Viaje del viernes #26

Vivimos corriendo, estresados. Eso nos hace actuar de forma rápida para todo. Para caminar, para pensar, para actuar, para leer… Sí, leemos rápido. Los que lo hacemos, claro. y en ese momento de leer rápido, lo poco que nos puede ocurrir es que nos equivoquemos en lo que leemos, añadiendo información que no existe o filtrando otra que sí está. El problema es que, aun después de habernos equivocado, nos cuesta mucho asumir y reconocer que lo hemos hecho. Porque parece que en esta vida, el que se equivoca es tonto para siempre. Y muchos no están dispuestos a permitir eso.

Si hay algo que caracteriza a las personas es que resulta prácticamente imposible que se equivoquen. Siempre que algo salga mal será por culpa de otro, por difícil que parezca. Cuando se le pide a alguien un documento que no trae (por indicar algo común, el libro de familia para hacerle el pasaporte a un menor de edad), casi siempre surge la misma frase, no sé si por ver si cuela, para eximirse de cualquier culpa o error, o para inculpar a los malditos funcionarios que siempre le hacen la vida imposible al pobre y atareado ciudadano: “¡Pero bueno! ¡Es que no pone en ningún sitio que haya que traer eso!

¿Dónde no lo pone? ¿En la etiqueta de los cereales? ¿En la página de Toni que la última vez que la actualizó aún andábamos con las pesetas? ¿En las páginas elegidas al azar de los resultados obtenidos al teclear en el buscador “Papeles necesarios para el pasaporte del niño“? ¿Se ha señalado que es para un menor de edad? ¿Se ha buscado la información en la página oficial (la del Ministerio del Interior)? Generalmente no, pero en ocasiones ocurre que obteniendo todo de forma correcta y del sitio adecuado, lo que no se hace bien es leer.

Sin embargo, lo peor no es tener que demostrarle al ciudadano que no ha sabido buscar o leer. Lo peor es aguantarse las ganas de ridiculizar ante sus hijos a aquéllos que me hablan con tanta soberbia que se les sale por la boca:

– Es que eso no lo pone en ningún sitio, siempre estáis igual de verdad.
– Disculpe, pero no tiene por qué hablarme así…
– Pero para qué me pides eso, a ver, si nosotros ya tenemos pasaporte y DNI.
– Porque necesitamos comprobar la relación de parentesco o tutela, y sólo aparece ahí, en una partida de nacimiento, o en una resolución judicial. E intuyo que lo más fácil de llevar encima es lo primero.
– Mira, yo he mirado lo que hace falta y eso no sale en ningún lado.
– Sin discutirle lo que ha mirado usted, en la página oficial sí que sale.
– Vamos a ver, es que yo he mirado la página oficial y he sacado de ahí lo que hace falta, ¿sabes? Mira.
– No es necesario que me lance el papel. ¿Usted ha leído bien lo que pone?
– Pues claro.
– Pues por favor, lea en voz alta lo quie pone en este párrafo (señalando con el dedo).
– Necesitarán libro de famili…
– Puede seguir leyendo si quiere.
– Vale, o sea que no me lo queréis hacer. Pues nada, a perder otro día de trabajo, otro día de clase… Así va este país.

Resulta que sí lo pone, que no ha sabido leer o entender lo que leía y curiosamente la culpa es mía porque no quiero saltarme la ley, digo porque no se lo quiero hacer. Al menos siempre habrá un funcionario disponible a quién echarle la culpa de todo. Especialmente al llegar a casa.

Anuncios

63 comentarios en “Viaje del viernes #26

    1. Ja ja ja. Muchas gracias! La verdad es que lo habitual es que la renovación pasara sin más incidentes, pero siempre había uno o dos al día que te hacían escribir de ellos… Un abrazo

      Me gusta

  1. La gente con los papeleos no es precavida, yo cuando hice el Dni de mis hijos sin leer lo necesario por lógica me lleve todo lo que creía que podía ser imprescindible, siempre llevo de más pero nunca me falta ningún papel. Lo peor de todo es que tengas que aguantar como bien dices a la gente que no sabe reconocer sus propios errores. En fin mucha paciencia Óscar, yo tengo una anécdota de dni, que por cierto como es obligatorio a los 14 años tengo que arreglar y es que cuando me hicieron el libro de familia de la pitusa a mi nombre le pusieron dos s, En vez de Silvia Vanesa pusieron Silvia Vanessa cosa que en el dni claro está no tengo esa S añadida. Cuando quise hacer el dni a los 3 del tirón me dijeron que como aparece una S más en mi nombre compuesto no me hacían el dni porque podría no ser su madre. Ainsssss me tocará ir a Pradillo para que modifiquen el error que yo no supe observar al recibir el libro de familia. Besos de viernes Óscar 🙂

