Viaje del viernes #28

Hay cosas que no se pueden esconder por mucho que uno quiera. Una de ellas es la ruborización. Si algo te da vergüenza te pones como un tomate quieras o no. Da igual que lleves barba de una semana o maquillaje extremo. Se te nota el tono rojo ketchup a la legua. Otra es la bipolarización. Cuando uno ‘es bipolar‘, se nota, porque tan pronto está contento como triste, o da besos como insultos. Esto es así, y hay alguno que puede dar fe de ello, supongo que por su alto conocimiento en medicina.

Hace tiempo que me pregunto por qué estoy enfadado y alegre en cuestión de segundos, por qué cuando mi mujer me pregunta si tengo hambre le respondo un amoroso “Sí, cariño” y cuando acto seguido me consulta qué me apetece comer le contesto con tono agrio y sólo dos palabras: el nombre de la comida y una palabra malsonante. Ayer una amable ciudadana tuvo a bien solucionar mi dilema, por supuesto sin ser consultada: soy bipolar.

La verdad es que intuía algo, pero supongo que no quería darme cuenta. Un compañero me buscó los síntomas y resulta que los cumplo: tengo dificultad para dormir (gracias a mis dos pequeños, todo sea dicho), hablo muy rápido de cosas muy distintas (también de lo mismo), me creo capaz de hacer muchas cosas a la vez (por eso empiezo tantas y no acabo ninguna), hago cosas arriesgadas (como confiar en la gente de inicio), tengo problemas para concentrarme (sobre todo si estoy viendo la tele o frente al PC), me olvido mucho las cosas (aquí soy el campeón nacional seguro) y me siento cansado y sin energía (quizá por la primera razón, la de dormir poco).

Resulta que a media mañana, esperando la siguiente cita, levanté la mirada y vi sentadas frente a mí una mujer joven y otra no tan joven. Deduje que eran las siguientes en la lista y me dispuse a atenderlas:

– Hola, buenos días. ¿Para qué venían ustedes?
– No, no. Estamos esperando a su compañera.
– (Mi compañera) Yo estoy ocupada, él les puede atender.
– No, no, esperamos a usted.
– (Mi compañera) No es cuestión de elegir, los dos hacemos lo mismo y él les atenderá igual.
– Yo no quiero con este señor porque mi hija vino dos veces con él y vino a casa llorando porque es bipolar.
– (Mientras me levantaba indignado y enfadado conteniendo mi repentina furia y las ganas de mandarlas a su país de procedencia) Es verdad, yo sólo atiendo a bipolares. De las personas normales se encarga mi compañera. Así que, compañera, o las atiendes tú o se van a casa igual que han venido: sin nada. Ahora una cosa le digo señora, no tendría que entrar a los sitios faltando el respeto a la gente sobre todo si no lo han hecho con usted primero. Aunque claro, para eso hace falta educación. Y no todo el mundo la tiene.

Cuando mi compañera las atendió le contaron que la joven vino a la oficina el año pasado para documentarse. Tal y como estaba la ley de extranjería en ese momento, si un ciudadano de su nacionalidad no había trabajado en 2011 necesitaba solicitar una autorización de trabajo para obtener el Certificado de Registro de Ciudadano de la Unión (el NIE para los amigos). Como no había trabajado, le indiqué dónde podía ir para obtener la autorización y lo que debía solicitar. O que también podía esperar al posible cambio de ley en enero. No debió venirle bien mi solución. Volvió al poco tiempo con documentos de trabajo de su madre para que ella le diera el derecho a obtenerlo, pero tampoco había trabajado en 2011. De nuevo no se podía hacer nada. Le dije lo mismo y eso tampoco debió gustarle.

Ayer trajeron todo lo que le pedí en su momento y con él cambio de ley de enero se pudo hacer lo que querían. Y mi compañera les explicó por qué no lo hice yo en su momento. La madre alegó que su hija no le contó, que no lo entendió, que no sabía bien… Excusas. ¿Para eso me molesto en intentar ayudarle (dos veces)? Fue una de esas ocasiones en las que pienso que atender con sonrisas y buenas maneras no lleva a ninguna parte. Menos mal que se me pasa pronto.

Supongo que tuvo un momento de culpabilidad y antes de marcharse vino a disculparse. Debí mandarla a su casa sin más, pero no lo hice. Sí que le dije que su hija era una mentirosa, que gracias a personas como ella se me quitaban las ganas de ayudar a la gente, que deberían tener más educación, y que no le guardaría rencor. Y en nada mentí: ¡le estoy dedicando una entrada! A ver si va a resultar que verdaderamente soy bipolar…

