Demasiado precavidos

Hay personas a las que no les gusta llevarse sobresaltos. Son previsoras, planifican al detalle todo lo que hacen, y no quieren dejar ningún cabo suelto. Lo importante es no llevarse ninguna desagradable sorpresa por no haber estado pendientes o atentas de lo que debían hacer o por no haberse informado bien de las cosas. Supongo que esto es lo que les preocupa cuando llegan a mi sitio y me dicen:

– Perdone, quería hacerle una preguntita.
– Buenos días. Tendría usted que coger cita para información, como el resto de ciudadanos.
– Pero es que sólo quiero una preguntita.
– Bueno, no sabemos si el resto de personas quieren una o más, y aun así piden cita… En fin, ahora mismo no hay nadie y si es sólo una pregunta – que generalmente nunca lo es – se la respondo hasta que venga el siguiente citado.
– Es que a mí se me vence la tarjeta de residencia dentro de dos años, y quería saber qué me hace falta para renovarla.
– Pues no sabría decirle. Falta demasiado tiempo. Le puedo decir lo que hace falta ahora.
– ¿Y qué hace falta ahora?
– ¿Qué más da? No sabemos si para entonces será lo mismo. Si usted me trae dentro de dos años lo que hace falta ahora y se necesitan otras cosas, no sólo no sirve de nada sino que además me dirá ‘es que usted me dijo que trajera esto‘, y encima será falso…
– Por eso quiero que me diga lo que hace falta para renovarla dentro de dos años.
– Señora, ¿es usted consciente de que no sé lo que va a pasar de aquí a dos años? ¿Por qué no viene un par de meses antes de que le caduque y nos vuelve a preguntar?
– Pero es que yo lo quería saber ahora para tenerlo preparado…
– Le estoy diciendo que ahora no lo vamos a poder saber, porque desconozco si de aquí a entonces cambiará algo, y que lo que hace falta ahora, lo mismo para entonces no sirve de nada.
– Vale, pues si no me lo puede decir ya vendré más adelante.

¿Quiere tenerlo preparado dos años antes? Ni que le pidieran para la renovación una maqueta de la ciudad donde reside… El problema no es que vengan con una antelación de varios años, sino que se van poco convencidos de no haber podido marcharse informados de lo que querían. Algunos seguro que piensan que no he querido ayudarles. ¿Me ven cara de futurólogo? ¿Piensan que sé lo que va a necesitarse de aquí a dos años? Es posible que no cambie nada de aquí a entonces pero, ¿cómo voy a saberlo yo? Si lo supiera, ¿cree que estaría delante de ella en vez de disfrutar de todos los millones conseguidos con la lotería?


Si te gusta lo que escribo y quieres comprar mi libro, puedes hacerte con una copia en PDF por solo 1 euro pinchando en estas letras, o con una en papel por 8 euros pinchando en estas otras letras.

Anuncios

2 comentarios en “Demasiado precavidos

  1. Jajajajaja, es que nunca estás conforme. Cuando te vienen con el caducado antier, te contraría y si te vienen “antes” también. Anda queeeeeeeeee

    Ya sabes, la paciencia va en el sueldo, sí en ese que te pagan con lo que sobra, y por eso es tan estrechito.

    Hilaria

    Me gusta

¡Cuéntame lo que quieras!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s