    Le gusta a 2 personas

    1. Vaya tela. Por una s no hay que preocuparse (de momento). Pero sería bueno que lo arreglaras, cierto. El caso es que necesitarán tu partida de nacimiento para arreglarlo si es que no naciste en Madrid. Pero vaya, yo conozco a uno de mi oficina que decía esas chorradas de “podrías no ser su madre”. Hay que ser idiota. Como si el DNI influyera en lo que salga de ti. Si hubieras sido el padre esa frase se puede entender, pero no por el DNI sino por otros motivos… Y afortunadamente atendí a más de una persona previsora como tú y las puse de ejemplo. Hay ocasiones en que pensar un poco soluciona más las cosas Google. Besitos corazón

      Le gusta a 1 persona

          1. El caso es que son dos libros de familia diferentes y en el de los mayores como estaba correcto sin tener una s de más en Vanesa no hubo problema y eso es lo que falla en el libro de familia de la enana. Más besos enormes de sábado Óscar 🙂

            Le gusta a 1 persona

  2. Habrás alcanzado ya un grado de paciencia infinito para no mandar a la gente cerca… yo cuando llego al trabajo me pongo una sonrisa de oreja a oreja y el disfraz de me resbala… y muy educadamente me voy quitando de encima a la gente que viene con ganas de liarmela… Besos!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. La verdad es que había ocasiones en que no me faltaban ganas, y alguna que otra vez callé y no dije nada hasta terminar el DNI. Pero sí, reconozco que hay que valer para trabajar de cara al público. Por lo que veo, tú vales. Besitos

      Le gusta a 1 persona

    1. Es que, aunque parezca que no, hay alguno que merece la pena. Reconozco que la mayoría no, pero los hay majos y agradables. Y seguro que los que te ven llegar con la sonrisa puesta, si no lo son ya, se convierten. Besitos

      Le gusta a 1 persona

  3. Paciencia amigo Óscar!
    Es lo que tiene trabajar cara al público, que nos encontramos con gente dura de mollera y que no quiere dar su brazo a torcer.

    Yo no puedo quejarme, soy la despistada número 1; pero si me equivoco y me falta algo, pues me callo y me toca volver otro día, es lo que hay.

    Un besote.

    Le gusta a 1 persona

    1. Lo peor es que a menos que fuéramos a cerrar siempre daba la opción de llevarlo después. El problema de mucha gente es que no quiere asumir sus errores, como si equivocarse fuera denigrante o algo… Besitos corazón

      Le gusta a 1 persona

  4. La veda Óscar que no tendría yo mucha paciencia para trabajar en tu trabajo. Tu has como yo, no tomes disgusto , no vale la pena y no vas a cobrar mas. Asi que paciencia y cuando salgas del trabajo, olvídate de el. Se que los fines de semana no estas aqui, disfruta y descansa. Un gran abrazo compañero.

    Le gusta a 1 persona

    1. Sobre todo lo tercero que dices. A la gente le cuesta horrores asumir que ser equivoca, como si fuera algo penado, no sé… Tampoco pasa nada, una disculpa y una rectificación te hacen mejor persona en todos los sentidos. Qué pena que no lo sepa todo el mundo… Besitos

      Me gusta

  5. Así va este país los funcionarios por no querer trabajar hacen lo que sea hasta que el ciudadano de a pie se equivoque en los papeles nada más que para perder el tiempo y si los llevan todos se inventan uno nuevo. El caso es no trabajar. 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Lo reconozco, somos unos vagos desvergonzados, y cada día nos cuesta más inventarnos impresos, pero poco a poco lo vamos logrando. Los años pasan y seguimos sin dar paso al agua. Ahora sólo queda que nos suban el sueldo en compensación, ja ja ja. Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

  6. Totalmente cierto y que sepas que me solidarizo contigo porque aunque no soy funcionario trabajo cara al público y veo y escucho tu escena perfectamente y ojo!! alguno todavía cuando se da cuenta del error espeta ¡¡pues no entiendo porqué tengo que presentar eso!! y entonces cuestionan la eficacia de la normativa o de lo que se ponga por delante ¡¡somos la pera!! no te cuento yo lo que pasa cuando llegan a la tienda con un producto que se ha manipulado mal (y lo han esmoñado) porque leen las instrucciones después de usarlo sin ninguna precaución…uyyyy para decirles aquello de ..¡¡pues este problema no lo cubre la garantía!! es como que les clavas un pincho en el estómago…se les inyectan los ojos de sangre!! ajjajjajjajj….Un abrazo de viernes…

    Le gusta a 2 personas

    1. Ja ja ja ja. Es que… ¿A quién se le ocurre que la garantía no cubra la manipulación por orangutanes? Encima, ¿leer? ¿Y no es el Marca ni el As? ¿Estamos locos? Las cosas se aprenden a usar dando a todos los botones, siempre se hizo así. Sólo que antes las cosas tenían 2 botones, no 20. Un abrazo!

