El viaje del viernes #2

Un viernes más, emprendemos un viaje por el blog. El #ViajeDelViernes de esta semana me lleva a preguntarme qué clase de prioridad le da la gente a realizar su carné de identidad. Desde mi experiencia poca, pero supongo que me pasaba por ser amable y dejarle siempre a los ciudadanos un amplio abanico de opciones. Si mi respuesta alguna vez hubiese sido “Tiene usted cinco minutos para volver y no perder la cita” seguro que la gente me habría metido en la cabeza de su lista de prioridades. Como no lo hacía, así me iba.

Hay días en los que uno piensa: “Hoy ya he hecho la buena acción del día“. Yo lo pienso a menudo, y algunas mañanas incluso varias veces.

Ayer fue una de esas veces. A media mañana se acercó una mujer a renovar la tarjeta de residencia (el NIE, para entendernos). Le faltaba aportar unas fotos actuales y varias fotocopias. Las opciones que tiene la Administración en estos casos son variadas, pero típicamente se usan dos: invitarle a volver otro día con lo que le falta previa cita, o invitarle a volver al momento en cuanto tenga lo que falta. Yo soy un blando, y lo que suelo hacer es permitirles volver luego. Sobre todo si falta mucho tiempo para el cierre. Así que se fue a por las cosas.

Una hora y media después, cuando hacía más de 20 minutos que habíamos cerrado la atención al público y me estaba dedicando a trámites administrativos (papeles por aquí y por allá) volvió la señora con el marido. Y le regañé:

  – Y usted, ¿cómo ha tardado tanto en hacerse unas fotografías y unas fotocopias? Hemos cerrado la atención al público hace casi media hora, ya no debería antenderles.
– Es que teníamos más citas, y hemos estado haciendo más cosas.
– Vaya, esto mejora por momentos… ¿Quiere decir que documentarse es menos importante? ¿O que yo soy más tonto y puedo esperar y los demás no?
– No… Es que… Ya sabes…
– Pues no, no sé. Les atenderé, pero que sepan que siempre les agradeceré estar al final en la lista de prioridades que tienen.

Sé que la lista de prioridades de cada uno es distinta, pero no cuesta nada modificar un poco el orden en un momento dado. Seguro que si no atendiera a nadie después de cerrar esto no pasaría. Mi trámite subiría puestos en esas listas. Tras atenderles y citarles para el mes siguiente para recoger su tarjeta, se marcharon contentos por haber logrado que un funcionario que sabe (o debería saber) que se encuentra en el último escalón de la pirámide evolutiva les atiendiera sin problemas cuándo y cómo ellos querían.

Media hora después, mientras colocaba expedientes en sus respectivas carpetas aparecieron por la puerta la señora y una joven (su hija). Mientras pensaba si les había hecho algo mal escuché de sus bocas en un español regulero cómo me pedían que volviera a mi puesto. Mientras me sentaba me ordenaron (de toda la vida, cuando uno no pide las cosas por favor y además lo hace de modo imperativo, está ordenando algo) que les resolviera un problema que tenían. Y me tocó reñirles de nuevo:

– ¿Problema? El problema lo tengo yo, que estoy dejando de hacer mi trabajo por atenderles, media hora después de decirles que hacía media hora que estaba cerrado. ¿No dejé claro antes que ya no se atendía al público? ¿Tienen pensado hacer mi trabajo por mí mientras os atiendo?
– Ya, sé que está cerrado, lo siento pero es que quiero que me ayudes.

Bueno, supongo que podía haberme exigido la solución a su problema sin disculparse siquiera, así que quizá debía de darles las gracias… Creo que por no volver a tenerlas otro día tras la mesa, accedí y las escuché. Al menos, tras resolverles la duda me dieron las gracias.

Estoy seguro de que muchos les habrían mandado a casa cuando volvieron la primera vez. Y muchos otros al venir la segunda vez (por qué las dejaron entrar sabiendo que a esas horas no se atiende al público es otro tema que ya trataré). Supongo que tenía que ganarme el regalo de Reyes, que vienen pasado mañana. A ver si con eso de ser bueno justo cuando van a venir se compadecen y me traen lo que les pedí.

Anuncios

26 comentarios en “El viaje del viernes #2

  1. Ayer me la jugaste, lo publicaste por error y cuando fui a verlo en la pagina se había evaporado, se ve que al final te cabreaste con tanta gente llegando a deshora que tú también lo publicaste a deshora aunque fuiste rápido forastero.
    Bromas aparte hay que reconocer que si no hay seriedad incluso para las cosas esenciales como lo va haber para las relaciones sociales, la gente se toma todo a la ligera sin importarle que los demás trabajen y que se crean que estas ahí para cuando ellos digan y les de la gana, por que están en su derecho. No entienden que tener derechos implica también el tener deberes y hay que cumplirlos para que una sociedad funcione como debe de funcionar, pero como se dice ahora (se ve que esta de moda) Vivimos en un país de panderetas. “Que seriedad va haber” Buen fin de semana.

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí, Antonio. Me avisó martes de mi error (lo planifiqué en el calendario de WordPress, que empieza la semana el domingo, y sin mirar lo puse en el terder día antes de acabar la semana, mal, he tenido que mover tres entradas más, jejeje). Menos mal que no había entrado mucha gente, jeje. Perdón por las molestias! 😛
      Es cierto, cuando daba facilidades, algunos (más de los que quisiera, la verdad) en vez de agradecerlo y no tenerme en espera mucho tiempo con su caso lo que hacían era aprovechar la mañana y venir a última hora a terminar, como si yo sólo estuviera para atenderles a ellos. Y luego nos quejamos de las cosas van como van, pero si no tenemos ética ni educación, ¿qué esperamos?

