Vampire’s Dreams

Un poder ilimitado… Un centro de aprendizaje… Una directora enigmática… Unos aprendices desinhibidos… Un duro entrenamiento… Una mujer capaz de salvar vidas… Una rebelión zombi… Un guerra en ciernes…

¿Qué harías si de repente no eres quien creías ser y no eres lo que pensabas que eres? ¿Cómo afrontarías que te cambien la vida para, en teoría, ayudarte a mejorar?

Descubre cómo asume Kate está nueva situación en la que se separa de sus principales apoyos: su madre y Sheila, su mejor amiga. Acompaña a esta irreverente y espontánea chica en la búsqueda de su nuevo yo con más responsabilidad, en un montón de trepidantes y sensuales aventuras.

Descubre los secretos que se esconden tras Vampire’s Dreams haciéndote con un ejemplar en formato digital pinchando en estas letras o en formato papel pinchando en estas otras letras.

Robe, ¡un Vampire’s Dreams por favor!

Anuncios

Cómo volver a Votar(me) en los Premios 20 Blogs 

Hoy, como cada año por estas fechas, comienzan las votaciones en los Premios 20 Blogs. Y, como cada año, participo en la sección de personal. Así que vuelvo a pedir vuestra colaboración para conseguir unos votos que me permitan hacerme con un hueco en la final. Sé que eso está a la altura de gente como Henar y Martes, y que aún me queda mucho para llegar a ese nivel, pero por algo hay que empezar. La cosa no puede ser más sencilla. Hay que hacer tres sencillos pasos (en el peor de los casos) que llevan ¡¡menos de 3 minutos!!. Algunos sólo necesitarán 2, o incluso el únicamente el tercero. Los mismos son: Registrarse, Iniciar Sesión y Votar. Si estás registrado, puedes ir directamente al paso 2. Si además tienes sesión iniciada puedes ir directamente al paso 3. Creo que sólo por el tutorial que os he dado, ya merezco el voto y la difusión, ¿que no? Como dice Lluís (que hacía años que no escuchaba esa expresión), “Apa, vamos al lío”.

Paso 1. Registrarse.

Hay que pinchar en estas palabras de aquí para acceder a la página del registro. Os aparecerá una pantalla como la de la siguiente imagen (pinchar en ella para hacerla grande).

Registrarse

Cuando pinchas en “Activar registro de usuario” aparece una pantalla como la de la siguiente imagen (pinchar en ella para hacerla grande).

Fin registro

Hay que ir a la bandeja de entrada (o quizá SPAM) del correo que hemos indicado y pinchar en el enlace que nos han enviado, tal y como muestra la siguiente imagen (pinchar en ella para hacerla grande).

Confirmar Registro

En teoría, una vez hecho esto, se puede votar directamente porque se inicia sesión de forma automática, tal y como se muestra en la siguiente imagen (pinchar en ella para hacerla grande) y puedes ir directamente al paso 3.

Registrado e identificado

Paso 2. Identificarse.

Hay que pinchar en estas palabras de aquí para acceder a la página de la identificación. Os aparecerá una pantalla como la de la siguiente imagen (pinchar en ella para hacerla grande).

Paso 3. Vota mi blog.

Pincha en estas letras para votar mi blog en la categoría de Personal.

Pincha en estas letras para votar mi blog en la categoría de Redes sociales y videoblogs.

Te saldrá una pantalla como la de la siguiente imagen (pinchar en ella para hacerla grande). Sólo hay que pinchar en “Votar a este blog”.

Votar

Después de votar, el botón se pondrá verde, como en la siguiente imagen (pinchar en ella para hacerla grande).

Votado

Y ya me habréis hecho un poquito más feliz, como de costumbre. Ahora, ¡¡a contarle a vuestros amigos cómo se hace!!

¡Que tengáis buen fin de semana!

