Entrevista – Pensando en la oscuridad con Henar

La Relatadura

La RelataduraTras más de un año de blog, ha llegado el día en el que voy a rendir homenaje al nombre del mismo. Voy a contar una historia, una historia tras un DNI, con nombre, apellidos y número. Pero no serán revelados, no hay necesidad. Si hace unas semanas os recordaba que un gran amigo me entrevistaba por la autoedición de mi libro, hoy es el turno de un servidor hacer de entrevistador por algo similar. La historia que vengo a contar es la de una chica con un sueño: ser escritora. Y para ello un día hizo lo que mejor sabe hacer, que es escribir. Plasmó sus historias en un blog, al que decidió llamar Pensando en la oscuridad. Hace unos meses hablé aquí mismo de él. Después decidió que era el momento de dar un paso más y escribir un libro. Un libro que recogiera sus 100 mejores relatos. Y hoy la tenemos aquí para que nos hable de su libro, porque ella ha venido aquí a hablar de su libro, y si no habla de su libro, se levanta y se va. Y queremos que se quede, que aún no hemos empezado.

– Hola Henar, bienvenida. ¿Ser escritor es algo que se lleva dentro? ¿Cuándo descubriste que querías ser escritora?

Hola Óscar. Entras al tema rápido… Dame un poco de conversación para librarme de la tensión o algo. Bienvenida y ¡hala! Ten dos preguntas. Antes de responder supongo que debo darte las gracias por insistir en hacerme esta entrevista. ¡Gracias!
Y ahora: ¿Ser escritor es algo que se lleva dentro? Bueno, desde mi humilde opinión creo que sí. De hecho pienso que todos llevamos uno. Es el que sale al contar una anécdota a alguien, cuando mentimos, cuando soñamos… Y yo soñé que era escritora. Literal, estaba dormida y en mi sueño escribía un libro. Luego solo fue ponerse a ello. Entonces descubrí que me gustaba.

– Hiciste un gran descubrimiento, y los que apreciamos la buena lectura te lo agradecemos. Te diste a conocer con el blog Pensando en la oscuridad, donde empezaste hace casi un año. ¿Qué recuerdas de aquellas primeras entradas?

No le hagas tan viejo a mi blog, que está un poco susceptible. Casi un año… Cómo corre el tiempo, pero sí, soy capaz de recordar que en esos primeros pasos era mucho más insegura. Casi estaba empezando a escribir, no me había leído mucha gente y quizá me asustaba que fueran crueles, que alguien apareciera y me dijera que no valía para ello. Resultó ser al contrario.

– Sin embargo, aunque todos se daban cuenta de que valías para ello, llegó un momento en que tu estilo cambió. ¿Por qué decidiste dejar de hablar de ti para escribir relatos?

Si escribes durante un tiempo es inevitable que tu estilo cambie, al menos eso creo. Sí, me doy cuenta, no me mires así, sé que es una respuesta evasiva.

– Hablemos de tu primer libro. Se llama La Relatadura y en un mes ha conseguido más de 200 descargas. ¿Te imaginabas esta aceptación tan buena?

Ni un poco, no, para nada. Sí esperaba que mi familia lo descargara, un par de amigos y ya. Así estoy de feliz ahora, todavía intentando creerlo. ¿No seguiré soñando?

– No, no es un sueño. Es una muy buena obra, y una buena obra tiene precisamente eso, muchas descargas. El libro es un conjunto de tus 100 mejores relatos. ¿Puedes decirnos qué tipo de relatos vamos a encontrar en él?

Pues además de ese cambio de estilo que mencionas, también se puede encontrar una gran variedad de géneros. Es lo que pasa cuando se empieza. Te sientes como un niño el primer día que entra en una tienda de golosinas y quieres probarlo todo.

– Yo que lo he leído puedo decir que se trata de una mezcla muy bien llevada, ¿con cuál de estos géneros te sientes más cómoda cuando escribes?

Cómoda con todos, creo que es imprescindible a la hora de escribir, pero digamos que disfruto más con los que tienen su humor por retorcido que sea. Si consigo sacarme una carcajada, siento que ya he hecho mi trabajo con el resto.

– Lo bueno es que también se la consigues sacar al lector, y eso en ocasiones no es fácil. Yo me declaré fan incondicional de los giros que dabas en la última frase en muchos de tus relatos. ¿Te resulta complicado hacer creer a la gente algo que en realidad no es?

Después de un tiempo la gente se vuelve desconfiada y busca ese giro, no creas. ¿Si es difícil? A veces me engaño hasta a mí, pero no soy quien para contestar esa pregunta. ¿Te paso el número de alguno de mis seguidores?