Anuncios

77 comentarios en “Viaje del viernes #28

  1. Ja,ja,ja esto parece una película de súper héroes: Bipolar (El súper héroe bueno. Pronúnciese con el acento en la sílaba po, para que quede más norteamericano) contra Double bigilipollas ( double porque vienen dos en las mismas circunstancias y Bi porque son doblemente gilipollas sin poder determinar cuál de ellas lo es más). Menos mal que Bipolar, el súper héroe bueno, tiene el superpoder de la pacientotalmegaforce, del que solo gozan los habitantes de su planeta Pacienland porque si no la lucha hubiera sido desigual. Dos bigilipollas acumulan mucho, pero que mucho poder y consigen no sumar, sino multiplicar su gilipollez.
    En fin, que no sé si yo tendría tanta paciencia y directamente no las hubiera mandado a tomar… lecciones de educación, si es que eso es posible aprenderlo a ciertas edades.
    ¡Y a ti que te la suden los bipolarismos!
    Buen fin de semana-

    Le gusta a 1 persona

    1. Ja ja ja. Me parto contigo. Me he visto con capa y todo! Ja ja ja. Muchas gracias majete. La verdad es que ese día fue uno de los pocos que me cabreé y grité de indignación con la salsa con gente… Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

    1. Je je je je. Gracias corazón! La verdad es que solo conoces mi lado bueno y por eso eres así de subjetiva, pero me gusta! 😉 Prefiero mandarte a gente que merezca la pena. Esas dos no eran de ese tipo de personas.. Besitos cariño

      Le gusta a 1 persona

  2. Uy, pues creo que somos muchos los bipolares entonces!!!
    Qué fácil es llegar a un sitio y echarle la culpa al primero que ves, y encima, tacharte de padecer una enfermedad que le hace la vida difícil a mucha gente. En fin…, besitos Job!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Ja ja ja, gracias! Algunos tienen una boca demasiado suelta. Si superan lo que es tener alguien enfermo en la familia no serían tan alegres calificando. Y encima pretenderían que les atendiera con una sonrisa… Besitos corazón

      Le gusta a 1 persona

  3. Bufff… A mi madre se lo diagnosticaron tardíamente, poco antes de morir… No es un tema para tomárselo a la ligera, te lo digo porque te aseguro que hemos pasado por muchas situaciones extremas con ella. Pero no creo que sea tu caso 😉
    Y esas dos pendejas… Hay mucha picaresca. Y lo peor es que echen la culpa a otra persona. Peor, si esa persona se tomó su molestia en ayudarlas y orientarlas en varias ocasiones. Joer, ¿qué querían? ¿Que les dieses ya todo tramitado y te saltaras la normativa? En fin! Paciencia, Oscarciño, paciencia! 😉
    Besotes!

    Le gusta a 1 persona

    1. Ninguna enfermedad es como para tomársela a broma, desde luego. Y cuando me dijeron eso me informé un poco para hacer la entrada. Cuando vi el enlace que pongo pensé que alguien que lo sufra debe pasarlo realmente mal… Esas dos pendejas querían que les diera el permiso de residencia porque sí, como si fuera un carné de biblioteca… En fin, suerte que no hubo muchas así… Besitos

      Le gusta a 1 persona

  4. Según lo estaba leyendo, estaba metida en situación y es tan tan cotidiano eso de que al final…-uyyyyy será que no lo entendí…ayyyy perdone…pero todo eso llega después de que te hayan puesto las banderillas….Bipolar dices…yo creo que todos somos un poquito bipolares no? lo que pasa que antes no se denominaba así, tan solo se decia -¡¡cuidado que se ha levantado con el pie cambiaooo!! y todos tan felices…Yo soy muy bipolar cuando me encuentro gente mal educada se me hincha la vena y tarda en volver a su ser ajjajjajjajjaj
    Un abrazo de finde…disfruta suertudo que tu tienes dos días de descanso seguiditos….ainsssss

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues sí, y por lo que me cuentas tú estás harta de atender al público cansino y listillo… Como se te hinche la vena con ese tipo de gente, no sé yo si llega a recuperar su estado normal antes de volver a ponerse gorda… Pobre… Curras en un centro comercial? Besitos

      Me gusta

  5. Yo también lo soy Oscar, estoy silbando tan contento mientras clavo un clavo en un tablón me golpeo en el dedo con el martillo y me cago en todo lo que verdegea y lanzo el martillo que ni los olímpicos. Me cambia el humor de golpe o por el golpe no lo se muy bien. 😉

    Le gusta a 1 persona

  6. Eres como una pila positivo, negativo, pues nunca negativoz siempre positivoz y más cuando alguien te quiere sacar de tus casillas, vaya madre, vaya hija y vaya tela estar de cara al público. Yo siempre con mi sonrisa de comercial y hay veces que sacaría sapos y culebras eso no es ser bipolar sino perder la paciencia y que el vaso que iba poco a poco llenándose se desborde. Besos de viernes Óscar de fin de semana, de relax, sonrisas, familia… muacksssss.