Yo de mayor quiero ser actor de acción 

Lo tengo claro. Cuando crezca, quiero ser actor de acción. No uno en concreto, en realidad me vale cualquiera. No tengo preferencia por ser calvo, tener una perilla perfectamente definida o unos brazos como si me hubiera tirado andando con las manos desde los tres años. Esas no son las cualidades que me diferencian de un actor de acción. Bueno, sí me diferencian, pero no son las que más me gustan de ellos. Tampoco el dinero o la fama. No tengo, pero no necesito. Bueno, quizá un poco de cada no me vendría mal, aunque puedo seguir como estoy. En realidad lo de ser uno de ellos es porque son capaces de hacer cosas que yo no podría ni en varias vidas que tuviera, estoy convencido.

collage-heroesY es que si fuera un actor de acción, podría tener la capacidad de ir con cara de tener un orzuelo en cada ojo, mirar de forma amenazante a todo el mundo, y conseguir que la (o las) chica más guapa, sexy e inteligente del sitio donde estuviera se acercase a mí y cayese rendida a mi mal humor. Porque a las que se ligan esos señores no les falta de nada, algunas son incluso más listas que ellos. Se acabó el tener que hacerlas reír como cuando era joven, inventando e improvisando humor. Podría ir serio por la vida, enfadado con la gente, y además tener a la mujer más completa.

Además, ya no tendría que preocuparme por las caídas. Yo, que tropiezo con folios en los pasillos y que caerme desde un escalón me supone un esguince de varias semanas, podría lanzarme al vacío desde cualquier altura sabiendo que mi cuerpo se adaptaría a un coche, un camión, una luna, un todo o un montón de cajas sin sufrir ni una herida. Además, podría seguir caminando como si nada porque estaría exento de torceduras, esguinces y fracturas. Como mucho, un hombro dislocado. Y todo el mundo sabe que eso no duele.

Y no duele porque a un hombre de acción no le duelen las heridas. Yo, en cambio, soy un blando. Con un mordisco en la lengua veo las estrellas, y cuando me corto con un folio me escuece hasta con el sudor. Un actor de acción se lleva el recuerdo de un cuchillo bien afilado, puñetazos en la cara, en el pecho, en el abdomen, patadas en la espinilla, con lo que eso duele, y prácticamente nunca se queja. Algunos son unos quejicas y después de un balazo sueltan un “Ay, joder, me han dado”, queriendo demostrar que no se quejan de vicio. Pero luego, si nadie les hace curas de las heridas (eso sí que hace daño, un algodón con betadine), son capaces de cualquier cosa.

También podría olvidar esos fatales episodios en los que por una limpieza perfecta mis dientes o mi frente acababan estampados en un cristal irrompible. Recuerdo que mis padres llenaron las puertas correderas de casa con pegatinas para que los chichones dejaran de adornar nuestra cara, y a menudo era insuficiente. Sin embargo un actor de acción, cuando está en apuros atraviesa el cristal que casualmente tiene al lado (siempre hay uno donde se encuentra en peligro). Y además no necesita ni coger carrerilla. Salta y atraviesa el cristal como si fuera del grosor de un pelo. Por supuesto, sin cortes ni cristales clavados. Mi madre no tendría que preocuparse más por clavarme un cristal de cualquier cosa rota (ventana, vaso, jarra…), ya que la piel de un actor de acción los repele.

Una de las cosas que mejor me vendría es la capacidad innata de evitar obstáculos. A menudo me doy cabezazos con muebles, picos de puertas abiertas, estanterías… Incluso alguna vez tropecé con un árbol. Pero los actores de acción son capaces de evitar a toda la gente en una carrera persecutoria (salvo la que empujan a propósito o ayudan a no caer), e incluso balas procedentes de francotiradores; con lo rápido que van las balas.

Además, nunca me cansaría. Y eso es un punto muy importante, porque yo acabo desfondado cuando voy corriendo de la cocina a mi cuarto. Pero ellos se marcan carreras de cinco minutos a toda velocidad y siempre llevan el mismo ritmo. Ni sudan, ni se despeinan, ni se cansan. Da lo mismo si es una manzana o media ciudad lo que recorren. Ni los maratonianos logran esa gesta. Yo creo que ahorrarían mucho dinero en gasolina si hicieran todos los recorridos corriendo.

