Mentirosos compulsivos

Hay personas que asientan en la mentira una base para intentar conseguir lo que quieren. El problema es que al no ser comerciales, abogados, ni políticos, que son los verdaderos profesionales en ello, se les coge enseguida.

La semana pasada llegó a mi oficina una familia con la intención de realizar el llamado ‘trámite de huellas‘, el último paso para conseguir su tarjeta de residencia:

– Buenos días, ¿qué desean?
– Hola, venimos a poner las huellas.
– Muy bien. ¿Les ha llegado la resolución a casa?
– No, nos ha llegado.
– Pues tenemos que esperar a que les llegue, porque además de venir ahí escritas las cosas que tienen que aportar en el momento de poner las huellas, uno de los papeles que hay que aportar es esa misma resolución.
– Pero es que no la tengo.
– Claro, si no le ha llegado no la puede tener.
– No, es que no la han enviado.
– A lo mejor sí se la han enviado y hay que esperar un poco para recibirla. Con el correo nunca se sabe.
– A ver, no es que no la hayan mandado, es que no la hemos recibido.
– (Perplejo por tanto cambio de versión tan solo acierto responder desconcertante) ¿Qué?
– Es que nos abrieron el buzón, nos lo reventaron y se llevaron el correo.
– Eso que me cuenta es un delito e imagino que lo habrá denunciado. ¿Tiene la denuncia? (Tras unos segundos de silencio, hablé de nuevo) ¿Sabe? Podría creerme algo de lo que me dice si no fuera porque me ha dado más versiones de lo ocurrido que un libro de ‘Elige tu propia aventura‘.
– Es que en la oficina donde pedimos la tarjeta nos dijeron que no hacía falta la hoja esa.
– ¿Y eso se lo han dicho en el rato que llevan aquí conmigo o en otro momento? Mire, como no estoy seguro de que me esté diciendo la verdad, vamos a esperar pacientemente unos días antes de ir a la oficina donde solicitaron la tarjeta a por un duplicado de la resolución.

Es definitivo: tengo cara de bobo. Solo así consigo darle explicación a que determinadas personas lleguen a mi puesto y tras solicitarles algo que no tienen empiecen a hilvanar embuste tras embuste con el convencimiento de que con alguno colaré. ¿De verdad no me ven capacitado para darme cuenta de que a la segunda mentira ni voy a creer ni van a conseguir nada?


Si te gusta lo que escribo y quieres comprar mi libro, puedes hacerte con una copia en PDF por solo 1 euro pinchando en estas letras, o con una en papel por 8 euros pinchando en estas otras letras.

Anuncios

6 comentarios en “Mentirosos compulsivos

  1. Yo a eso lo llamo actitud camaleónica. Se adaptan al momento, esperando que tu no veas el cambio de color.
    Eso no te convierte en tonto, sólo tienes la sensación de parecerlo.
    Esas personas no ven, o no quieren ver, que al final los paseos se los dan ellos.
    Que no, que no eres tonto, no te apures.

    Me gusta

¡Cuéntame lo que quieras!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s