Minirelato: La amistad

Amigos

Mejores AmigosHace unas semanas hubo un concurso de relatos en el que no podía participar por no cumplir uno de los requisitos de esos que no se suelen dar: ser familiar de un empleado de la compañía que lo organizaba. Como casi nunca pasa, mi cerebro lo obvió al leerlo en las bases (aunque parezca mentira leí, y con esto se concluye que en el colegio siempre suspendía comprensión lectora). Cuando participé y lo comuniqué en las redes sociales, mi familiar me dijo que no podía ganar aunque quisiera porque era miembro del jurado. Así que supongo que pasarán de mi relato y lo podré compartir aquí sin problemas. Tenía que versar sobre la amistad y su longitud no podía exceder de las cien palabras. Aquí os lo dejo. Espero que os guste.

AMIGOS DE SANGRE

Nos conocemos desde el colegio. La conexión que tenemos consigue que no necesitemos escucharnos para entender lo que nos estamos diciendo. La afinidad que existe entre nosotros procura que no sea necesario hablar para decirnos las cosas. Con realizarnos un simple gesto sabemos perfectamente qué es lo que el otro necesita. Con dedicarnos una mirada somos capaces de adivinar qué le ocurre al otro, cualquiera que sea el problema que nos preocupe. Un abrazo entre nosotros genera un estado de sosiego en el que cualquier problema desaparece. Somos amigos, pero el mundo siempre pensó que éramos hermanos.