Como colofón a todas estas ventajas, no sufriría durante varios minutos un molesto pitido en el interior de mi cabeza cada vez que explota un petardo cerca. Ellos tienen el tímpano a prueba de bombas. No conozco a ningún actor de acción que haya quedado sordo después de estar a escasos metros de inmensas explosiones. Lo mismo da que sea un coche, una gasolinera o una nave industrial. O tienen aislante en lugar orejas, o unos tapones auditivos la mar de eficientes.

Con esto creo que tengo argumentos suficientes para responder actor de acción la próxima vez que me pregunten “Y tú, ¿qué quieres ser de mayor?”.

Regalo de Reyes

wp-1483720790275.pngAunque llegaron un día por adelantado, estos Reyes han sido los que más ha disfrutado mi pequeño. Y no porque haya tenido más regalos que otros años, sino porque este año le han traído una tablet. Y es SU tablet. Él puede decidir qué poner o quitar de ella y quién y cuándo la usa (más o menos). Es posible que fuera el único niño de su clase que no tenía, así que la ilusión ha sido enorme. Y lo mejor es que fue un regalo por parte de muchos reyes, así que con esta entrada rompo el mito de que los reyes magos son tres. Son cerca de 200.

wp-1483713678204.pngOs dejo una instantánea del disfrute de la ymisma, y aunque no lo veáis, la cara de ilusión con la sonrisa de oreja a oreja es lo que más luz le da a la foto.

Hoy la tablet comparte un sitio con el resto de cosas que ha tenido de los Reyes Magos ‘tradicionales’.

Feliz fin de semana de Reyes.

160 gracias

He escrito, con esta, cuatro entradas en la última semana, y tres han sido para dar las gracias. Me estoy acostumbrando a pedir y que me lo deis. Eso quiere decir dos cosas: que estoy rodeado de un montón de gente increíble, y que tenéis que empezar a pedirme cosas vosotros a mí. Por la teoría compensatoria y tal.

El martes me dediqué por activa y por pasiva a pedir ayuda para un dibujo que había hecho mi pequeño para un concurso en Belenísimo. Y, aunque no dudaba ni un ápice de todos vosotros, tengo que reconocer que me sorprendió que en apenas 48 horas se movilizara tanta gente para echarnos una mano.

ganadores
Ganadores de la Tablet

Y ya no solo hablo de vosotros, sino de la vuestros. Al final del sorteo el dibujo del peque había conseguido ganar con la increíble cifra de 160 votos. Fuimos paso a paso, consiguiendo votos de manera escalonada, y las últimas horas fueron una “lucha” de votos frenética contra la segunda, rival que nos lo puso muy difícil. La diferencia entre ambos fue de diez votos escasos, lo que da una idea de lo reñido que estuvo. Por eso, quiero agradecer no solo a los 160 que con su voto hicieron posible la victoria, sino a todos los que participaron en ella compartiendo la publicación y el dibujo, ayudando, publicando y pidiendo el voto a sus amigos para nosotros. Si queréis, podéis hacerles llegar también a todos ellos esta entrada de agradecimiento.

Mención aparte se merecen la madre y los abuelos de la criatura, compartiendo la expectación por el resultado en vivo y por la red, Martes y Ser mami y otras locuras y esas fantásticas comunidades que tienen detrás, mis contactos y grupos de WhatsApp (Navidad cañera, Cada mochuelo en su olivo, FIESTA COMUNIDAD, 1° A, Compis Núñez) que respondieron rápidamente y fenomenal, mi Familia, que votó, compartió y solicitó a diestro y siniestro un voto para mi peque, y todos los que, aun sin conocernos, fueron difundiendo el mensaje.

