No te cuesta nada

Realizando el cambio de sitio del blog, he revisado todas las entradas que llevo escritas para adaptarlas. Leyendo de nuevo las conversaciones he visto que bastantes veces los ciudadanos me han dejado una afirmación evidente… Para ellos. Quizá porque no se encontraban trabajando, quizá porque pasaban diez o quince minutos en la oficina y luego se marchaban durante años. El caso es que estaban tan seguros de su certeza que no daban crédito a mi negativa, y casi nunca entendían la explicaciones que les ofrecía.

Total no te cuesta nadaSiempre se daba cuando querían hacer un carné (o más) sin cita y recibían una negativa o pegas por mi parte (si los hacía sin más obviamente no decían nada). La frase en cuestión era: Házmelo, total no te cuesta nada. ¿Que no me cuesta nada hacer un DNI? ¿Y los quince minutos que estaba con cada uno (ellos incluidos) qué? Que se fueran a un microondas, lo pusieran quince minutos y no se separaran de él, ahí iban a ver si era algo o no. Además, si fuera cuestión de segundos, no les llegaría a sentar siquiera, les atendería de pie porque tardaríamos menos.

El problema es que la gente, por lo general, tiene más cara que espalda, y no se para a pensar en el prójimo. Los que me decían eso sabían que los carnés se hacían con una lista de citados, y nunca comprendí por qué debía atenderles a ellos en lugar del siguiente en la lista. Yo les explicaba lo de la cita, lo del cuarto de hora, que si había problemas me hacían trabajar de más, que los citados podrían enfadarse por meter a gente delante… Aun así muchos seguían insistiendo, con sentencias en las que querían decir que si no lo hacía era porque no me daba la gana. De todas formas ellos se iban a ir en breve y la daba igual todo lo demás si conseguían su objetivo.

Y era en ese momento cuando utilizaba una frase infalible, pues ya no me decían más veces que se lo hiciera: “Mire, yo tengo que estar haciendo DNI y me da igual hacérselo a uno o a otro. Si quiere que se lo haga a usted, a uno de los citados no le atenderé. Vaya a toda esa gente y les dice que aunque estén citados usted es más persona que ellos y que uno de ellos sobra“.

Todas las cosas de cualquier trabajo cuestan, y tienen sus consecuencias. Las mías, aunque fuera hacer un simple DNI, también. Pero siempre me llamó la atención – supongo que porque hay cosas a las que uno nunca se acostumbra – ser el que menos supiera de mi trabajo.


Si te gusta lo que escribo y quieres comprar mi libro, puedes hacerte con una copia en PDF por solo 1 euro pinchando en estas letras, o con una en papel por 8 euros pinchando en estas otras letras.

Anuncios

25 comentarios en “No te cuesta nada

  1. (…) Vaya a toda esa gente y les dice que aunque estén citados usted es más persona que ellos y que uno de ellos sobra“.

    Muy grande, humana y verdadera tu ‘frase’, pensamiento Oscar. Hay demasiadas costumbres que no son tal; han sido simplemente adaptadas y utilizadas para el bien propio. 😉

    Es un verdadero placer leerte, se necesita aire como el tuyo. Besos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias por tus palabras Loli!! Lo que no sé es cómo nunca nadie me puso una reclamación por decirles eso… Quizá porque lo decía serio pero sonriendo. La verdad es que sí, y el problema es ese, que prima siempre el bien propio sobre el resto. Y es un poco triste a veces… Besitos!!

      Le gusta a 1 persona

  2. Tu eras amable. Yo lo intentaba, pero ya de guasa he llegado a decir alguna vez “mire, es muy fácil, mate a alguien y ocupe su lugar”.
    Es difícil recibir un no. Y por eso se intenta dar lástima. Pero también es difícil decir no y eso lo tenemos que aprender. Eso sí como decía un expresidente “sin acritud”.

    Besitos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias por tu comentario Hilaria! Tú también eres amable si te lo proponías. La gente estaba encantada contigo y la del bipolar solo te quería a ti, je je. El problema es que la gente no se da cuenta que decir que no también cuesta. Y volvemos a lo de siempre: falta de empatía. Besitos

      Me gusta

  3. Acabo de tener un deja vu contigo jajaj. Yo he trabajado siempre de cara al público, recuerdo hace años, en un restaurante atendiendo a los comensales. Ya había varias mesas sentadas y llega una de cuatro personas y uno de los hombres todo el rato llamándome, pidiéndome cosas, exigiendo sus platos etc. Le dije que cuando su comida estuviera lista se la llevaría y mientras, atenderia a los demás. Me contesto de malas maneras que había pagado por un servicio y que lo estaba exigiendo. Así que me di la vuelta y levantándo voz le dije algo parecido a lo que tu dijiste, le dije que yo no tenía ningún problema en atender exclusivamente su mesa y que los demás esperasen, siempre y cuando fuese el quien les dijese que yo no iba a poder atenderles hasta que acabasen ellos. Los demás rápidamente miraron a ver quien era, y ese hombre bajó la cabeza y no volvió a decir nada. A veces me dan ganas de poner una raya en el suelo como en el banco: espere su turno.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias por tus comentarios! Y sigues trabajando de cara al público? Yo creo que según qué sitios es muy sacrificado. De hecho un restaurante tiene que ser muy duro. Hay mucha gente desagradable como ese señor del que hablas. Que pagan por un servicio y no saben que es porque el servicio sea bueno, no exclusivo. No pagan por la exclusividad de que estés cien él únicamente. Menudo bar sería, iría a la quiebra… Bueno, tu decisión es de muy buena persona, conozco a uno que habría dicho “a veces me dan ganas de escupirle a alguno en el plato”. Seguro que eras una camarera super agradable. A ver si por eso no te dejaba tranquila!

