La odisea de coger cita (y 5)

La caducidad del documento de identificación no es algo que le ocurra únicamente a los ciudadanos españoles. A los extranjeros también les pasa. Sin embargo, el procedimiento para la obtención de una cita con el fin de renovarlo es distinto. Hay una gran variedad de documentos. Esta es la página web para algunos de ellos, y para el resto cada oficina gestiona sus citas de manera particular.

A pesar de ello, muchos ciudadanos extranjeros llegan a la oficina con una cita para el DNI (obtenida generalmente a través de Internet). ¿Cómo es posible esto? He llegado a la conclusión de que es por la forma de hablar que tienen. Soy consciente de que llamar a su documento DNI puede hacerles sentir más integrados. Muchos españoles desconocen el tipo de documentación que tienen los extranjeros y que les hablen del NIE puede ser causa suficiente para que les miren como si fueran raros o no supieran qué están diciendo. Por ello, generalmente lo que suelen tener no es DNI sino NIE, o tarjeta de residencia. Lo único que consiguen dándole un nombre que no corresponde, es conseguir cita para algo que no tienen. Como si uno tiene una cafetera Tassimo y compra cápsulas de una Nespresso.

Así, llegan a la oficina ilusionados, y cuando se les llama para hacerles el DNI, se les acaba remitiendo a la zona de extranjería para que les intenten atender allí. Y cuando llegan, obviamente no tienen cita. Algunos se enfadan: “Es que llevo un mes esperando“, “Es que es lo que pone en Internet“, “Yo he pedido cita para el DNI y no me lo quieren hacer ahí“… Y encima están indignados, como si yo tuviera la culpa si me toca atenderles en cualquiera de los dos bandos… ¿Acaso soy yo el que se ha equivocado? ¿He sido yo el que no llama a las cosas por su nombre? Porque encima hay personas que cuando les corrijo NIE por DNI me dicen “Bueno, DNI, NIE, lo que sea, ¿qué más da?“. Y tengo que decirles muy serio “No da igual, porque luego piden cita para lo que no es y me echan la culpa porque lo han hecho mal“.

A veces hay alguno que viene con humildad y reconoce su error. Y es entonces cuando se lleva el premio de ser atendido sin cita. Porque todos tenemos derecho a equivocarnos.


Si te gusta lo que escribo y quieres comprar mi libro, puedes hacerte con una copia en PDF por solo 1 euro pinchando en estas letras, o con una en papel por 8 euros pinchando en estas otras letras.

Anuncios

2 comentarios en “La odisea de coger cita (y 5)

  1. Solamente, para los lectores, aunque ya lo sabrás, mencionar que en realidad, para ceñirse a la analogía con el DNI, lo que van a realizar los extranjeros es la T.I.E (Tarjeta de Identificación de Extranjeros), el N.I.E es el número.
    Aprovecho la ocasión para felicitarte por las historias que cuentas.

    Me gusta

  2. Hola.

    Muchas gracias por la aclaración, por leerme y por la felicitación. Espero que te sigas entreteniendo. Como bien dices, lo que ellos obtienen es una tarjeta, la TIE. Lo dije (aunque solo de pasada, justamente el Viernes anterior al esta entrada, el 17 de Enero del 2014, en la entrada “Mi primera tarjeta de residencia”. Aquí: http://historiastrastudni.blogspot.com.es/2014/01/mi-primera-tarjeta-de-residencia.html. Aun así, gracias por la ayuda. Te invito a seguir comentando y opinando en el resto de entradas. Un saludo.

    Me gusta

¡Cuéntame lo que quieras!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s