Además, hay dos personas a las que quiero hacer una mención especial: mi cuñada, que se pasó 2 horas contactando con gente para conseguir un voto para su sobrino y que se ha dejado la paga extra en termos de café para sus conocidos, y la señora Jumbo, que desde el minuto uno estuvo apoyándome, ayudándome, indicándome y aconsejándome acerca de cómo debía afrontar la participación en el concurso, compartiendo conmigo su experiencia previa en este tipo de concursos, y que siguió minuto a minuto las votaciones conmigo durante las últimas horas, movilizando a toda su agenda de móvil y de Facebook. Además, fue gracias a ella que decidí participar en el sorteo cuando lo puso en esta entrada.

A todos, gracias. Mi peque luce una sonrisa de oreja a oreja como la que luciría yo si los niños de San Ildefonso cantaran como ‘el Gordo’ el número que llevo en Navidad junto con mis padres, mis suegros, mis tíos y mi hermano. Y gracias también a Belenísimo por haber realizado el concurso, por permitirnos participar y disfrutar con él, y por haber triplicado el tercer premio en ese triple empate. Enhorabuena al resto de ganadores.

La mejor manera de celebrar la entrada 400 es comunicando la victoria de un sorteo y la alegría de tu hijo.

Conversaciones de aeropuerto

Hace tiempo comenté mis sensaciones al escuchar a la chica del tren. Escuchar las conversaciones que se dan alrededor de uno es algo que suele ocurrir cuando confluyen varias cosas: estar quieto esperando algo y que la persona a la que se escucha de manera (in)voluntaria tenga ganas de contar su historia para todos. Y eso es lo que me ocurrió ayer. Estuve durante media hora esperando justo delante de él, y quizá el hecho de estar hablando con alguien a través de los auriculares del móvil hizo que no calculara suficientemente bien el volumen que tenía en la conversación. He de reconocer que no fui el único que le miraba, pero sí pertenecí a ese grupo reducido que no opinó nada acerca de lo que él decía. Por la conversación que mantuvo deduzco que hablaba con un amigo, y aunque los temas son irrelevantes para la entada, las perlas que el muchacho soltó en esos cortos 30 minutos merece la pena compartirlos. Una lástima no haber coincidido más tiempo con él:

