Y luego dicen de los funcionarios

Trabajadores competentes hay en todos los sitios. Desgraciadamente, incompetentes también. Este fin de semana he tenido la oportunidad de comprobarlo. No hace falta buscar un trabajo complicado. Ser el encargado de hacer funcionar unos cochecitos para niños en un centro comercial es suficiente.

Este fin de semana hemos aprovechado para acercarnos a hacer unas compras a un centro comercial que tenemos cerca de casa. En él hay instalados un carrusel y unos cochecitos (pequeños, no como los de las ferias), en los que los padres tienen la posibilidad de adquirir una pulsera similar a las de “Todo Incluido” y viajar cuantas veces quieran en cualquiera de las dos atracciones. Todo fue relativamente normal hasta que decidimos montar al niño por última vez después de cenar, justo antes de marcharnos a casa.

La atracción cerraba a las 10 de la noche, y cuando llegamos nosotros a las 9.45 estaba cerrada y con una niña dentro de un cochecito. Tras esperar unos minutos llegaron un par de niños más y entraron. El mío también. El padre de la niña que estaba dijo que el encargado de la atracción se había marchado y había dejado a la niña montada y los cochecitos cerrados un poco antes de llegar nosotros. Cuando se aproximaron las 10 me acerqué a la otra atracción para preguntar por qué no había nadie. Al llegar, un hombre salió disparado a la atracción con mala cara. Cuando llegó y vio a más de diez niños montados esperándole empezó a quejarse diciendo que eran las 10 y estaba cerrado, que no había ido nadie en toda la tarde y a última hora se le llenaba… Quejas que desde el momento en que se ausenta con más de quince minutos para cerrar no tienen cabida.

¿Por qué decide irse casi media hora antes de su hora de finalización y encima dejando a una niña montada en un coche? ¿Por qué se queja de la hora a la que van los niños a montarse si no le habrían hecho trabajar de más de la cuenta de no haberse marchado porque sí? ¿Acaso tenemos que montar a los niños a la hora que a él le venga bien? ¿Por qué le molesta tanto trabajar dentro de su horario? A mí me gustaría que la gente viniera a la oficina en las dos primeras horas y luego tener el resto de día libre, pero no es así. A mí me pagan por atender hasta la última hora, igual que a él. ¿O la última media hora se la regala a la empresa y no la cobra? Lo peor de todo, es que luego la mala fama la tenemos los funcionarios.


Si te gusta lo que escribo y quieres comprar mi libro, puedes hacerte con una copia en PDF por solo 1 euro pinchando en estas letras, o con una en papel por 8 euros pinchando en estas otras letras.

Anuncios

5 comentarios en “Y luego dicen de los funcionarios

  1. Para nota. Se merece que alguien le haga recuperar el tiempo perdido y que pida disculpas para niños -caramelos, un juguete, o algo- a la niña que abandonó tan despreocupadamente.
    Pero no ocurrirá, estará más mosqueado porque se le enfría la sopa de la cena, o se le calienta la cerveza.
    Te acuerdas de Forges?…. PAISSSSSSSSS

    Hilaria

    Me gusta

¡Cuéntame lo que quieras!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s