Mi otro yo

Una de las cosas que hice estas vacaciones pasadas fue cenar con parte de mi familia. En ella estuvo presente un tío mío, al que siempre he mirado de distinta forma. La culpa de esto, hasta donde llega mi memoria, la tiene mi abuela materna. Debió de suceder hace unos 20 años. Yo estaba en el pueblo, en su casa, como tantas otras veces que habíamos ido a ver a mis abuelos. Sin poder recordar exactamente por qué, me fui corriendo para el sofá del comedor y me senté de forma que más bien parecía que me estaba lanzando sobre él. Mi abuela lo presenció y le salió al instante: “Hijo mío, eres igual que tu tío Javi“. Desde entonces he escuchado esa frase muchas veces. Generalmente, por lo mucho que comía (imagino que él también), y en otras ocasiones por mi forma de actuar, que entiendo debía asemejarse a la suya.

Siempre que le he mirado he intentado verme un parecido con él, pero físicamente nunca lo logré. Siempre me han dicho que en eso me parezco a mi padre y mi tío se parece más a mi madre (y al resto de sus hermanos, desde luego, si hay algo que a mi abuelo le tuvo que quedar siempre claro es que era el padre de todos). De hecho, aunque ahora hay muchos momentos en los que yo mismo me recuerdo a mi padre (cosa que de algún modo me enorgullece, porque soy lo que soy gracias a él y a mi madre), me resulta curioso que durante mi juventud, cuantitativamente me han comparado más con mi tío que con mi padre. Y nunca me pareció mal, de hecho llegó un momento en que lo asimilé tanto que me parecía hasta común. De alguna forma tenía a mi tío como una versión de mí algunos años mayor.

Hoy, 20 años después de la primera vez, observo a mi tío en la distancia que nos separa y compruebo que profesionalmente no deja de crecer. Y lo mejor es que parece no ponerse techo. Lo último ha sido una entrevista por la televisión. En la Administración no dejar de crecer es algo más complicado de lo que parece, pero espero poder seguir sus pasos y seguir pareciéndome a él también en este aspecto. Al fin y al cabo, todo lo que logre repercutirá en mí, en mi mujer y en mis hijos. Desde hace unos años, todo lo que hago, lo hago por ellos. No en vano son lo mejor que me ha dado la vida.


Si te gusta lo que escribo y quieres comprar mi libro, puedes hacerte con una copia en PDF por solo 1 euro pinchando en estas letras, o con una en papel por 8 euros pinchando en estas otras letras.

Anuncios

2 comentarios en “Mi otro yo

¡Cuéntame lo que quieras!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s