      Me gusta

  7. Pero como te entiendo… Atención sl cliente pir mail…ni Dios lee… Y la culpa de quien es? Y si encima le da por j…. En la encuesta pierdo pasta… Suerte que no lis veo… Dios mio dame paciencia porque si me das fuerza…. Besos Oscar y Viernessssss

    Le gusta a 2 personas

    1. Uf, una atención al cliente por correo electrónico debe de ser de lo más deprimente (con respecto al ciudadano al que se atiende). No sólo te da la sensación de que trabajas en balde porque no hacen caso de lo que escribes, casi nadie te lee (si no leen ni las letras grandes de la carteles), encima si algo no es como ellos quieren la culpa es tuya. Como si lo viera… En fin, muchas gracias y feliz fin de semana! Besitos

      Le gusta a 1 persona

  8. Pues llevo días observando precisamente que, como voy siempre deprisa, también leo deprisa hasta que me doy cuenta y vuelvo a empezar, qué agobio! Me has recordado una frase, “No hay nada más repartido que la razón, todo el mundo cree tenerla cuando la necesita”. Que digo yo que si el empleado me dice que lo pone, será que yo me he despistado, no parece difícil de entender. Qué paciencia, Óscar! Besicos lectores!

    Le gusta a 1 persona

    1. Bueno, entiendo que el empleado puede equivocarse, a mí me pasaba con frecuencia, pero eso era algo tan común que de haberme equivocado lo habría hecho la primera vez, el resto no. Claro que todo el mundo debía pensar que era el primero… Muy buena cita, por cierto. Besicos razonados

      Le gusta a 1 persona

  9. Siempre me río con tus relatos de tus encuentros con los ciudadanos. Es que es la naturaleza humana, la frustración y que se yo echar la culpa a los demás. Es más cómodo, Oscar. Y si de paso, tienes que faltar otro día al trabajo/escuela por tu culpa (la del funcionario). Jajajaja… Besos, Oscar… Te los mereces por tu paciencia y tolerancia infinita.

    Me gusta

  10. Bueno eso es como todo, depende del interés que uno ponga y de las ganas que se tenga de asegurarse de hacer las cosas bien. Desde luego yo antes de perder días de trabajo y de cole, me aseguro de las gestiones que tengo que hacer! Aunque yo a veces me paso!

    Le gusta a 1 persona

    1. Bueno, había de todo. Lo normal es que la gente no viviera preparada porque se pensaba que era llegar y hacer el DNI sin más. Pero también los había que habían leído todo y que traían papeles de más (eso sí, reconozco que los menos). Besitos

      Le gusta a 1 persona

  11. No sabemos leer… ¡qué gran verdad!
    Pero no es eso lo peor, sino vivir en el victimismo. Quien es víctima echará culpa a los demás, quien vive como protagonista de su vida buscará primero su error, para luego discutir si es necesario. He visto esto que cuentas porque me ha tocado trabajar en atención al cliente. En los hoteles sucede lo mismo, y se quejan de “no saber”. No es que no sepan, es que no leen.

    Le gusta a 1 persona

    1. La atención al público es muy sacrificada y en algunos lugares más que en otros porque además es poco agradecido. Lo que dices tú es cierto. La gente se preocupa más en buscar culpables que en intentar hacer las cosas bien por sí mismos. Y así poco avanzan… Besitos

      Me gusta

  12. Tu ya tienes un master para tratar con esa gente.
    Si, hay de todo como en botica, pero como dicen en mi pueblo “sabeores” le pegas una patada a una piedra y salen miles.
    Y efectivamente los funcionarios ya tenemos la etiqueta de vagos y acomodados y ya sabemos que la generalización sienta muy pero que muy mal.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias corazón. Efectivamente hay de todo, pero de algunas cosas más que de otras. Y no creas, que más de una vez me dieron ganas de ponerme a hacer el vago delante de alguno y decirle “es para que me critique usted con motivo…” Besitos

      Le gusta a 1 persona

¡Cuéntame lo que quieras!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s