Por aquí me viene bien

Hay personas que no se molestan en intentar hacer las cosas bien, ni aunque suponga casi menos esfuerzo que hacerlas mal. ¿Prepotencia, chulería, vaguería? El motivo lo desconozco, pero hay acciones que por cotidianas, aunque parezcan simples, generan situaciones que pueden poner en peligro a todo el que se encuentra alrededor.

¿Quién no ha cruzado alguna vez una calle por un sitio cualquiera, sin molestarse en buscar el paso de peatones más próximo? Yo reconozco que aún de vez en cuando lo hago, pero únicamente si estoy sin los niños y además no viene ningún vehículo. Sin embargo, hay personas a las que no les importa nada, ni poner en peligro sus vidas ni las del resto, y hacen lo que les place cuando quieren. Como el señor que se bajó ayer de un pequeño camión parado en doble fila a 20 metros de un semáforo, con la intención de cruzar una calle de dos sentidos. El camión estaba delante de mí, y el hombre miró hacia mi coche para cruzar la calle esquivándome. No sé si por desconfianza a que acelerase y fuera a por él o por ignorancia (lo cierto es que tenía pinta de descerebrado), solo caminaba mirando hacia mí, sin hacer caso del sentido opuesto. Yo veía la escena y me estaba desconcentrando, porque iba derecho hacia un coche que venía por el otro lado. A unos dos metros escasos de impactar con él, y dado que el bobo no apartaba su vista de mí (por un instante pensé que le gustaba), el otro conductor tocó el claxon. El resultado fue mirar asustado y dar un salto hacia atrás para volver a mi carril de forma que casi impacta conmigo. Por fortuna para mí me tenía bien situado y de un nuevo salto hacia adelante me esquivó. Por momentos pareció que iba a marcarse el comienzo de un flashmob del Saturday Night.

En menos de un minuto puso en peligro su vida, cosa que no me importa en absoluto porque cada uno hace con la suya lo que quiere, mi integridad física y la de otro conductor, así como la de los demás ocupantes de ambos coches (y eso ya no me gusta tanto). ¿Por qué lo hacen? ¿Se sienten superiores con ello? ¿Es necesario que pase un mal rato o incluso que pueda tener un golpe o atropellarle porque es un mentecato? Sueño con el día en el que todos se dejen guiar por la máxima de un compañero que tuve en la oficina del DNI: “Haz lo que quieras, pero que tus problemas no me salpiquen“.


Si te gusta lo que escribo y quieres comprar mi libro, puedes hacerte con una copia en PDF por solo 1 euro pinchando en estas letras, o con una en papel por 8 euros pinchando en estas otras letras.

Anuncios

11 comentarios en “Por aquí me viene bien

  1. Vaya momento. Y es cierto que son situaciones que por cotidianas parecen normales, sin serlo en absoluto.
    A esos me refiero cuando digo que van como ovejas modorras.
    Por fortuna, no todos son así pero mira que se hacen notar.

    Me gusta

¡Cuéntame lo que quieras!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s