Apreciaciones

La vida está llena de apreciaciones. Con esto, un mismo acto está considerado de una u otra forma según los actores que participen. Y eso es algo que me llama la atención de muchas personas. La hipocresía que las invade, la poca empatía que tienen y que compruebo cada día. Lo vi en una oficina hace unos días mientras esperaba a ser atendido y me hizo recordar mi época en la que me dedicaba a atender el púbico.

Apreciaciones 2
No es igual que me ayuden a mí o que ayuden a otro. El primer caso es de profesionales.

Yo siempre intenté tratar a todo el mundo de la misma forma. Reconozco que me fue imposible llevarlo a cabo, porque muchos no me lo pusieron nada fácil. Algunos iban con la mala leche puesta y ni mi sonrisa ni mi saludo de bienvenida les apaciguaba el ánimo. Otros simplemente no estaban para charlar o echar unas risas, e incluso había días en los que yo tampoco lo estaba. Pero por norma general no hacía excepciones a nadie. Y no las hacía no por no querer ayudar, sino porque de lo contrario se correría la voz (no era la primera vez que ocurría), y no era plan de ser yo el que tuviera la cola más larga. De ciudadanos, se entiende. Así que cuando alguien me preguntaba si podía hacer una excepción les preguntaba qué tenían ellos que el resto de ciudadanos no tuviera para tener que hacerlo. Si aún así tenían dudas (había alguno que las tenía), les planteaba la situación contraria. Esa tan idílica en las que a ellos les decía que no y al siguiente le decía que sí. Les preguntaba que opinión merecería yo como profesional y como funcionario (que ya de por sí da una imagen pobre). ¿Acaso no lo tildarían de injusticia? Eso solía bastar para terminar de convencerlos.

Eso fue algo que siempre me pareció curioso. Las distintas apreciaciones de una misma actuación, en función de quién saliera beneficiado. Si era uno mismo, era un funcionario guay, un profesional ejemplar. Si era otro, se me consideraba poco menos que un corrupto y ante todo el típico funcionario que hacía las cosas mal. Sin entrar en particularidades de cada caso concreto, ¿en qué nos basamos para que un mismo acto sea deleznable o maravilloso solo en función del sujeto de destino, en nuestro ego? ¿Tan importantes somos? Reconozco que en ocasiones prefería ser el típico funcionario que ni a unos, ni a otros. Y todos igual de (des)contentos.

Anuncios

48 comentarios en “Apreciaciones

    1. Yo creo que siempre queremos lo que no tenemos, y si encima algo no solo no nos beneficia sino que beneficia al de al lado, por la envidia, nos enfada. Lo curioso es que si eso mismo se da a nuestro favor, nos gusta. La intransigencia del ser humano. Ten un buen día bonita. Besitos

      Le gusta a 1 persona

  1. Pues sí, Óscar, esto es como el cuento aquel del padre y el hijo que caminaban tirando de un burro. Se fueron encontrando con gente por el camino a la que siempre parecía mal la forma de hacerlo (El padre montado y el chico andando… el chico montado y el padre andando… Padre e hijo andando y el burro detrás… ambos montados en el burro…)
    Al final (o al principio) hay tantas opiniones como culos, unas nos parecerán más lógicas, otras menos… Al final lo ideal es hacer lo que uno considere que ha de hacer, si está convencido de ello, y allá los demás con sus opiniones. Mientras no traten de imponértelas por la fuerza todo se puede sobrellevar.

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues sí, siempre me ha hecho gracia ese cuento porque retrata muy fielmente la vida misma. Con tal de criticar la gente hace lo que sea… Aún espero el momento en que la gente vea lo positivo de las situaciones de los otros y ayude con sus comentarios. Como tú dices, lo importante es seguir al sentido común, algunas veces se acertará y otras veces no. Pero para eso somos humanos. Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias cariño. Aquí intento dar la sensación de ser el funcionario ejemplar para que no le cojáis más tirria a los pobres funcionarios. Pero muchos acaban hartos de mí, como es normal. No puedo gustar a todo el mundo. Menos mal que a ti sí! Ten un buen día cariño. Besitos

      Le gusta a 1 persona

  2. Un poco al margen de tu entrada, aunque tiene relación. A un funcionario no le transigimos ni una, le montamos un pollo a la mínima y con la privada tragamos a granel, con las operadoras telefónicas, las eléctricas, la gran superficie, la gran empresa o multinacional en general (fallos, errores, atención telefónica, etc) somos unos putos cobardes. Nos guardamos todas las afrentas para desahogarlas con el funcionario, desproporcionadamente, el paga por la privada también ¿o no?

    Le gusta a 1 persona

    1. Icástico, no me ves pero te estoy haciendo la ola. Nunca nadie un civil había dicho lo que la mayoría de los funcionarios que no son unos vividores, porque también los hay y yo creo que en exceso, pensamos. La gente no se queja de hacer horas de cola en un banco, pero sí en una oficina de tramitación pública cualquiera. Y así con el resto de ejemplos que pones, algo que nunca entenderé. Supongo que es porque somos unos cobardes como bien dices. Muchas gracias majo. Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

    1. Efectivamente rubilla. A la gente solo le importa que le den lo que quiere aunque para ello tengan que ir en contra de varias normas y fastidiar a otros. Pero eso no lo hagas luego con el de al lado si me perjudica. Que yo perjudique a los demás no importa si al final le estoy siendo beneficiado. Es así de triste la envidia. Besitos

      Le gusta a 1 persona

  3. Como se suele decir… Lo mío si que es gordo!!!… da igual lo de los demás… siempre lo nuestro es lo más importante y lo único que importa… Menos mal que no todo el mundo es igual… Besos!!!

