Ciclo “¿Te acuerdas?” – Parte 16 – Poseídos por el móvil mientras conducen

Cuando uno está conduciendo, realizar una tarea distinta a conducir es sinónimo de peligro. Sin embargo, hay mucha gente que está tan mimetizada con su móvil que debe pensar que se trata de una parte más de su cuerpo, y como tal hace uso de ella al volante. El problema que puede acarrear eso es que genere un accidente y envolver a alguien inocente en algo que no ha solicitado. Hace tiempo intenté concienciar a la gente de los peligros que conlleva utilizar el móvil mientras se está a los mandos de un vehículo. Pinchando aquí podéis llegar a la entrada en cuestión. Para los perezosos, la copio a continuación.


Hace un tiempo hablé de lo enganchada que está la sociedad en general a los teléfonos móviles actuales. Lo que no conté fue lo peligroso que puede resultar que esto le ocurra a un inconsciente con un carné que le permite conducir coches y que además hace uso de dicho permiso.

Ayer iba de camino a casa en mi coche. Iba circulando por una carretera de dos carriles que se encuentra entre dos rotondas. Es un trayecto recto de 1300 metros, con lo que la velocidad límite de 90 se puede alcanzar con facilidad si no hay demasiada circulación. Y ahí iba yo, luchando con mi cuentakilómetros para que se mantuviera en el rango 89-91, cuando de pronto noto que un coche me adelanta a gran velocidad (quizá a 120). Miré hacia él y vi a una chica mirando hacia abajo en lugar de hacia delante, que es por donde uno suele mirar cuando conduce.

Me adelantó y comencé a pensar y a llenarme de dudas. ¿Qué narices iba mirando, su entrepierna? Por la dirección de su mirada bien podría haberse tratado de eso, pero a menos que acabara de mancharse ahí con algo era poco probable. Entiendo que iba mirando otra cosa. Entonces pensé en la sonrisa que esbozaba mientras me adelantaba. ¿Y si lo que iba mirando era un móvil? ¿Y si estaba escribiéndose por whatsapp? Tampoco me habría extrañado, estoy seguro de que hay gente que cambia horas de sueño por vivirlas pegadas a su móvil.

Y volví a hacer los ejercicios de buena conciencia que acostumbro. Si de repente se encontrara con un frenazo, ¿cuándo se daría cuenta, cuando se hubiese metido en el maletero del coche que le precedía? ¿Y si hubiese algo en la carretera que tenía que sortear? ¿Y si algún coche de repente se hubiera dirigido hacia ella y hubiese tenido que esquivarlo? ¿Cómo lo iba a ver?

Lo más fácil con esa actitud es que el día menos pensado genere un accidente. Y en esas circunstancias, lo más sencillo es que alguien más (que seguramente vaya respetando el código de circulación) acabe involucrado con mejor o peor suerte. ¿Y si un día se lleva a alguien por delante y ocurre el infortunio de que ella sale adelante? A este paso, el día menos pensado leeré en los carteles informativos de las carreteras: “Tirar una colilla, 4 puntos. Ir whatsappeando, 6 puntos“.

Anuncios

¡Cuéntame lo que quieras!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s