¿Y la webcam?

Hay personas que llegan a mi puesto de trabajo convencidas de algo, imagino que por algún recuerdo que tienen en el subconsciente. O porque hacen como mi padre y se repiten a sí mismos un pensamiento falso tantas veces, que se acaban convenciendo de que es cierto.

Muchos ciudadanos, cuando les pido la foto, me responden de forma similar: “Pero, vosotros hacéis la foto aquí, ¿no?“. Hay variantes como “A mí me dijeron que hacíais la foto aquí“, o “A mí la última vez me hicieron la foto con una webcam que teníais ahí, encima del monitor“. Una webcam encima del monitor… Por momentos pienso que el ciudadano en cuestión ha estado en mi habitación renovándose el carné, pero luego concluyo que es imposible. Yo no tengo máquina para coger huellas en casa. El caso es que me resulta llamativo que recuerden incluso dónde se encontraba la cámara con la que les hacían la foto, teniendo en cuenta que en los últimos 30 años no ha habido ninguna en mi oficina…

Cuando les digo que no tenemos cámara (ojalá, eso nos evitaría muchos problemas con este tema) y que nunca hemos tenido, algunos incluso me lo rebaten asegurándome que antes sí había. Lo que no piensan es que si fuera cierto (antes teníamos y ahora no), significaría que habría algún problema con ese tipo de fotos (con lo que no tendría sentido hacerlo más así), o que hemos ido a peor en la Administración y después de gastar dinero en ellas se han eliminado, cosa que es más creíble pero que aún no se ha dado. Otros me concluyen que la vez anterior se hicieron allí la foto. Así que sólo puedo decirles que si es así, tuvo que ser con una matrícula y en otra planta, pero que esa foto no era precisamente para el DNI.

A pesar de todo, la gente acaba haciéndose la foto para renovarse el carné, porque saben que sin ella no podré hacerles nada… a menos que quieran llevar una mía.


¿Quieres leer la entrada original? Puedes hacerlo en la versión electrónica del libro, por sólo 1 euro (menos de lo que cuesta una caña), o en la versión en papel, por sólo 8 euros (menos de lo que cuesta una pizza mediana).