– Me parece bien, lo podemos hablar cuando acabemos la entrevista… Has dicho más de una vez que en tus relatos hay una constante que es la muerte, algo que tarde a temprano nos acaba visitando a todos. ¿Te cuesta escribir sobre ella?

Me cuesta desprenderme de ella. Lo intento, lo prometo. No sé por qué me viene tanto a la mente a la hora de escribir. Quizá por lo que dices o porque prefiero reírme de ella a temerla.

– ¿Qué sentiste cuando viste tu primer libro acabado y a la venta? ¿Y cuando lo tuviste en tus manos?

Es difícil de describir. Cuando llevas tiempo trabajando en algo y lo has terminado y lo palpas, y lo hueles, y te ves, y no lo chupas porque no quieres que la saliva lo dañe, es una gozada. Casi abrazo al tipo de SEUR que trajo el paquete.

– No es para menos, esa sensación hay que vivirla. Para tu primer libro te has decidido por la autoedición. ¿Fue tu primera decisión o intentaste primero que alguien te lo editara?

La primera, sí. Ni se me pasó por la cabeza que una editorial quisiera algo que ya está publicado en Internet de forma gratuita. ¿Y si me hace borrarlo del blog? Con la de recuerdos que tengo con la gente que me comenta… No sé.

– Tal y como está la economía actualmente, ¿es complicado que alguien te edite un libro? ¿Reporta los suficientes beneficios a los escritores noveles?

Los noveles siempre lo vamos a tener difícil a la hora de que una editorial se moleste en fijarse en nosotros. Soy un poco pesimista, tal vez. Pero algo me dice que escribir hoy en día no es un negocio si no tienes un nombre. Por lo cual a cualquiera le diría que no se va a hacer rico si escribe un libro. Pero de esperanzas se vive, ¿no?

– Quiero pensar que todos los que ahora son famosos empezaron siendo desconocidos, y que tú puedes tener también tu oportunidad. Para ello, ¿qué otros proyectos tienes en mente?

Mi mente es inquieta. Te puedo hablar del primer libro que escribí antes de abrir el blog y que está en modo repaso, o de la continuación de ese libro que se aparcó y en un garaje está cogiendo polvo. Puedo hablarte de otro libro de relatos más extensos que va a cámara lenta o de la segunda parte de La Relatadura, pero no lo voy a hacer porque aún no sé cuándo verán la luz.

– Cuatro proyectos, a cuál más interesante… Por último, para terminar, queremos que nos digas dónde y cómo podemos conseguir el libro que ya tienes publicado para poder disfrutarlo.

¿Ya hemos terminado? Pues no ha sido tan duro como creía.
Bien. Se puede encontrar en Bubok, pinchando sobre estas letras, tanto en PDF (de forma gratuita), como en papel.

– Henar, ha sido un placer tenerte hoy aquí. Te deseo el mayor de los éxitos con este libro, y con los siguientes.

Para quien no lo haya hecho ya, desde aquí le recomiendo que se haga con una copia de “La Relatadura”, un libro entretenido, fácil de leer, que no aburre, que no cansa, y que engancha desde la primera página. Además, no tiene un final feliz; tiene cien.

Si queréis compartir esta entrada tan sólo tenéis que utilizar los botones que hay a continuación. Seguramente vuestros amigos también quieren leer este buen libro.

Medidas preventivas

Mi primera colaboración en uno de los mejores blogs que he tenido ocasión de visitar. Un orgullo, una satisfacción, un honor que Henar me ceda uno de sus magníficos huecos para publicar uno de mis relatos.

PENSANDO EN LA OSCURIDAD

Antes de dejaros con el relato que hay a continuación, tengo que aclarar que no es mío y que estoy feliz porque significa que me lo he currado lo suficiente como para lograr que alguien haga mi “trabajo”. En el fondo no he hecho tanto, le dije a Oscar que si quería colaborar para mí y me dijo que sí, que me honraría con su estilo. Lo de la honra no me lo dijo, pero es cierto. Honrada me siento porque este ESCRITOR (con mayúsculas) me haya dejado publicar algo suyo, algo que bien podría haber publicado en su blog, Historias tras tu DNI, del que me he vuelto adepta y asidua por la calidad de éste. Sin más, ahí va:


Laboratorio 2 - digital.bl.fcen.uba.ar

Abrí los ojos y levanté la cabeza asustado. No recordaba cómo había llegado allí. Era una sala de paredes blancas con carteles ininteligibles y extrañas formas en ellos…

Ver la entrada original 454 palabras más