Frases de la lotería

Dos son las frases típicas que más escuché ayer con motivo del sorteo de lotería de Navidad, el más importante del año junto con el del Niño por premios y repercusión. Y cada una de ellas correspondía a uno de los dos grandes grupos que dejan estos sorteos: ganadores y perdedores.

La primera, estandarte de los que tienen la fortuna de formar el primer grupo, es casi siempre la respuesta cuando los reporteros de turno preguntan qué van a hacer con el dinero del premio: “voy a tapar agujeros”. Todos los años me pregunto lo mismo. ¿En qué clase de casa viven esos afortunados, en un queso Emmental? Quizá es que para que toque la lotería hay que pedirle la tuneladora a Gallardón o tener montones de deudas. Aunque yo casi prefiero concienciarme de que no me va a tocar antes que ponerme a buscar el Gordo llenando mi casa de taladros. Que esa es otra… ¿por qué esa gente no tapa sus agujeros con cemento, como todo el mundo? ¿Se quedan mejor si ponen billetes de 50? O lo mismo son gente altruista y se van a dedicar a tapar los agujeros de la calle, que son unos cuantos…

Loteria 2La segunda, escuchada prácticamente por todos los rincones del país, se encuentra en la boca de los que no han conseguido aparecer en las listas de los premiados: “lo importante es tener salud”. ¿Qué clase de conformismo es ese? ¿Acaso se piensan que los premiados van a coger una neumonía de la que no van a conseguir salir? ¿O creen que van a tener un accidente por haber resultado premiados? Y los que no tienen ni el premio ni gozan de buena salud, ¿qué consuelo les queda, ahorcarse? Lo importante no es tener salud, no nos equivoquemos. Lo importante es poder tener suficiente dinero para seguir comprando décimos para el sorteo del año siguiente. Si fuera lo primero, nadie volvería a jugar al año siguiente. Lo primordial ya no sería resultar premiado en el sorteo de Navidad, sino poder subir y bajar escaleras sin resentirse, y el dinero de la lotería lo destinaría a mejorar su salud.

Y aunque un año más me seguiré conformando con tener la suficiente salud para poder comprar más lotería para el sorteo de 2016, tengo claro que como un año me toque no voy a tapar agujeros con el dinero del premio. Lo que haré será quitarle definitivamente al banco la casa donde vivo para quedármela yo.

¿Y tú qué harías si te tocara la lotería? ¿Taparías agujeros? ¿Te irías de viaje? ¿Dejarías de trabajar? ¿Te comprarías una isla? Y si te ha tocado, ¿qué vas a hacer?