Poca educación

Sé que la educación no es una asignatura del colegio. También, como me decía una compañera experta en todo tipo de vivencias, que a algunos los cría el tiempo. Y que por encima de ellas hay todavía un selecto grupo de personas a las que ni siquiera el tiempo ha querido criar.

De este último grupo es la mujer con la que me crucé ayer en un centro comercial. Estaba mirando ropa de bebé, imagino que para el suyo porque portaba consigo un carrito. Entre cogida y suelta de una misma camiseta con colores diversos, tiró tres perchas aledañas. Lo oyó como lo oí yo, y seguro que además lo vió como también lo vi yo, que estaba pasando por su lado en ese momento. La mujer me vio de reojo, y se quedó observando fijamente la camiseta que tenía en la mano, como si estuviera buscando un hilo suelto. Mientras yo seguía mi camino mirando hacia atrás para ver qué iba a hacer con la ropa que había tirado, ella realizó con cierto disimulo un par de cambios más de camiseta y se marchó dejándolas en el suelo. Como si la cosa no hubiera ido con ella. Como si el esfuerzo de agacharse a recogerlas debiera serle recompensado en metálico y con un par de días libre en su trabajo.

¿Por qué la gente tiene tan poca vergüenza? ¿Qué le costaba agacharse a recoger lo que ella misma había tirado? Estoy seguro de que es de ese tipo de gentuza como la que aparece en los preliminares de mi libro que después de entrar a una tienda de ropa y desdoblar camisetas a destajo dicen: “Que las vuelvan a doblar ellos que para eso les pagan“.

Tirar ropa de una percha, hacerse la loca e irse sin recogerla es una obra solo al alcance de unos pocos… sinvergüenzas. Espero que algún día cercano en su negocio, en su mesa de trabajo o en su casa (según donde pase la mayor parte del día) le hagan lo mismo. Cuando no mire, que le desparramen todas las cosas por el suelo y se vayan dejándolo todo patas arriba. A ver qué tal le sienta.


Si te gusta lo que escribo y quieres comprar mi libro, puedes hacerte con una copia en PDF por solo 1 euro pinchando en estas letras, o con una en papel por 8 euros pinchando en estas otras letras.

Anuncios

5 comentarios en “Poca educación

  1. Puede ser cuestión de autoestima. Se debió sentir muy importante por el hecho de hacer algo mal y que nadie le llame la atención.
    Quizá como dices es lo que le hacen a ella.
    Te imaginas si trabaja limpiando, y cada día le pisan el suelo recién fregado?
    De esas cosas habría que aprender para no hacer lo mismo, pero a veces se funciona al contrario, es un poco “que se j…”
    Ni siquiera me indignan, me dan un poco de pena.
    Sin ser doña perfecta, reconozco que esas cosas, como a tí me ponen de mal humor.

    Me gusta

¡Cuéntame lo que quieras!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s