300

¡Espartanos! ¿Cuál es vuestro oficio? Cualquiera que haya visto la película responderá mentalmente o hablándole al monitor con un “AUU AUU AUU” (no, no son aullidos, son gritos de guerra). Pero no. Afortunadamente, vuestro oficio es seguir blogs, en concreto el mío. Por eso estáis aquí leyendo esta entrada. Por eso he llegado a la cifra de, nada más y nada menos, ¡¡ 300 seguidores !! Y es que esto no es Esparta, pero se le parece. Porque tiene a las 300 personas más sensacionales detrás (bueno, quizá son alguna menos, me lo chivan las visitas), pero al menos 300 han tenido a bien seguir mi blog. Otra cosa es que lo lean a menudo, que eso es harina de otro costal. Pero ahí tienen su lector de WordPress, plagado de mis entradas cada vez que publico.

Y eso, quieras que no, alegra. Pero alegra mucho más los que leen cada entrada, los que le dan a “Me gusta” después de haber pasado por todas las palabras anteriores, los que invierten su tiempo en dejarme algún comentario. Esos son los que más me hacen sonreír, los que hacen que tenga ilusión por escribir, por sacar tiempo que es lo que últimamente me falta para tener una entrada lista. Son los que hacen que esto merezca la pena. Porque muchos, además, me dan su cariño y su reconocimiento. Y entre todos habéis conseguido que mi humilde blog haya llegado a las 31.000 visitas. ¡Qué pasada! Estoy que no quepo en mí de contento.

300El seguidor número 300 ha sido La brújula, cuyo blog podéis visitar pinchando al principio de la frase, abre con la cabecera de “Lo esencial es invisible para los ojos”. De entrada, pinta bien. Pero adentrarse en sus citas, opiniones y poesías pinta aún mejor. No os perdáis su opinión sobre los Papeles de Panamá que están en boca de todos estos días.

Gracias por seguirme, por leerme, por dedicarme vuestro tiempo, vuestros momentos de afición. Gracias por estar ahí independientemente del tiempo que pase entre entrada y entrada. Gracias por pensar que puedo servir para distraeros, alegraros o entreteneros. Espero no defraudaros.