Viaje del viernes #21

A menudo he pensado que en el blog y en el primer libro que escribí doy la sensación de ser perfecto, de no meter la pata nunca, de tener en posesión la verdad más absoluta y que todos lo demás están equivocados. Nada más lejos de la realidad. Yo cometo fallos. Muchos. Todos lo hacemos. Pero no todos nos equivocamos con las mismas cosas. Y la experiencia que he adquirido haciendo las cosas me ha servido para que me resulte más complicado fallar en según qué ocasiones. Y aun así he hecho alguna barbaridad más de una vez.

Equivocarse es de humanos. Todos lo hacemos en mayor o menor medida. Y lo mejor es que eso nos hace menos máquinas. Sería todo demasiado aburrido si fuéramos perfectos. Y a pesar de que tanto en el libro como en el blog doy la sensación contraria, errar es algo que hago a menudo. Yo también cometo fallos, pero a mi favor diré que lo hago de forma totalmente involuntaria, o porque es la información que me han transmitido a mí. Pero siempre con la mejor de mis sonrisas. A la hora de equivocarme y a la de reconocer mi error. Eso también provoca que los ciudadanos se lo tomen de mejor humor y comprendan que todos podemos equivocarnos (alguno hay que es perfecto en todo lo que hace o que sus errores no tienen consecuencias, imagino que tienen una vida vacía o un trabajo estéril). Quizá también influya el hecho de darles un trato preferente para subsanar el error y ponerles todas las facilidades a mi alcance para ello.

Coger papeles caducados, solicitar un documento que no es necesario, indicar una fecha de caducidad errónea en una tarjeta de residencia (generalmente la fecha del día en que se expide, con lo que cuando llega de la fabricación ya está vencida), cambiar el domicilio dejando la misma localidad que había aunque ésta también haya cambiado, citar para recoger la documentación un día en el que la oficina está cerrada, devolver menos dinero del correspondiente en el cambio o poner algún dato mal al hacerle el primer DNI a alguien son algunos de mis “logros“. No los cometo con frecuencia, pero sí que he incurrido en ellos a lo largo de mi carrera como funcionario.

Obviamente no son errores para despedir a nadie, pero lo que peor llevo es que alguien tenga que darse un nuevo paseo a mi oficina por un fallo que he cometido yo. Es un viaje que nadie le va a compensar y además por algo que no ha hecho. Entiendo que es el precio a pagar por el puesto que tengo. Y es que no es lo mismo el error de un cirujano dejando mal cosido un órgano que el de un jugador de baloncesto que no anota el tiro que realiza en un partido. Afortunadamente para mí, la mayoría de las personas son condescendientes.

Anuncios

70 comentarios en “Viaje del viernes #21

    1. Muchas gracias corazón. De hecho, hoy he publicado dos entradas por error, el viernes que viene libráis, je je. Tenía la suerte de ser un comprendido. Supongo que estar de buen humor, disculparse y hacer todo lo que estaba en mi mano por arreglarlo ayudaba… Besitos

      Le gusta a 2 personas

    1. Muchas gracias corazón. Mira, uno hoy mismo. He publicado la entrada de hoy y la del viernes que viene. El próximo no tendréis publicación (intentad que no escuche la algarabía y los matasuegras). Besitos corazón

      Le gusta a 1 persona

  1. Nunca te vi pedante, con la pretensión de ser infalible.
    Creo que no es necesario hacer un mea culpa cada vez que analizamos al prójimo. Como dice, Julie, todos cometemos errores. Y juntos armamos el vivir. Si hay tolerancia. Esa asignatura yo la tengo pendiente. A ti te sobra. Tienes una mirada comprensiva. Y creo natural que te enfurezcas cuando detectas negligencia.
    Tú escribes como observador, dispersarías si contaras tus errores mientras describes.
    Eres buena gente, no padeces de soberbia.
    Abrazo fuerte

    Le gusta a 2 personas

    1. Pues hay quien leyendo el blog lo ha visto así la verdad
      Me da un poco igual porque los que me conocen saben como soy, y aunque estés al otro lado del charco parece que me conoces más que algunos de aquí… Un abrazo amigo

      Me gusta

    1. Ja ja ja, no sé si eso es bueno o es malo! De todas formas, alguna vez también solté la frase “en realidad me he equivocado a propósito para volverte a ver porque me has caído genial”. Besitos

      Me gusta

  2. No voy a decir nada porque al final parezco la presidenta de tu club de fans, jaja. Pero eso sí, si los demás no deben pagar las consecuencias de tus errores, yo el viernes quiero mi entrada! Llevo una semana muy desastrosa y he entrado para viajar a tu viernes… Besicos viajeros!

    Le gusta a 1 persona

    1. Silvia, no sabes la ilusión que me hace que seas la presidenta (y única componente, pero eso es secreto) de mi club de fans. Eres estupenda y me encanta leerte y acompañarte cada semana con tus deberes. Para esta semana desastrosa te mando una ración de besos, de abrazos y de cariño para que sonrías. Con tu comentario me dan ganas de improvisar para el viernes que viene… Eres un amor, un sol y un cielo. Besicos viajeros

      Le gusta a 1 persona

  3. Perfecto no serás, pero agradable y humano sin lugar a dudas.
    Todos fallamos y esos fallos nos hacen aprender.
    Tampoco es cosa de ir por la vida desentendido… como si todo fuera un ensayo error,
    pero si nos equivocamos, al menos no sentirnos mal por ello y utilizarlo para el futuro.

    Besos, primor.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias bonita. La gente como tú hace que me resulte sencillo ser así… El motivo de la entrada fue que me daba la sensación al leerme de que yo lo hacía todo bien porque no hacía más que quejarme de los demás. Y quise entonar un poco el ‘mea culpa’. Buen fin de semana. Besitos stunner

      Le gusta a 1 persona

      1. Gracias 😊
        Bueno, todos nos quejamos , no te sientas mal por eso, no es malo siempre que la queja ocupe poco tiempo. Como dije en una entrada el desencuentro es humano pero lo realmente maravilloso es encontrarse en la diferencia.

        Pásalo bien, solete.

        Le gusta a 1 persona

    1. Eso es lo que yo suelo criticar aquí, la intencionalidad. Porque hacer las cosas mal pasan desapercibidas si no hay intención en ello. Pero mis objetivos suelen ser personas que hacen las cosas equivocadamente a propósito y sin poner ningún remedio al respecto. Muchas gracias corazón. Besitos

      Le gusta a 1 persona

¡Cuéntame lo que quieras!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s