😛 Buena táctica la de los hijos! Besitos

      Le gusta a 1 persona

  11. Jajajajajajjajaa nos pasa a todos no? Lo que ocurre es que yo ademas soy muy despistada. Y me pasa aquello de …. Esa cara me suena… (Se va acercando….) de qué coño me suena??? …. (La tienes al lao) hola qué tal! Y si sigue de largo te quedas con la duda y si para… La has cagao! 😂

    Le gusta a 1 persona

    1. ja ja ja ja. Bueno, eres mu salá, así que es posible que, aunque no te conozca, si le saludas se pare a charlar contigo. Pero eso a mí también me pasa. Me pasaba más cuando trabajaba cara al público. Besitos Loren

      Le gusta a 1 persona

    1. Es que no sabemos cómo acertar, y es por lo que yo digo, porque no tenemos el chip de saludar a todo el mundo, que tampoco es tan malo, sólo estás siendo un poco simpático! 🙂 La simpatía, la alegría y las sonrisas deberían abundar más. Besitos!

      Le gusta a 1 persona

    1. Je je. Es algo de lo que nunca escarmentamos. Creo que la única solución sería ir mirando a toda la gente todo el rato, como si tuvieras la sensación de que alguien te persigue o sospecharas que cualquier viandante puede atacarte. De algún modo enfermizo, todo sea dicho. La gente te miraría raro, pero tú estarías alerta. Aunque igual se alejan de ti y ya no lo necesitas. 😛 Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

  12. jajaja como la vida misma, hay veces que igual hace siglos que no ves a esa persona y no sabes no te da tiempo a recapacitar y pensar el porqué de esa distancia y si fue por ti o por el o por los dos o si te da igual saludarlo o … hay tantas variantes. El otro dia me pasó con una conocida del triatlon, antes salíamos todos juntos a competiciones pero por una “cagada” de su marido dejamos de hacerlo, pero ella a mi no me hizo nada, bueno, tampoco él, pero que se enfrió la relacion. Esta claro que si me la encuentro por la calle con la cria la saludo y me paro, no tengo rencor hacia ella ni hacia el, la cagada fue algo que seguro le dará vueltas a la cabeza durante una temporada y no seré yo quien lo acentúe.

    Le gusta a 1 persona

    1. Cuántas cosas te da tiempo a pensar! A mí el cerebro no me da para tanto, je je je. Pero suelo equivocarme igualmente, je je je je. Si no les guardas rencor lo importante es no removerlo. Supongo que todos nos merecemos una segunda oportunidad. Besitos

      Le gusta a 1 persona

  13. Jajaja, cuánta preocupación. Yo saludo siempre, bueno siempre que veo a alguien conocido. Un hola, qué tal, y sigo andando o me paro si el otro se para. No me planteo nada. Mi marido dice que yo saludo hasta a las farolas, Y bueno, sí es algo así, pero tengo claro que si das los buenos días y no te contestan, los maleducados son los otros. Así que un Hola no se le niega a nadie, lo demás no es mi problema.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Porque tú tienes la educación metida en el cuerpo y sales pronto del problema, saludas a todo el mundo. Y además sigues tu camino a menos que se paren. Pero yo soy una duda con patas y a veces parece que estoy andando sobre brasas, je je je. Besitos

      Me gusta

  14. Me como tantísimo la cabeza en estos temas que cuando reacciono ya ha pasado jajaja
    No, a ver.. no siempre, pero esos momentos son súper raros. Otro momento horroroso es cuando ves a esa persona sin mucha confianza, le levantas el brazo y no te está mirando a ti… >.<

    Le gusta a 1 persona

    1. Ja ja ja, la solución puede pasar en ese momento por seguir levantando la mano, como si fuera la cosa con otro que hay detrás. Sino no funciona si detrás hay una pared, je je je. Entonces es comerse la vergüenza y ya… 😉 Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

    1. Y por alguna extraña razón, este comentario estaba en SPAM… 😦 Pues sí, a menudo te sientes hasta ridículo, lo mejor es cuando se produce por ambas partes, así no tienes la sensación de que haces el tonto tú solo… 🙂 Besitos

      Le gusta a 1 persona

    1. Jajaja, qué fácil es la excusa “es que no veo”. La conclusión que saco de esto es que la mayoría de mis seguidores son ciegos y por eso me siguen, porque no ven lo que escribo pero son muy buena gente, jejeje. Besitos Flor!!

