Viaje del viernes #5

El DNI no está exento de leyendas urbanas. Son varias las que escuché durante mi etapa en la oficina de expedición. Una de las más frecuentes era escuchar a la gente que le había tocado el número de un muerto. Lógicamente eso no es posible, pero había gente a la que me costaba convencer de que estaba equivocada. Huelga decir que las conversaciones nunca fueron tan bruscas (por mi parte) como la que aquí se transmite.

Las leyendas urbanas se basan en hacer parecer cierta una historia que no lo es. Muchas cosas o aspectos de la vida tienen alguna; el DNI también. Una que particularmente me llama la atención es la que escucho cuando una persona me entrega su DNI y en algún momento del proceso de renovación me comenta:

– Pues yo tengo el número de un muerto. ¿Usted sabría decirme por qué?
– Caballero, desconozco el motivo por el cuál usted ha usurpado la identidad de alguien que ya ha fallecido.
– ¡Yo no he hecho eso! ¡Le pregunto que por qué me han dado el número de un muerto!
– Disculpe mi indiscreción. Cuando le dieron el número, ¿le dieron también la herencia de esa persona? Porque estoy seguro de que dejaría algo una vez fallecido y que además iría asociado a su número de DNI.
– No, a mí nadie me ha dado nada.
– ¿Y por qué está tan seguro de que el número que usted tiene ya lo tuvo alguien antes?
– Porque es un número muy bajo.
– Ah… ¿Sabe? Acaba de darle una alegría a mi padre.
– ¿Yo? ¿Por qué?
– Porque su número de DNI comienza por 74 millones. Si sólo se mueren los que tienen el número de DNI bajo, a él le queda todavía bastante. Verá qué contento se pone cuando se entere… (Silencio de varios segundos. Imagino que a estas alturas de la conversación se habrá dado cuenta de que no es correcto lo que pensaba).
– Es que, como la gente lo dice mucho…
– Menos mal que la gente no dice mucho que le van a dar 1000 euros cada vez que diga un taco. Me temo que se pasaría el día soltando improperios… Caballero, los números de DNI se entregan a las oficinas en lotes, en grupos de cientos de números. Cuando se les acaban solicitan más, y lo normal es que los siguientes que reciban no sean correlativos con los anteriores.

Efectivamente, la gente habla mucho, a menudo sin saber. Esto lleva a los pobres ciudadanos que, como yo, se creen lo que les dicen cuando lo hacen con seguridad y rotundidad, al síndrome del “A mí me dijeron“. Pero ese es otro tema que ya abordaré.

Anuncios

62 comentarios en “Viaje del viernes #5

    1. Supongo que las leyendas urbanas cuando somos adolescentes nos las creemos porque se cuentan de forma real y le ponemos credibilidad a lo que nos dicen los colegas… Gracias Loren. Mi tono irónico siempre lo acompañé de una sonrisa y parecía menos malo, je je je. Besitos

      Me gusta

    1. Además de verdad. Aún me sorprende cómo hace tantos años, sin Internet, las leyendas urbanas podían propagarse tan rápidamente. Y por todo el país. Porque las del DNI yo las escuché en Benidorm. Y la de Ricky Martin. Besitos

      Le gusta a 1 persona

    1. Pero lo peor es que algunos me discutían que lo que les decía fuera cierto, como si les estuviera intentando tomar el pelo porque a ellos se lo había dicho mucha gente… Pero ninguno de esa gente hacía carnés, vaya. Y aún así tenían más credibilidad que yo… En fin… Besitos

      Le gusta a 1 persona

  1. Jajajajajaj qué buena! Maaadre de dios! jajaja
    La del Número del muerto la había escuchado también… lo de creerse a pies juntillas lo que dijo alguien que a su vez lo escucho decir a fulanito, que a su vez lo oyó comentar a menganito…. Yo, como Santo Tomás: o lo veo por mi misma o no lo creo 🙂

    Le gusta a 1 persona

  2. Jajaja que cosas y lo peor es la seguridad con la que tiene esta idea solamente porque lo dice la gente, y tus respuestas pues si fue con sonrisa ok porque sino jajaja también imagino que estarías cansado de oír esas tonterías con frecuencia

    Le gusta a 1 persona

    1. Bueno, supongo que lo que que para la gente es nuevo para mí es repetitivo, pero no me canso si no me intentan convencer de lo contrario. Además de decir eso con una sonrisa no lo soltaba tal cual, generalmente era fruto de un “eso no es así caballero” y un intento por convencerme de lo contrario al menos tres veces… Besitos