    Le gusta a 1 persona

  4. “Empatía”, esa virtud mágica que parece un mito. “Estoy en problemas, sientan empatía por mí, cuídenme”. Noto en Change.org la abundancia de reclamos por casos particulares -pocos intentos en lo estructural, presión para cambiar una ley o crear alguna, por ejemplo-. Enhorabuena, ante un vacío del estado es saludable esa forma de activismo. Pero me desalienta un poco el que apelen a la solidaridad del prójimo, en este caso manifestada en un simple “click”, y al lograr el éxito en su reclamo se despidan con “mil gracias, sois maravillosos, adiós”. Me resulta desoladora esa actitud, olvidar que el prójimo también necesita de nosotros, que debería haber un ida y vuelta, un “qué puedo hacer por ti ahora”.
    Te noto enojado, Oscar.

    https://www.change.org/es

    Le gusta a 1 persona

    1. No, enojado no, más bien disgustado. Porque la gente que trabaja y colabora contigo solo es compañero si puede sacar algo de ti. Porque en vez de ayudar al de al lado te ponen trabas con tal de no tener que mover un pelo más de la cuenta para pasar el día. Porque la gente va al trabajo y se piensa que con ir ya está todo hecho. Eso sí, el sueldo al final de mes que no se lo toquen, que se lo ha ganado por… ¿madrugar? Empatía es eso que pasará de mito a utopía, sin que se pueda llegar a lograr. Un abrazo, amigo.

      Me gusta

      1. Deberías ver el vaso medio lleno: hemos progresado mucho desde la época de las cavernas, ahora estamos en un tránsito de perversión provocado por mal uso del neocortex, en unos miles de años más seremos buena gente. Eres un jovencito ansioso, quieres todo ya.
        Hace un tiempo de pronto miré a la gente caminando apresurada por el centro y sentí en sus miradas que corrían haciendo lo mejor que podían para sobrevivir.
        Amanece, que no es poco, hermano.
        Usa protector solar.

        Le gusta a 1 persona

    1. Puro y duro. Es como si algunos fueran más personas que el resto, que lo piensan hasta que se lo dices en la cara. A muchos les decía “mire, usted se levanta, le dice a todos esos citados que a uno de ellos no le atenderé porque usted es mejor persona que él y que voy a atenderle a usted, total a mí me da lo mismo hacer un DNI que otro”. Y entonces, cambiaban la cara. Besitos

      Me gusta

  5. Óscar según la persona. Tu puedes ser un santo, pero si no caes bien, te pueden hundir. Vivimos en un mundo hipocresía y todo no es lo que parece. En este mundo que vivimos es así. Has como yo, me hago el tonto, aun sabiendo que van a por mi. Tu conciencia esta tranquila? y es que si, pues vive y disfruta. Un abrazo compañero.

    Le gusta a 1 persona

    1. Bueno, yo lo que hacía era ponerles en evidencia haciéndoles ver que eran igual de personas que el resto y que no merecían un trato de favor por mi parte… Afortunadamente siempre fue suficiente. Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias, cariño!! Con gente como tú cerca es imposible no estar bien!! Pero sí, la verdad es que había que filtrar a mucho listillo y a mucho indeseable que lo único que pretendía era ser mejor que el resto… Y si podía, ponerle en evidencia desde la educación y el respeto… Besitos bonita!!

      Le gusta a 1 persona

  6. Equilibrado y justo, dando lo mismo a todo el que se acerca a ti… Es tan dificil …. Complicado…. Imposible ciertamente…. Porque depende de dos personas, de los estados de ánimo … De si la almorrana te está jodiendo o cosas por el estilo…. Mas no decaigas que tú lo intentas al menos jjjj
    Besos amor

    Le gusta a 1 persona

    1. Exacto, es imposible. Siempre hay alguien con quien acabas cediendo: tu padre, tu mujer, un buen amigo, una sonrisa, alguien con un mal día, movilidad reducida, amabilidad a raudales… Tú habrías sido una de ellas. Besitos

      Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias corazón! La mía (más mi abuela) decía “de todo hay en la viña del señor”. Y yo siempre me pregunté por qué no hacían un de derecho de admisión o algo así, porque hay cada uno que no merece estar ahí… En fin, hago lo que puedo, aunque reconozco que esa imposible tratar a todos por igual. Al final tu estado de ánimo incluye para ser más o menos condescendiente. Eso sí, sin que los demás lo sepan. Besitos

      Le gusta a 1 persona

  7. Diste en el clavo, Oscar.
    Todo en esta vida es segun quien lo cuente, como bien titulaste “apreciaciones” que pretenden acercarnos a una realidad… pero yo me pregunto ¿la realidad existe o solo es una utopía?

    Besos.

    Le gusta a 1 persona

    1. La realidad existe pero es distinta según el actor que la vive, con lo cual, podría decirse que hay tantas realidades como personas. ¿Infinitos universos paralelos coexistiendo al mismo tiempo? Besitos

      Me gusta

  8. Jajja me suena… o el “Es que soy amigo del jefe”. Y a mi me daba gusto decirles: Ya y yo su mujer y no te conozco, pero vamos, que no hay sitio en el hotel aunque seas más amigo que el que ha llamado antes.
    joder con las excepciones.. peeeeesados.

    Le gusta a 1 persona

¡Cuéntame lo que quieras!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s