  • “La tía me gusta mucho, pero está muy loca, mucha fiesta”. Teniendo en cuenta que es como la conoció, de fiesta, no aclara mucho sobre su propia salud mental. ¿Él también está loco porque se va de fiesta? Quizá no, igual él es normal y la conoció realizando un estudio psicológico de la gente que hay en una discoteca un sábado a las 4 de la mañana. Lo que hace la gente cuerda, vaya.
  • “Es muy vegetariana y si quiero carne me echa la peta”. Menos mal que le echa la peta y no la pota, si no, a tomar viento la carne… Entiendo que los vegetarianos son gente normal, pero los muy vegetarianos están locos. No sé si quería decir vegana, y no le salía la palabra.
  • “Quiere cambiarme a sus ideales de comida”. Bueno, además es manipuladora. Al final sí que va a estar loca, sí.
  • “Es un poco feminazi”. Desde luego que tal y como la describe, cualquiera se enamoraría de ella sin pensar… Me da la sensación de que es un ejemplo de alguien con quien (él) nunca tendría una relación. Pero le gusta mucho. ¿Quién está más loco de los dos?
  • “¿Y qué hago, la marcha atrás?” Suponiendo que no hablan de coches, la cosa se pone interesante. Me da que su amigo se ha enterado de que tuvieron sexo con preservativo y está totalmente en contra, algo que le hace saber para que la próxima vez no cometa el mismo error. Típico de personas que no están locas.
  • “No te jode, es que antes de llover, chispea”. Como tengo tiempo para ello, me imagino al amigo al otro lado respondiendo a su anterior pregunta: “Tronco, que con la marcha atrás no hay peligro, se nota de sobra cuándo va a llover”.
  • “Para dejar embarazada a una tía tienes que correrte dentro, muy dentro”. Ojiplático me quedo. ¿Cómo va eso? ¿Tienes que hacerlo directamente en el óvulo? Quizá eso estaría bien porque así no habría espermatozoides vagos, aunque quisieran serlo les estarían dejando en la misma puerta. Y una cosa es ser vago, y otra un huevón. Y de momento no se ha reportado nada de espermatozoides huevones. Según su teoría, imagino que las mujeres que han tenido la mala fortuna de quedarse embarazadas con la marcha atrás lo hicieron por acostarse con el negro del Whatsapp.
  • “A mí tampoco, pero cuando puedo me lo pongo”. Es decir, que a veces sí, y a veces no. Lo que no sé es por qué hay veces que sí, porque a menos que haga la postura del arco y logre correrse muy, muy dentro, no va a dejar embarazada a ninguna muchacha. ¿De qué dependerá el “cuando puedo”? ¿De que aguante hasta llegar a casa si no lleva uno en la cartera? Porque este seguro que lleva uno en la cartera siempre, para que esté calentito y resguardado.
  • “Cuando estás treinta días sin hablar, la relación prescribe. Es como si una relación fuera un delito. Aunque entiendo que una con este muchacho muy sana no debe de ser, por lo que creo que podemos considerarla así. Tengo curiosidad por saber cuánto tiempo tardan en dejar de hablar a este ejemplo de macho alfa las mujeres que salen con él.
  • “Lo malo de una startup es que es muy difícil llegar al break even“. Después de darle un repaso al tema relaciones, toca hablar de trabajo. Y para demostrar que tiene nivel y sabe de lo que está hablando, utiliza palabras en inglés. Porque si a su amigo le dice la frase “Lo malo de una empresa emergente es que es muy difícil llegar al punto de equilibrio” seguro que no lo entiende. No me cabe duda de que su amigo es medio bobo.
  • “Es como una especie de marketplace de servicios”. Su amigo debe estar pensando que es medio ignorante por utilizar en su lugar ‘mercadillo’. O puede que sea una palabra demasiado barriobajera para utilizarla.
  • “Se puede utilizar el work up y el take up“. Lo de utilizar elaboración y comienzo seguro que no encajaba en la conversación que estaba manteniendo. Igual el muchacho es de Liverpool y le cuesta pensar en español, todo puede ser.
  • “La parte de e-commerce me gusta muchísimo”. Lo entiendo, porque el comercio electrónico o el comercio por Internet es un rollo que no gusta a nadie. Me pregunto para qué empresa puntera trabajará, porque se está viniendo arriba.
  • “Ahorra pasta, búscate un partner y montas una buena empresa”. Y ahí va el consejo estrella. Ahorra pasta y búscate un socio para montar una… ¿startup? ¿O tiene que buscar un compañero con más dinero para juntarlo al suyo? Si va a ser su amigo el que invierta, espero que el socio que encuentre sea alguien de renombre. Aunque si nadie le conoce, ¿quién va a querer ser su socio? ¿Cuánta pasta debe reunir para lograrlo?
  • “Yo lo que quiero estar dos años aquí y volver a España, ir a una empresa de estas grandes y decir ‘a ver, tú cuánto quieres? Cien mil al año. Pues toma’…”. Eso es apuntar alto. Sin saber lo que gana ahora en una empresa (según él) pequeña, quiere en dos años pedir cien mil al año a una empresa que él mismo elija, en España. Lo tengo claro. Este vuelve como político retirado dentro de dos años. Si no, no veo de qué forma va a poder cumplir sus expectativas. Este pobre no tiene ni idea de cómo están los sueldos en España, o vive en un Universo paralelo.
  • “Todo el día de fiesta y poniendo chorradas en Instagram, que lo veo todos los días”. Es el momento de criticar a sus compañeros. Que no está mal, todos lo hacemos, pero digo yo, para saber que alguien pone chorradas a diario en una red social, hay que perder el tiempo cada día en ver esas chorradas, ¿no?
  • “Le veo poniendo vídeos chorras en iutube, le veo hablando por el feisbuk o por esqueip con su novia”. Hace tan solo unos minutos, utilizaba anglicismos para parecer guay. ¿Y ahora me suelta estas barbaridades? Sí, realmente lo pronunció todo así.
  • “Para que en cualquier oportunidad que tengan nos follen vivos”. Creo que vuelve a un tema anterior, pero no tengo muy claro cuál. Está empezando a tener mezclas de lenguaje vulgar con lenguaje sofisticado.
  • “Se le ve por la puta ventanilla que está ahí el hijo puta jugando”. Se ha venido arriba. No sé si conseguirá decir una frase más sin un taco. ¿Qué ha sido de aquél soñador que adoraba el inglés?
  • “Venía el metro no lleno del todo, pero vacío”. Lo último que hace con su amigo, es darle una clase magistral de lenguaje confuso. ¿Qué quiere decir que algo esté “no lleno del todo, pero vacío“? Si está no lleno del todo, es porque está prácticamente lleno. En ese caso, ¿cómo puede estar a la vez vacío y casi lleno?