      Le gusta a 1 persona

        1. En realidad me he enfadado muy pocas veces, pero cuando lo he hecho ha sido porque han pasado todas las barreras posibles… Dos ejemplos fueron el “soy bipolar” y el “te voy a denunciar”, dos entradas que hice

          Me gusta

    1. Esa es otra de las tres leyendas urbanas que conozco, y que subiré más adelante. La de cosas que creemos que no son ciertas… Aunque es cierto que la que tú dices había muchos que me preguntaban dudando que fuera verdad, pero esta no… Besitos

      Le gusta a 1 persona

  3. Ugg, qué enorme decepción! Yo ya había estado buscando en Google y feisbuk a las otras cinco afortunadas Silvias perdidas, aún a riesgo de que una de ellas fuese la muerta que me cedió su número… estaba a punto de montar una fiesta y ahora,¿qué voy a hacer? Ya no puedo librarme de las multas reenviándolas a mi antecesora… Gracias Oscar! Un abrazo de mis cinco yoes 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias!! La verdad es que estoy viendo que la conoce menos gente de lo que pensaba… Al menos un compañero de trabajo esta mañana me lo ha afirmado, que él tenía el número de un muerto… Y luego ha leído la entrada, jejejeje. Besitos.

      Le gusta a 1 persona

      1. Uy pues leyendas urbanas están, la de aquella fiesta que la gente la dormían y cuando se despertaban, le habían extirpado un riñón. La de la mujer de la curva. El poder desatascante de una famosa bebida de cola. La ultrasecreta base aérea de América del Norte, donde guardan cuerpos de extraterrestres. Oye, que te quito el trabajo jajaja. Un abrazo!

        Le gusta a 1 persona

  4. Bueno aquí en Chile el número del DNI (Rut) depende de cuando te registran en el servicio civil que suele ser durante la primera semana de vida del recién nacido, entonces mientras mayor sea tu rut más joven eres 🙂 de hecho mis amigos con los que nacimos el mismo año tenemos rut muy similares y uno ya se ubica en que edad podría tener la persona en base a su rut, por ejemplo de los 17 millones a los 18 millones tienen ahora entre 23 y 24 años (yo!) jaja

    Le gusta a 1 persona

    1. Qué curioso, la verdad es que es una buena forma de tener a todo el mundo identificado. Muchas gracias por compartir la forma de hacerlo de Chile. Así aprendo cosas nuevas! Lo bueno de vuestro método es que nunca se agotarán la números. Besitos

      Le gusta a 1 persona

    1. Suele funcionar, pero conmigo daban en hueso, siempre tenía unas respuestas para ellos: “quien se lo ha dicho no hace carnés y yo sí” o “quien se lo haya dicho se ha equivocado”. Un abrazo Rubén

      Me gusta

  5. Ay, se me ha caído un mito :___( Yo también pensaba lo del número de atrás que eran las personas que se llamaban igual que tú jaja de hecho, te iba a preguntar eso cuando he leído la entrada pero ya me has contestado en otros comentarios jaja.
    Espero entonces, con impaciencia, esas dos entradas más de leyendas urbanas jaja siempre es divertido que de desmonten una creencia popular jaja

    Le gusta a 1 persona

    1. Je je, pues no te creas, que la gente a veces estaba tan convencida de que era cierto que me miraban como si me estuviera quedando con ellos… Aún hay alguna que otra leyenda urbana pendiente, je je je. Un millón de sonrisas

      Le gusta a 1 persona

  6. yo tengo un número bajo de esos y no veas qué coñazo cuando tengo que enseñar el DNI por ahi. Siempre me dicen “uy, tienes número de muerto” aaarggg menos mal que es una leyenda urbana, sino menudo mal rollo jajaj
    Besitos

    Le gusta a 1 persona

  7. Jjajaja nunca había oido eso!!! Yo por mi negocio, tengo mi teoría de que la numeración es como la de los teléfonos, que comienza por xx numero dependiendo de donde seas. Lo digo porque cada vez que cojo los dni de los clientes, no me cuesta nada adivinar de donde son por dicha numeración, me he acostumbrado a asociarla a la ciudad.

    Le gusta a 1 persona

    1. Eso si cierto a veces yo tengo 48 millones y no sólo son de Benidorm esos números. Los he visto en más sitios. Supongo que va en función de la central, que no sé qué criterio sigue para la asignación. Besitos

      Me gusta

¡Cuéntame lo que quieras!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s