Viaje del viernes #29

Hay profesiones que son totalmente opuestas a la de ser un funcionario raso. Una de ellas es la de Notario. A un señor notario se le respeta, se le hace caso, se le obedece, y no se le contradice. Ni siquiera se le falta al respeto ni se discute lo que cuenta, por muy descabellado que parezca. Sin embargo, hay veces que los pobres se equivocan y es el momento de decirles que lo están haciendo, porque no pueden pedir cosas imposibles por mucho que quieran. En nuestra mano está saber hacerles ver lo correcto.

Soy consciente del hecho: si uno nace en un país y vive durante 30 años en él, acaba pensando que es de allí… aunque no lo sea. Si un matrimonio español (los dos o uno de los integrantes al menos) abandona España instalándose en otro país, tienen y crían a sus hijos en él, y sólo vuelven a España de vacaciones, ¿qué pueden pensar los hijos? Pues si se trata de una familia poco comunicativa, pensarán que son del país donde han vivido toda su vida. Independientemente de que tengan un pasaporte español.

Dicho sea de paso, me parece el colmo de lo paradójico pensar que uno es extranjero teniendo un documento identificativo español. ¿Qué es lo que hace a uno pensar eso? ¿Haber vivido fuera toda su vida? ¿Hablar español con acento? ¿Saber más cosas del país donde residen que de España? Con todo esto, no es raro (y cuando digo que no es raro es porque en un año me ha ocurrido dos veces) que un buen día llegue una persona hasta mi mesa y me diga:

– Buenos días, venía a hacerme un NIE. Es que me lo ha pedido el notario para el tema de una herencia.
– ¿Pero quiere usted la tarjeta de residencia?
– No, el notario me ha pedido sólo el NIE.
– ¿Pero qué necesita usted exactamente, el número? ¿Vive usted aquí?
– No, yo vivo fuera.
– Entonces es sólo el número. Déjeme su DNI o pasaporte.
– Tome el DNI. Y el pasaporte se lo doy ahora mismo.
– No me hace falta, con el carné ya me vale.
– No, que me lo he traído también por si acaso. Tome.
– Disculpe, señora… Este pasaporte es español.
– Claro que sí.
– ¿Cómo que claro que sí? ¿Usted qué nacionalidad tiene?
– Pues española.
– Y si usted es española, ¿para qué quiere un NIE?
– Porque me lo ha pedido el notario.
– Pero es que yo no le puedo dar un NIE, que es un número para extranjeros, a un ciudadano español… Como mucho le podemos hacer el DNI.
– ¡Pero es que el notario me dice que sin NIE no puedo hacer lo de la herencia!
– ¿El notario sabe que usted es española? ¿Usted se lo ha dicho? ¿Le ha enseñado su pasaporte español?
– No se lo he enseñado, no.
– Es que si el hombre ha visto la tarjeta de residencia del país donde reside, que no es el carné de identidad de allí aunque usted me lo haya dado como si lo fuera, lo mismo se piensa que no es española. Vaya usted al notario, dígale que es española y que le tramite la herencia con su pasaporte. Y si no, obtenga un DNI para ello.

Toda su argumentación se basa en que se lo ha pedido el notario. Si un día a los notarios les da por pedir un deportivo descapotable para empezar a tramitar las cosas, se dispara la venta de coches. Espero que no se den cuenta del filón que tienen estos señores. ¿Cómo es posible que la mujer no sepa qué nacionalidad tiene? Y lo que es peor… ¿cómo es posible que sus hermanos y hermanas tampoco lo sepan? ¿Tan distanciada está la familia? ¿Han quedado sólo para cobrar y luego volverán a no verse? Me pregunto si cuando España gana algún campeonato en algún deporte, también cantan “Yo soy español, español, español“.

Anuncios

53 comentarios en “Viaje del viernes #29

    1. Pues que lo pregunte en el notario y así igual se entera de que es española… Será mi curiosidad, pero cuando me piden un papel que me suena a chino pregunto qué es y para qué sirve, no vaya a ser que lo tenga y yo le llame de otra forma…

      Le gusta a 1 persona

    1. Jajaja, ya te digo, el notario es que es pedir y se le cierra la boca dándole lo que piede, aunque haya que ir a Tumbuctú en bicicleta. En cambio, cuando yo pedía unas fotos más recientes, me liaban la de dios… Un abrazo

      Me gusta

    1. Es lo triste de algunas personas que creen que el notario por el hecho de ser notario es una especie de Dios con patas, y que un funcionario con la fama que tiene lo normal es que pida cosas sin sentido. Buen inicio de semana rubilla