    Le gusta a 1 persona

  7. ¿Y qué si eres bipolar? Eso no es ningún delito. Aunque los síntomas que incluyes en la entrada los padecen el 99.99 % de la población mundial, el resto tiene Alzheimer. La gente es maleducada, quieren las cosas a su manera, saltándose las reglas y como les da la gana. Si no se las das así, eres malo. Eso le pasa a cualquiera que da servicios. A mi una vez hasta me voltearon una silla y me la tiraron, porque le dije a una señora que no cualificaba para un beneficio. Y eso que cuando se lo dije me daba hasta lástima que no cualificara. Cuando se la llevó el guardia, no me dio ninguna. La gente…

    Le gusta a 2 personas

    1. Vaya tela… A mí a tanto no han llegado, pero sí que es lo que dices. Quieren las cosas ya y de la forma que sea, legal o no. Porque sólo importa lo que les pase a ellos, no lo del resto. Es una lástima que el mundo no esté más lleno de personas como tú… Besitos corazón

      Me gusta

  8. Si tu eres bipolar que venga Dios y lo vea jajajajaja
    La bipolaridad va más allá de los cambios de ánimo. Eso nos ocurre a todos!
    Lo que tiene esa señora es un grave problema, porque yo soy ella y me iría directamente a la fila para que me atendieras jajaja Pero claro… si todos tuviéramos la capacidad de detectar lo bueno, los menos buenos vivirían debajo de un puente… y mejor darles alguna oportunidad 😉
    Y te lo digo yo, que soy una borde y sosa para mucha gente 😂😂
    Un besote fuerteee 😘

    Le gusta a 1 persona

    1. Ja ja ja. Tú borde y sosa? La gente opina de más… A ver si es que buscan algo de ti que no consiguen y por eso te tildan de eso… Muchas gracias cariño! Pero lo mismo si no te hago el carné ya no te pones en mi fila a la siguiente vez, ja ja ja. Sin duda saldría perdiendo yo, ya te lo digo. Besitos corazón

      Le gusta a 1 persona

    1. Pues sí, aunque reconozco que estas dos me tocaron un poco las narices y grité más de la cuenta. Pero aún así, igual les daba más vergüenza a ellas que a mí. Besitos

      Me gusta

  9. Ay, pobre, mientras te iba leyendo pensaba lo mal que se me daría a mí tu trabajo, eso sí debes tener un master en “gente” y eso no viene mal de cara a la vida.
    Me parece que lo de bipolar es algo que socialmente se está tomando muy a la ligera, te lo digo porque he oído hasta canciones que hablan de personas así y me parece que puede dar lugar a confusiones. Una cosa es la enfermedad, que la intuyo bastante jodida, y otra la gente, que la hay, con altibajos y cambios de humor.

    En fin, lo bueno es que saliste airoso y a la otra se le vieron las artimañas, aunque la pasaras mal, tu corazón sin rencores. Di que sí .

    Muchos besos, solete.

    Le gusta a 1 persona

    1. Y me lo dices tú te tienes que lidiar con un montón de padres odiosos, que lo tuyo es para hacerte una estatua de arena… La verdad, la gente habla sin saber y muy alegremente, a más de uno le vendría bien tener un enfermo de los que etiquetan a los demás. Quizá así comprenderían la situación. Besitos

      Me gusta

  10. La verdad es que no entiendo nada… llamar a alguien que has visto en dos ocasiones bipolar, no tiene mucho sentido… hay gente para todo… así genial sin rencor… pero dejando las coas claras… Besos

    Le gusta a 1 persona

    1. Y más esa tía, que no me había visto en la vida… Tiene guasa… La verdad es que es una de las situaciones que recuerdo como de mayor enfado por mi parte… La gente te califica según le das lo que quiere o no… Besitos

      Le gusta a 1 persona

    1. Es la atención al público, hija… Tú tienes el trastorno de la personalidad múltiple, y cada día dejas un poco en tu blog. De una forma extraordinaria, todo hay que decirlo. Besitos

      Me gusta

  11. Perdón, Óscar, puedo sentir empatía por ti y sufro de bipolaridad desmedida (me la he auto-diagnosticado y me encanta), pero largué carcajadas. Yo sé que esto no es para reír, y menos cuando la gente dice estupideces sin tener el más mínimo reparo del entorno y de las personas que tienen delante, pero es que me has hecho reír a carcajadas!!! No te conozco en persona, lógicamente, pero si llegaras a tener un mínimo indicio de bipolaridad, serás bienvenido a mi club. Nos juntamos los martes y jueves (cuando la gente normal puede dormir, y nosotros no) en un yate en el Atlántico, lo pasamos de maravillas… 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Si te has reído he cumplido mi objetivo! Sé que la enfermedad no es para tomárselo a risa, ninguna enfermedad lo es. Además, la estupidez de las personas que arremeten contra otra sin venir a cuento es difícil de enseñarla riéndote de la situación, pero si he logrado sacarte una sonrisa me doy por satisfecho. Me apunto a ese club y a ese viaje en yate (por el viaje solo, jejeje). Soy bipolar del todo, lo mismo te digo bonita que boluda a gritos!! 😛 Besitos corazón

      Le gusta a 1 persona

¡Cuéntame lo que quieras!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s