Me hago mayor

Este fin de semana he estado en el pueblo, en mi pueblo. He disfrutado de unos días de descanso en Benidorm. Allí he podido comprobar varias cosas. Todo sigue estando igual: mucha gente, muchos jóvenes, mucha marcha, muchas ganas de fiesta… Pero algo ha cambiado: yo. Ya no soy el mismo, cuando yo salgo a la calle, los jóvenes vuelven de la playa. Cuando yo vuelvo a casa, los jóvenes salen de marcha. Y lo peor es que yo abro la puerta de la mía sin haber cambiado de día. Mi ritmo de vida ha cambiado, y también ayuda que mi más mejor amigo ha seguido mi rumbo, con lo que nos seguimos juntando, tenemos aficiones comunes, y aún hoy (18 años después) seguimos saliendo juntos y podemos ir a los mismos sitios.

Este fin de semana, además, ha coincidido con una quedada de penyes (toda la vida he visto escrito peña con ‘ny’, y con ‘ñ’ lo veo raro) llena de carpas, música, y penyistas (permitidme estas palabras) con ganas de pasarlo bien, de fiesta y de barbacoas y parrilladas. Gente de todas las edades, desde los 16 a los 70 años. Cada uno en su grupo, en su ambiente. Y yo paseando entre todas las casetas montadas con mi pequeño de 4 años viendo cómo siguen los mismos nombres desde que me fui de Benidorm hace ya 10 años, viendo cómo sigue la misma gente que había entonces en esa misma penya o en otra, y viendo cómo tienen niños pequeños muchos de ellos. ¡Con niños! ¿Qué ha pasado? ¿Ya no salen desde las 6 de la tarde hasta las 10 de mañana del día siguiente como hacíamos antes? Está bien que yo no lo haga porque ya no estoy allí, pero los demás… ¡Que las fiestas son para disfrutarlas por la noche! ¿Cómo lo van a hacer con niños pequeños?

Lo pienso fríamente, y veo que he envejecido. Si estuviera viviendo allí yo tampoco podría hacerlo, mis niños me lo impedirían. El tiempo ha pasado por todos, recuerdo a los amigos de mis padres con mi edad actual y ahora prácticamente todos tienen algún nieto. Los que salían de marcha conmigo están enseñando a andar a sus pequeños… Cuando les veo noto que me estoy haciendo mayor. Y lo peor de todo es que el DNI ya me sale por 10 años.


Si te gusta lo que escribo y quieres comprar mi libro, puedes hacerte con una copia en PDF por solo 1 euro pinchando en estas letras, o con una en papel por 8 euros pinchando en estas otras letras.

Anuncios

8 comentarios en “Me hago mayor

  1. Me alegro que te lo hayas pasado bien en Las Vegas. De todas formas, aún haciéndose mayor es reconfortante ver que, pese a esta terrible crisis que nos afecta, las peñas siguen funcionando con los mismos nombres y con ilusión.

    Un abrazo y bienvenido a tu casa

    Me gusta

  2. Envejecer!!!! qué palabra. Yo me quedo con que te has hecho mayor. Tus niños crecerán, los de los demás también y te verás en las Penyes con tus nietos. Pero ese es el paseo que nos damos por la vida. Porque cambiar, cambiar, no te creas que cambian tantas cosas.
    No pasa el tiempo, pasamos nosotros, pero hasta hace ná, yo enseñaba a andar a unos niños que son como tu ahora. No me hables de envejecer. Me suena fatal.

    Hilaria

    Me gusta

¡Cuéntame lo que quieras!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s