      Le gusta a 1 persona

  2. A mi me faltaban fotos actualizadas de la niña y me dejaron volver después de hacerlas, estaba tan agradecida de que me dejaran resolverlo sin tener que volver otro día que tarde 10 minutos y el señor hasta se sorprendió de la rapidez jajaja. Yo no se el resto pero cuando te encuentras con alguien dispuesto a dar soluciones y no a complicarte más el día me siento tan agradecida. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gisela, ojalá todos fueran como tú, corazón. Sí que es cierto que muchos hacían eso que dices tú, incluso salían corriendo y yo les gritaba que no corrieran, que no quería tener que llamar al 112, que no había tanta prisa. 🙂 Sin embargo muchos hacían antes otros menesteres (supongo que más importantes) y llegaban cuando les placía, con el derecho a ser atendidos porque 3 horas antes se lo había dicho yo. Ni que hubieran hecho ellos mismos los papeles o las fotos… Besitos!!

      Le gusta a 1 persona

    1. Jajaja, no te creo. Sé que eres mucho más agradable y darías una segunda oportunidad a todo el mundo. Y más sabiendo que el “vuelva usted mañana” es dentro de un mes y lo mismo tienen que empezar a recolectar los papeles de nuevo porque les caducan. Si eres un trozo de pan!!

      Le gusta a 1 persona

  3. Te cuento mi filosofía, no hay que dejar de ser como eres porque haya gente que se puede aprovechar de tal circunstancia. Listos los hay siempre en todas partes, pero esos listos no deberían modificar tu conducta. En definitiva, no dejes de ser buena persona, no creo que pudieses aunque te lo propusieras.

    Le gusta a 2 personas

    1. Gracias corazón! Me alegro que te hayan tratado bien siempre. Y sus no me entere yo de lo contrario. Si no, me llamas, y ya vemos a quien riño (que no soy impotente, pero puedo reñir, je je, como no me conocen…). Te habrán tratado bien porque a ti es fácil tratarte bien. Besitos

      Me gusta

    1. Muchas gracias! Ojalá todos me tuvieran en y tan buen lugar como tú, eres un encanto! Sí que es un poco echarle morro, pero te sorprendería la de cosas que me llegaron a pasar. Vivo una vez una mujer con cuatro adolescentes a media tarde, sin cita, y quería llevarse los cinco carnés esa tarde y sin esperar. Pretendía que la atendiera a ella por delante de todos. Y además insistiendo… Al final la fui metiendo en huecos y se llevó todos los carnés. Si cuando digo que soy un blando…

      Me gusta

    1. Hola santi, para mi no es rollo, ni mucho menos. Lo único que no me gusta que se rían de mí. Y la gente, cuando era condescendiente con ella, aprovechaba para hacerlo. También diré que muchos me trataban con educación, me agradecían ser un blandito y además había quien se marchaba contento. Quizá por eso siempre fui blando. Gracias por pasarte, por leerme y por comentar.

      Me gusta

  4. Eres mas bueno que el pan Oscar…comprobadisimoooooo, hay gente que se aprovecha de esa nobleza, y la línea entre necesidad y abuso es muy delgada. Eres sinigual, te diría que no cambies pero si dar estas “oportunidades” te trae problemas empieza a poner limites. 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias Flor! Muchas gracias por tus palabras. 🙂 La verdad es que problemas no me traían, más bien me tocaban la narices y me cabreaban un poco, pero luego cuando venían personas como tú se me pasaba. Afortunadamente (o no) ya no estoy cara al público, fue una bonita etapa que no sé si se repetirá, pero ahora mis cabreos son con mis ordenadores, je je je. Besitos!

      Me gusta

  5. Jolines Óscar, me has dejado muy sorprendida por tu paciencia y buen hacer. La última vez que fuimos a una comisaría mi pareja y yo fue para hacernos el NIE (él). Le preguntamos a un funcionario que estaba ahí y nos dijo que viniesemos a las 6 de la manana y eso que le dijimos que era comunitario. A esa hora no están abiertas las puertas de la comisaria, pero todos los africanos se juntan en la calle y hacen unas listas donde se van apuntando. Cuando abrieron las puertas el mismo funcionario preguntó ¿Comunitarios? Y nos separó del resto. ¿Harto de su trabajo ? No sé, pero la impresión que me llevé fue pésima. Ojala me encuentre con muchos funcionarios como tú.Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias. Pues con todo y con eso hay gente que la tomaba conmigo cuando no podía hacerles el trámite porque no tenían la documentación necesaria… El trato que san algunos funcionarios a los que esperan me da vergüenza ajena, y son los que nos dan mala fama. Es una pena que si alguien no sirve para atender al público trabaje con gente. No es que yo sea el funcionario ejemplar, ni mucho menos. Me equivocaba mucho y a veces no tenía la sonrisa puesta, pero siempre intenté atender como a mí me habría gustado ser atendido. Besitos

      Le gusta a 1 persona

  6. A ver funcionario majo…tengo que hacer el DNI a mis peques…a qué hora puedo ir??? Y sí me falta algo puedo volver más tarde?? Y si está cerrado al público me vas a atender igualmente??? Jope!! Que te devuelvan la paga extra pero ya!!!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias Águeda!! Tú puedes venir a la hora que quieras, pero tienes que bajar un poquillo… 😉 Si te falta algo tú puedes volver más tarde, incluso a última hora, que no te voy a poner pegas ni a citar en el blog. Eres ciberamiga y el enchufe es el enchufe… 🙂 Si está cerrado al público y te dejan entrar, cosa que no me extrañaría, te voy a atender igualmente. Otra cosa es que te vuelvas sin los DNI y te haga volver otro día porque a vosotras sí que me apetecería veros de nuevo!! 🙂

      Me gusta

¡Cuéntame lo que quieras!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s