¿Cuánto dura una llamada perdida?

Las cosas han cambiado mucho en muy poco tiempo. Hace tan sólo unos años, las llamadas telefónicas eran algo con un coste bastante elevado, y las compañías de telefonía tenían que ingeniárselas para conseguir nuevos clientes haciendo ofertas de llamadas entre teléfonos. ¿Quién no tuvo alguna vez un Dúo de Amena para hablar con esa persona tan importante? ¿Quién no se hizo de Airtel con sus amigos para tener además del Dúo un grupo de Qtal?

Sin embargo, las tarifas telefónicas han ido variando mucho en estos últimos años, y ahora además de pagar bastante más, se nos ofrecen más servicios, como conexión a internet para poder hacer prácticamente cualquier cosa y llamadas ilimitadas (o con tantos minutos que es como si fueran ilimitadas). Aun así, todavía hay gente que se resiste a cambiar a estas nuevas tarifas del “Todo incluido y que no valen lo que cuestan. Y esas personas quizá sigan utilizando un recurso que yo utilicé durante años y que sirvió para generar distintos tipos de bulos (como que cobraban por hacerlo): Hacer una llamada perdida (o dar un toque, o dar un tono, o hacer un llama-cuelga, tuvo montones de derivaciones). Pero a mí me quedó una duda entonces, que a día de hoy sigo sin tener demasiado clara. ¿Cuánto dura una llamada perdida?

Llamada perdidaEn muchas ocasiones para quedar mi amigo y yo utilizábamos el recurso: “Cuando estemos listos nos hacemos una perdida y cuando la haga el último vamos al punto de encuentro“. La cuestión es, ¿hasta cuándo hay que dejar sonando el teléfono? ¿Un tono, dos tonos, tres? El problema común era el que daba lugar a una conversación similar a la siguiente:

– Es que no lo has dejado apenas sonar y no lo he oído.
– Es que si lo dejo más tonos me lo cazas creyendo que quiero contarte algo importante y en dos noches me quedo sin saldo.
– Pero es que una perdida tiene que durar algo más, porque si no, no lo oigo y hasta que no miro el móvil…

Y en esas estábamos. Y estoy a día de hoy. Cuando le digo a alguien que no tiene tarifa plana que me avise con una perdida, me entra la duda. ¿Lo dejará sonar lo suficiente como para que me entere? Si lo deja mucho rato, ¿será porque quiere que se lo coja? Si lo dejo colgar, ¿me volverá a llamar si quiere algo? ¿Tendría que llamarle yo? Si lo deja sólo una micronésima de segundo, ¿querrá decir que se ha equivocado? ¿Es la llamada perdida lo que me está haciendo aunque sea muy corta? Al final acabábamos intentando ponerle soluciones como “llama hasta que yo te cuelgue”, pero eso implicaba ir con el móvil a todas partes, y justo cuando lo dejabas en algún sitio, el aparato empezaba a sonar, y sonar, y sonar…

– ¿Pero no me has dicho que me ibas a colgar?
– Sí, pero es que ni ir al baño puedo, tío, eres de un oportuno…
– Pues vamos a tener que hacerlo de otra forma, la próxima vez quedamos como siempre.

Diez años después espero que alguien me saque de la duda. ¿A ti también te ha pasado? ¿Utilizabas las llamadas perdidas para comunicarte? ¿Te cogieron muchas veces el teléfono? ¿Te resultaron útiles? ¿Cuánto dura una llamada perdida?