      Me gusta

      1. jeje pero aún..ahora ya no es que trabaje,es que soy autónoma y el negocio es propio jajaja. Que se le va a hacer,no me libro. Tenemos un pequeño hotel así que suma el restaurante a las habitaciones,a veces quieres matar a tus clientes.

        Le gusta a 1 persona

        1. Ja ja, pobre, no me extraña… Los clientes en un hotel son lo peor o lo muy peor. Algunos de creen que tienen derecho a ser tratados como si fueran importantes… Paciencia hija… Y aleja los cuchillos, je je

          Me gusta

  4. Por cierto… Que ya que estoy, pues te lo cuento también jajaj. Cuando fui a hacerme el pasaporte, llevábamos cita previa. Llegamos y la chica que hacían los pasaportes había salido. No teníamos mucho tiempo pero tocaba esperar. Y no venía,y pasó una hora cuando por fin vino. Al llegar le dice un compañero que estábamos esperando y dice ella deja que me haga un café que no tardo y le dijimos que no podíamos esperar más, que teníamos un negocio y nos dice: hija pues para otra vez pides cita, demasiado favor te hago de atenderte sin ella. Y entonces le dije que mirase el papel y viera que teníamos cita para hacia una hora. Se quedó muda,pero ni una disculpa. (eso sí, las veces que he ido a renovar el día, muy bien jejej)

    Me gusta

    1. Cada vez que veo una cosa como la que me cuentas me hierve la sangre. Porque luego tenemos la fama que tenemos. Una hora? Será sinvergüenza la tía! Pase que se pensara que no había gente con cita, un error cualquiera lo tiene. Pero una hora y un café después? Cicuta le daba yo a la tipa. Y de los demás nadie podía hacerte el pasaporte? Se les rompían las uñas? Qué asco me dan algunos, de verdad. Y mucho aguante tuviste, tendrías que haberle puesto una reclamación. Si te vuelve a pasar algo así, a los 15 minutos intenta ponerla. Como tienes cita y la tía o el tío están por ahí, tienes la razón de sobra. Y verás como aparecen varios que se encargan de ayudarte. Qué triste, de veras. Gracias por compartir tu historia!

      Me gusta

      1. Pues la verdad no lo pregunté, no nos gusta armar escándalo,preferimos ser pacientes para evitar que luego la tomen con nosotros jaja. Por lo que vimos, creo que era una para los pasaportes y los demás para los dni, y me imagino que si nos lo hubiera hecho otro, le habríamos quitado la cita a alguien. Yo lo que pienso es que ella al no ver a nadie para el pasaporte,se fue a hacer sus compras. Es una ciudad pequeña, no solemos coincidir muchos alli jeje. Yo quizás me hubiese quejado,pero mi marido es Don santa paciencia y jamás me deja quejarme..ni si quiera hace dos semanas cuando en 3 horas no nos habían atendido en el hospital con el niño. ¡Hombres!

        Le gusta a 1 persona

        1. Ja ja, tampoco es ponerse a gritar y agitar las sillas (que también la hay). Seguro que tú tienes las formas lo suficientemente buenas como para pedir que alguien te atienda o como para pedir la hoja de reclamaciones, je je. Me he dado cuenta de que lo importante es decir las cosas con una sonrisa en la boca. Así duelen menos. A nosotros nos da más vergüenza por norma general. Somos más conformistas. Lo de quitar la cita es cuando no tienes. Teniendo, no se la habrías quitado a nadie. Tú tenías! Te puedes ir de compras, pero una hora… 3 horas con el niño? Por Dios, tienes que recoger firmas para que cambien a los funcionarios de tu ciudad…

          Le gusta a 1 persona

          1. jajaja hombre, por lo general en el hospital atienden muy rápido,de hecho tuve que ir yo por mi, la semana siguiente y me pasaron nada mas llegar. Creo que fue por que íbamos por fiebre y no le dieron importancia.Al final me fui y lo lleve al día siguiente a mi medico: otitis.La madre que los p…piiii!
            Yo procuro sonreir hasta cuando me quejo.Por experiencia, aqui cuando un cliente me exige algo de malas maneras,no se me pone en las narices dárselo (cambio de habitacion,una superior,trato especial etc) pero si me lo dicen bien y educadamente, si puedo,se lo hago. Así que por si acaso, yo siempre con una sonrisa, no me encuentre con un clon mio por ahí jeje.

            Le gusta a 1 persona

            1. Ja ja. Pero si eres una Santa! En un niño pequeño la fiebre siempre es importante porque no se sabe de qué puede venir. A no ser que haya fracturas o hemorragias esperando…

              Me gusta

            2. Ja ja. Pero si eres una Santa! En un niño pequeño la fiebre siempre es importante porque no se sabe de qué puede venir. A no ser que haya fracturas Óscar hemorragias esperando…

              Me gusta

  5. Desgraciadamente, Óscar, en los trabajos, todos saben más que uno mismo -o creen que lo saben-. No se ponen en el lugar de los demás y, por estar realizando un servicio público, creen que tienen derecho a todo cuando en realidad hay unas normas. Un día nos tenemos que intercambiar post a ver quien ha aguantado más la tabarra 😉

    Le gusta a 1 persona

¡Cuéntame lo que quieras!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s