      Le gusta a 1 persona

    1. Pues porque no se me ocurrió, si no me habría hecho una especie de plaquita con papel, donde pusiera mi nombre y debajo “funcionario y notario”. Igual había tenido más éxito en mis solicitudes. Feliz lunes, besitos

      Me gusta

    1. Eres notario? Bueno, a mí los notarios no me caen especialmente mal porque directamente no me han hecho nada aparte de cobrarme hasta por respirar cerca de ellos. Pero sí que es la gente debería cuestionar más su trabajo porque también se equivocan, como todos vamos. Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

    1. La culpa es totalmente de la señora. No quería que pareciera que era del notario. Ella tiene que saber que es española, para que cuando el notario le pide las cosas sospeche si no le solicita el DNI… En este caso la madre es la señora, ja ja ja. Besitos

      Me gusta

  1. Los notarios imponen, 😀 😀 😀 Pero vaya, que la pregunta que me queda a mí pendiente es si la mujer cobró o aún anda buscando su NIE 😀 😀 Además, que yo sepa ya no existe, ¿verdad? En mi trabajo hay varios extranjeros y ahora para hacer papeles les piden el empadronamiento. Esa especie de DNI que hacían antes ya no funciona y era práctico, ¿no?

    Le gusta a 1 persona

    1. Ja ja ja. Seguro que cobró porque no volví a saber de ella. Si no cobra me habría dado más la lata, ya te lo digo yo… El NIE sí que existe. En realidad es el Número de Identificación de Extranjeros, y es una tarjeta como el DNI para los que no son “europeos” y un papel verde para los que sí lo son (antes tamaño folio, ahora tamaño tarjeta). Si en tu trabajo no piden ese documento o contratan a ilegales o se fían de que el número que les dicen es el correcto (cosa que yo no haría, bueno, yo no haría ninguna de las dos, ja ja ja ja). Besitos cariño

      Le gusta a 1 persona

      1. Sí, sí que existe, el NIE pero antes hacían una especie de carnet muy similar al nuestro que se renovava, pero desde hace años ya no se renueva y cuando van a arreglar algún papel les dicen que lleven el papel verde (el último que pedí era tamaño folio). 😀 😀 😀 😀 Me he explicado mal, en mi trabajo hay gente francesa, turca, alemana, viernamita, holandesa, japonesa… ¡y no es la ONU! 😀 😀 😀 Todos son legales, ¡¡palabrita!!

        Le gusta a 1 persona

        1. Es cierto que a los franceses, alemanes y holandeses antes se les hacía una tarjeta que caducaba y ahora se les hace el papel verde (que ya no es tamaño folio, ahora es tamaño tarjeta) que no caduca (aunque en algunos sitios se empeñen en decir que sí) a menos que cambien datos de filiación (si no ha cambiado la ley desde hace año y medio, jeje). Besitos

          Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias Paula! Hubo un evidente escaseo de comunicación entre ambos. Lo normal era que el hubiera preguntado y que ella lo hubiera tenido claro (sobre todo ésto). Hay gente que vive tanto tiempo fuera de su país que se olvida de lo que es… Besitos

      Le gusta a 1 persona

  2. El notario bastante incompetente en no preguntar la nacionalidad de su cliente, pero es cierto y raro también que la señora no sepa que para cualquier trámite necesitamos el DNI del país donde nacemos, no importa cuánto tiempo llevemos viviendo afuera. Igual, muchas veces simplemente no sabemos y hacemos caso a lo que nos dicen (sean notarios, abogados, administrativos, etc). Te lo digo con experiencia en la mochila, de tantos trámites, pasaportes, NIE, dos nacionalidades, embajadas, consulados y la mar en coche. Es tan engorroso, que lleva tiempo el aprendizaje, al menos cuando se vive afuera. Y luego, en tu propio país te mandas a pedir cosas que no existen, o que no corresponden. Y te miran con la misma cara que debes de mirar tú a esta gente! jajaja.
    ¡Qué paciencia la tuya y de tantos!
    Abrazos de domingo 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias Poli. Ciertamente la gente cuando se va a vivir fuera de su país se pierde un poco en los derechos que tiene y en los que deja de tener. Pero si tú no has hecho nada por tener la nacionalidad del país donde vives, ¿por qué vas a tener que perder la que tenías? A a veces pienso que también es falta de atención. Besitos

      Le gusta a 1 persona

¡Cuéntame lo que quieras!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s