Dos minutos después el muchacho colgó el teléfono. Yo me sentí mal porque sabía que os iba a dejar con ganas de más. Yo también me quedé así. Si me lo vuelvo a cruzar, lo sabréis.

Esta Navidad haz feliz a un niño

En concreto al mío. Estas fechas son para regalar, para dar felicidad, para ver la ilusión de los niños con los regalos de Reyes… Y todos vosotros podéis conseguir hacer esto con un simple gesto: Votar el dibujo de mi pequeño en el concurso de Belenísimo tras haber iniciado sesión en Facebook y marcar el cuadro “No soy un robot”. Podéis acceder a la página de votación pinchando sobre estas letras. Con esto conseguirá ser que más “Me gusta” de Facebook obtenga y podrá llevarse un premio.

belenisimo-marcos
Así ve mi peque la Navidad

Vaya por delante que nunca nos llevamos nada, no sé si porque no somos afortunados o porque nuestras creaciones no valen en exceso; el caso es que siempre nos quedamos a las puertas. Pero mi intención es que esto comience a cambiar de cara al próximo año (este es un buen comienzo). Mi peque participa en el concurso de la Navidad con belenísimo y necesita que le déis un “Me gusta”, que lo compartáis y que consigáis que vuestros contactos y amigos también lo hagan. Sé que esto no premia al dibujo más original, ni al más bonito, sino al que más amigos con 1 minuto libre tiene (cronometrado), y posiblemente haga que alguno vote por compromiso sin gustarle el dibujo. Pero si el dibujo de mi hijo no te gusta, piensa en lo feliz que se pondrá si le toca algún premio (en concreto el primero), y en la sonrisa que tendrá GRACIAS A TI. Seguro que eso te anima a emplear un corto minuto de tu larga vida en echarle una mano y conseguir que sea un poquito más feliz por ganar algo. De hecho, el pobre pasó varios días pensando qué dibujo hacer “para que le guste al jurado que elige al ganador”.

Yo sé que muchos de los que me siguen tienen una gran influencia en las redes sociales, y que han conseguido quedar líderes de votaciones una y otra vez en todos los concursos a los que se han presentado. Margui, Henar o Martes dan buena fe de ello, las dos últimas con sendos premios en los Premios 20 Blogs, a los que espero que se presenten el año que viene de nuevo para llevarse el premio gordo.

Así que sí, es triste pedir pero más triste es robar. Además, estamos en Navidad y es por la ilusión de un niño. Muchas gracias por votarle. Si gana, le diré que fue “gracias a todos los amiguitos del blog de papá, que son un jurado estupendo”.

400 seguidores y 110 libros

Hoy es un día especial. Llevo algún tiempo desconectado de aquí, pero la gente sigue visitándome y sigue entrando en mi blog. No sé quién les recomienda, pero me siguen leyendo, e incluso siguen comprando mi libro en Lulu, y en Amazon en papel y en formato Kindle. De hecho, es un día doblemente especial porque he revisado las ventas que llevo de mis 99 instantes y he visto que ¡¡¡ SUPERO EL CENTENAR !! De hecho, en total sumo unos 110 títulos entre las dos plataformas y formatos. Por tanto, 110 gracias, de corazón.

