Feliz Navidad

Sé que hoy hay poca gente activa. Es un día en el que quien no está de vacaciones reales, lo está de vacaciones blogueras. Y quien no está de vacaciones, bastante tiene con el jaleo de la casa, la familia, las cenas, los regalos, los adornos, los trajes, las fiestas, los villancicos, las rencillas…

Estos días es un no parar para casi todos. Sé que habrá menos trasiego de lo normal, así que no sé si cerrar. De momento, que paséis una Feliz Navidad. La Nochebuena ya pasó, espero que la hayáis disfrutado.

Nochebuena y Nochevieja

El paso del tiempo cambia en las personas la forma de ver las cosas. Una de ellas es la percepción de las noches señaladas de las fiestas que dejamos atrás hace solo unas semanas: Nochebuena y Nochevieja. No hace tanto que desde el final del verano esperaba con ilusión que llegase la Navidad. No ya por las vacaciones, que también, sino por las grandes fiestas del 24 y el 31. Sobre todo de ésta.

El 24 siempre fue más familiar, pero las campanadas del 31 daban paso a una larga noche de fiesta que cada año se vivía como distinta, y no solo porque diera paso a un año diferente cada vez. Esa noche era la única en todo el año en la cual se podía hablar con todo el mundo, se le conociera o no, ya que el 100% de las personas a las que se les decía “Feliz Año Nuevo“, respondía como mínimo con un “Igualmente“. Y encima esta ‘conversación’ se hacía entre sonrisas. Hablar con alguien a quien no se conoce de nada y que responda sonriendo, un 20 de Mayo por ejemplo, es impensable. Siempre habrá algo que no se produzca, la respuesta, la sonrisa o ambas cosas. Eso si no acaban pensando algo como “Será idiota el borracho este…

Con el paso de los años estas fiestas para mí ya no son lo que eran, y van quedando como días iguales que otros en el calendario, con la salvedad de que el 1 de enero se cambia de año, algo que mi cerebro no asimila hasta unos meses después. Estas noches acaban pasando de forma entretenida en el mejor de los casos, que es cuando se cuenta con una familia bien avenida. Si se trata de una con roces entre sus miembros, de lo único que se tienen ganas es de acabar la reunión cuanto antes. Si es posible antes de escuchar el discurso del Rey o de que den las campanadas (los que tengan la suerte de verlas). La verdad es que es una pena, porque cuando uno es más joven eso no pasa, todo está bien. No hay discusiones, problemas, malas caras… Todo se soluciona con una partida al bingo, al dominó o a las cartas. Es como si los problemas no fueran con uno.

Yo de momento las disfruto, sin excesos, porque uno tiene cierta edad y los niños pequeños tampoco me los permiten, pero de momento no son un lastre, sino más bien todo lo contrario. Me agrada pasar una con mi familia real y otra con mi familia adoptiva. En ambas hay cosas que, de momento, las hacen especiales.


Si te gusta lo que escribo y quieres comprar mi libro, puedes hacerte con una copia en PDF por solo 1 euro pinchando en estas letras, o con una en papel por 8 euros pinchando en estas otras letras.

Vacaciones de Navidad

Llegan las vacaciones de Navidad. Este es un periodo de tiempo particularmente frío para mí, que vengo de playa. Lo intento llevar como puedo, pensando en las vacaciones de verano, que son las que realmente disfruto. Estas también las disfruto, pero de otra forma. En las que ahora llegan lo que más se agradece es que siempre se cogen regalos, bien por parte de los Reyes Magos, bien por parte de Papá Noel, bien por parte de ambos (esto sólo para los que se han portado verdaderamente bien durante el año). Y que se disfruta mucho de las fiestas de Nochevieja y Año Nuevo, Nochebuena y Navidad con amigos y familia.

Os dejaré casi totalmente libres de entradas durante estas semanas para que disfrutéis de estos días, de las vacaciones, de los vuestros, de la familia, de los amigos, de la nieve, de la decoración navideña, de la ciudad acicalada con iluminación de todo tipo, del árbol, de los regalos, de los juguetes, de la ropa, de la fiesta, de las congregaciones alrededor de la mesa en comidas y cenas, del turrón, de los mazapanes, de los villancicos, del discurso del Rey (que este año será estreno), del especial de Nochevieja, de las campanadas, de las uvas, del sorteo de Navidad, del sorteo del Niño, del “lo importante es que tengamos salud“, de los distintos belenes, y de tantas y tantas cosas más que tiene la Navidad.

Son muchas, quizá demasiadas para tan pocos días, así que espero que tengáis tiempo suficiente para disfrutar como es debido de todas y cada una de ellas. Por lo pronto, que tengáis una Feliz Navidad.


Si te gusta lo que escribo y quieres comprar mi libro, puedes hacerte con una copia en PDF por solo 1 euro pinchando en estas letras, o con una en papel por 8 euros pinchando en estas otras letras.