Sentirse orgulloso

Hay muchos motivos por los que uno se siente orgulloso de otra persona: porque ha logrado algo importante para cualquiera de los dos, porque ha mejorado la situación que tenía, porque ha hecho algo relevante, por los méritos acumulados en la vida… Sentirse orgulloso de un adulto es una tarea relativamente fácil. Las personas con cierta edad son conscientes de lo que consiguen con sus actos.

Sin embargo, tener esa sensación de satisfacción por ‘culpa‘ de un niño de cuatro años es doblemente recompensante. Primero, porque igual que un adulto consigue algo importante, algo que lleva tiempo intentándose. Segundo, porque no es consciente como un adulto de lo que consigue con sus actos, a menudo ni siquiera comprende qué significa lo que hace, pero lo lleva a cabo. Y eso es lo que queda.

Ayer mi pequeño me dijo:

– Papá, dame agua por favor.
– Claro cariño, ahora mismo.
– Te lo he pedido por favor, que es como se piden las cosas. ¿A que sí, papá?
– Claro cariño. Lo has hecho muy bien. Toma el agua.
– Gracias, papá.
– De nada, hijo.

Esto, que entre adultos es lo que debería escucharse, no es corriente oírlo por ahí. Y mi pequeño, sin embargo lo tiene asimilado. Sé que no es el primero, y mucho menos el único que lo hace. Estoy convencido de que hay bastante más. Pero yo hablo por el mío. Le escucho y no puedo más que darle un puñado de besos y sentirme orgulloso de él. De haber conseguido que le resulte normal algo que a mi edad se considera excepcional.

Sólo espero que le dure para siempre, porque ser educado es algo gratuito y no cuesta ningún trabajo. Y la gente que hay alrededor lo valora positivamente, aunque no lo diga.


Si te gusta lo que escribo y quieres comprar mi libro, puedes hacerte con una copia en PDF por solo 1 euro pinchando en estas letras, o con una en papel por 8 euros pinchando en estas otras letras.

Anuncios

4 comentarios en “Sentirse orgulloso

  1. Pues claro que es para sentirse orgulloso. Eso de que dure para siempre ya es otro cantar. El niño crecerá, tendrá los conocimientos adquiridos en su casa, que siempre es una escuela, y luego los aplicará según le convenga.
    Pero tu ejerces de padre como te enseñaron en tu casa. Haces bien.
    Por lo bajini y con más años que tu, te digo que si el niño aprende a escribir su nombre en un papel, y luego te lo pinta con pinturas de cera en el pasillo de casa, te sentará como un tiro, peroooo….. también te sentirás orgulloso.
    Son cosas de padres.

    Me gusta

¡Cuéntame lo que quieras!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s