400Por otro lado, hoy he cumplido los 400 seguidores. ¡¡ 400 !! Ni en mis mejores sueños habría pensado tener tanta gente detrás de mí, interesándose por lo que pienso, por lo que escribo, por lo que comparto. Así que, 400 gracias más, también de corazón. Sois estupendos. Los nuevos, los veteranos, los que siempre están ahí, los que vienen de vez en cuando, los que vienen de casualidad, los que comentan, los que dan ‘Me guta’, los que leen, los que comparten, los que me dicen que me echan de menos por mucho tiempo que pase sin venir por aquí… Todos sois geniales. Y a todos os aprecio muchísimo.

La persona que tiene el honor de ser la seguidora 400 es magraft, del blog Escritura automática. En su última entrada, “Las palabras que no leeré“, dice que le gustaría que le dedicaran unas palabras y que sabe que eso no pasará. Supongo que se refiere a alguien concreto, porque si no es así, siento decirle que se ha equivocado. Este párrafo es para ella. Espero que disfrutes lo que leas por aquí, espero que pases a menudo, que te entretengas en mi sitio, que te diviertas con mis relatos, mis vivencias, mis opiniones y mis libros si te haces con ellos. En cualquier caso, gracias por ser la persona 400 que le da a “Seguir”. Gracias por interesarte por mí aunque sea un poquito. Yo le he echado un vistazo a tu sitio y me gusta.

A todos los demás, muchas gracias por todo, pero sobre todo por no perder nunca la fe en mí y estar ahí a pesar de todo.

Feliz Navidad

Tenía pensado publicar una entrada la semana pasada, pero me ha faltado un pelín de tiempo. Cómo no…

Pero quisiera desearos a todos unas felices fiestas. Espero que esta noche la paséis estupendamente junto a la gente a la que queréis, y que Papá Nöel os traiga todo lo que habéis pedido. O al menos, los que tenéis hij@s/sobrin@s, que a ellos se lo traigan y que disfrutéis con las caras de felicidad que pongan.

Volveré por aquí pronto con esa entrada pendiente, y con otra que tengo preparada.

El retorno injusto

Vuelvo por aquí con un par de días de retraso. Mi mente me pide volver, mi cuerpo me pide volver, y muchos de vosotros (un millón de gracias para todas y todos) también. Pero nada es como hace un año. Lo he hablado con algunas bloqueas estas semanas.

Hace doce meses tenía otro ritmo, de publicación y de dedicación. Podía escribir, elegir y editar dibujos, leer, comentar y hasta responder en mi blog. Incluso podía hacer cosas fuera de la blogosfera. Pero ahora no. Quizá porque el número de seguidores y personas que me leen se ha incrementado a lo bestia, porque hay muchos blogs para leer y seguir o porque ya no me puedo entretener con los dibujos como antes y me da pereza escribir entradas sin dibujos porque quedan sosas. O quizá porque ahora hago muchas más cosas fuera de la blogosfera que me quitan más tiempo. No lo sé, el caso es que ya no puedo dedicarle al blog el mismo tiempo.

Y aunque yo tengo tantas ganas de escribir como vosotros de leerme, creo que no es demasiado justo volver a medias. Y con volver a medias me refiero a volver solo para dedicarle tiempo a mi sitio. No es justo que no pueda dedicaros el tiempo que me gustaría, que no pueda leer todo lo que escribís, y que vosotros no faltéis a mis citas. El blog es algo recíproco y lo justo es dar y recibir, no sólo lo segundo.

De momento me he animado a poner algo, a recordaros que sigo aquí, que no me he ido, que os sigo en la sombra aunque sea a otro ritmo, y que no me olvido de esa gran comunidad que tengo detrás. Cada día pienso en volver, pero me acabo echando para atrás. Haber vuelto a publicar quizá signifique haber roto un poco la barrera que tenía con el blog. Espero volver de una manera justa. Los que me conocen saben que es lo que va conmigo y que no me siento bien de otra forma.