      Le gusta a 1 persona

  15. A mí me ha pasado de todo, desde cruzar un “Holastaluego” hasta cruzarme con mi hermana y no darnos cuenta ninguna de las dos, pasando por gente que me ha dado besos y se ha alegrado de verme y yo… ni idea de quién era, o hacernos los locos ambos y saberlo… los móviles se han convertido en un aliado, de repente tienes un mensaje muy importante que leer y ya lo tienes solucionado, “hey, hasta luego que estoy al teléfono, o “hey, no me daba cuenta con el teléfono”… y eso que en general yo soy mucho de pararme y hablar. Pero está bien tener plan B! Besicos cordiales, Oscar!

    Le gusta a 1 persona

    1. Holastaluego… Como el talueguín de Ana, jejeje. Creo que adaptaré el tuyo a un Holadiós, que es más corto, jejejeje. Lo de tu hermana y tú tiene narices… Lo que no sé es cómo lo sabes si ninguna os dais cuenta, jejeje. Sí que es verdad lo de los móviles. Si en cuanto ves a alguien sacas tu móvil del bolsillo y empiezas a hablar, tienes el perdón ganado!! Besicos móviles.

      Le gusta a 1 persona

  16. A mí también me ha pasado el momento chiquito de la calzada jajaja y pasas un momento incómodo. La verdad es que ahora ya saludo a todo el mundo que conozca y si no me devuelven el saludo o se hacen los locos, los que quedan mal son ellos y lo saben, así que prefiero saludar de más que de menos, que decir hola no cuesta nada!

    Le gusta a 1 persona

    1. Muy bien!! Esa es la actitud, saludar que es algo gratis! Total, a nadie se lo han comido nunca por decirle hola a alguien, la verdad! Y qué problema hay? Ninguno! Qué problema va a haber en hablar con alguien? Sólo que si no te cae demasiado bien y le saludas más por el compromiso que otra cosa, corres el riesgo de que se pare un rato a hablar contigo, jejeje. Besitos!!

      Le gusta a 1 persona

  17. Jajaja.
    😀
    Hola. Decirte que ncesitaba leer algo asi, sencillo, real que me saque una sonrisa. Jejeje.
    Y por mi parte quedo libre de estos saludos debido a mi miopía que me impide ver a las personas a la distancia, como siempre miro para adelante; evito las situaciones incómodas que mencionaste. Alguna vez se acercan a saludarme y reclamarme el saludo, peroi excusa es real, no los distingo por la vista debido a que tengo miopía. Jejeje.
    Ahora que lo escribo, me di cuenta que es una excusa bastante patética… Habra que innovar aunque sea cierto.
    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Daniela. Muchas gracias por tus palabras. Me alegra haberte hecho reír porque eso significa haber cumplido mi objetivo. Sí, he podido comprobar que la técnica de “no ver al que viene” es bastante recurrida, jejeje. Lo único que cuando la usemos todos dejará de ser creíble, jejee

      Me gusta

  18. Me he reído muchísimo e incluso se la he leído a mi marido y estábamos aquí muertos de risa!! Ahora hablábamos de las conversaciones de ascensor cuando te encuentras con alguien q no quieres. …ufff!! Ji ji. Enhorabuena por la entrada!

    Le gusta a 1 persona

    1. Me alegro mucho de haberos hecho reír. Cuando leo eso mi satisfacción es doble porque además de entreteneros consigo el objetivo de sacaros una risas. Bueno, esa entrada di ascensor la pensé yo varias veces sin el móvil y cuando lo he tenido no me he acordado. Voy a ponerla para que no se me olvide. Muchas gracias! Besitos

      Le gusta a 1 persona

  19. Hola Oscar, generalmente saludo a la gente aunque he de decir que ultimamente me espero hasta el ultimo momento, hasta que estoy a punto de cruzarme con quien sea jajaj si me mira saludo, sino paso de largo. Más de una vez me ha pasado lo de Chiquito de la Calzada jajaja
    Muy buena entrada, me he muerto de la risa
    Besitos

    Le gusta a 1 persona

    1. Bueno, la verdad es que es una pena, porque gente que vaya un poco despistada se pierde la maravillosa ocasión de charlar un rato contigo. Pero así te roban menos tiempo, la verdad. Me alegra haberte hecho reír, me doy por satisfecho con la entrada. Besitos

      Me gusta

    1. Bueno, nunca te paras pero al menos saludas a todo el mundo. Al decir eso se sobreentiende que no te quieres parar porque das por zanjada la conversación que no se ha iniciado, je je je. Besitos

      Me gusta

¡Cuéntame lo que quieras!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s