El rastro

El fin de semana pasado estuve en Toledo de visita. Una de las cosas que me dio tiempo a hacer fue ir al rastro de la ciudad. Hacía mucho tiempo que no estaba en uno. Recuerdo que cuando era pequeño iba de vez en cuando con mi madre. Por norma general, se podía encontrar ropa, fruta e incluso aparatos a mejores precios que en las tiendas. De pequeño no sabía por qué, y a pesar de que no me suena habérmelo planteado nunca, este fin de semana me he topado con dos momentos que me han dado una idea para dar respuesta a esa duda.

Uno de ellos fue encontrarme con una señora que vendía colonias. “Originales, baratas” gritaba. Mientras pasaba por su lado miré el género, suponiendo que había truco. Hay mucha imitación por ahí que se vende como original. Pero el truco no estaba en que no fueran originales, porque sí lo eran. Estaba en que una de las cajas tenía una pegatina (con código de barras incluido) del Corte Inglés. Si vende “barata” la colonia de un establecimiento que si por algo se caracteriza no es por sus precios asequibles… que cada cuál saque sus propias conclusiones

El otro fue al pasar por el tenderete de un chico que vendía ropa mientras gritaba continuamente la misma frase: “¡Venga señora, que es el bueno, es el original, es el de Calzedonia!“. Reconozco que tras escucharlo la primera vez me asusté porque creía que iba a continuar la frase con un “y lo mío me costó sacarlo de allí“. Me pregunto qué quería decir exactamente con la parte “es el de Calzedonia“. ¿Era un producto de la marca blanca de la tienda? ¿Tienen los dos el mismo proveedor?

Antes pensaba que los vendedores de los mercadillos tenían escasas ganancias por ajustar mucho los precios y les salvaba que mucha gente les compra y así conseguían compensar. El otro día abandoné esa idea.


Si te gusta lo que escribo y quieres comprar mi libro, puedes hacerte con una copia en PDF por solo 1 euro pinchando en estas letras, o con una en papel por 8 euros pinchando en estas otras letras.

Anuncios

5 comentarios en “El rastro

  1. En mi pueblo se vendían melones “luneros” , mi madre nunca los compraba y yo no entendía porqué.
    Un día me explicó que mi padre cogia los melones de día en su melonar y otros los cogian a la luz de la luna en…..

    Supongo que así eran las colonias y los calcetines luneros o algo parecido

    Me gusta

¡Cuéntame lo que quieras!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s